¡La Pregunta!: ¿Qué Le Dirías a Los Estómagos Para Que Tocaran Una Vez Más?

En esta sección que dimos en llamar ¡La pregunta! buscamos la opinión de gente del ambiente sobre determinada cuestión planteada a través de una pregunta. Sus respuestas, hilvanadas por un artículo sobre el tema, se reproducen a continuación. Para esta oportunidad, la pregunta fue: ¿Qué Le Dirías a Los Estómagos Para Que Tocaran Una Vez Más? Nos dieron sus opiniones Gerardo Rodríguez (Harry y Los Sucios), Fabián Curbelo (Curbelo y Los Mutantes), Gio Pertuzatti (Despertando Rock – FM Vivir), Pablo Rodríguez (Alpelo, 1987, La Sangre de Verónika), Christian Cadenas (Los Seres Vivientes) y Fernando Vázquez.

Obtener respuestas para la pregunta planteada en esta ocasión, no fue fácil. Por un lado, me encontré con sentimientos enfrentados en algunos de los músicos a los que consulté, en el sentido de que les gustaría volver a ver a Los Estómagos en vivo, pero optan por dejar que la leyenda siga viva como tal, sin un regreso a los escenarios. Por el otro lado, hubo músicos que expresaron directamente que no quieren que Los Estómagos vuelvan a tocar por la misma razón que en el caso anterior. Por mi parte, comparto esta disyuntiva donde Los Estómagos pertenecen a aquella época del rock nacional y representan lo que representan. Su regreso ahora no sería nunca como fue antes, porque Gabriel, Gustavo, Fabián y Marcelo ya no son los mismos que hace 32 años atrás… y nosotros, su público, tampoco lo somos. Pero… pero… suena muy tentador poder rescatar algún sentimiento que supimos tener cuando Los Estómagos estaban en nuestro presente. Algún eco del pasado traído a la actualidad, un rescate de aquella época que nos devuelva aunque sea una parte de aquel sentimiento. ¿Sería viable?

Cuando algo se rompe, por mejor que lo peguemos, no dejará de estar roto. Pero siempre cualquier reconstrucción será mejor que dejarlo en pedazos. Creo que quizás la magia podría estar en que los cuatro se juntaran en una única oportunidad pero sin usar el nombre de la banda. Serían Peluffo, Parodi, Hernández y Lasso tocando juntos en la actualidad; obviamente haciendo los temas de Los Estómagos, pero dejando el nombre en la historia pasada. Sería como una versión actualizada realizada por quienes son los únicos capaces de hacerlo con respeto y dignidad, porque ellos fueron Los Estómagos.

Siempre son riesgosos los regresos. En el ámbito internacional, donde muchas bandas de rock vuelven a tocar luego de un tiempo de estar separados, pocos son los casos en que arriesgan a hacer nuevas canciones. Es una forma de tratar de rescatar el espíritu de la forma más intacta posible, y funciona.

Para el caso de nuestros cuatro queridos músicos, me encuentro en una disyuntiva. Por un lado, el hecho de querer verlos nuevamente aunque sea una sola vez más y aun con el riesgo de atentar contra el recuerdo del pasado. Por el otro lado, el hecho de que permanezcan en la memoria de todos nosotros como lo que fueron, como “los Beatles uruguayos” que nunca más se juntaron y de los que el recuerdo permanece inalterado décadas después.

Así que, amigos, la respuesta a la pregunta no es tan fácil esta vez. Respetando a quienes se manifestaron en contra de la idea o con dudas al respecto, reproducimos a continuación las opiniones que recabamos.


Gerardo Rodríguez

Lo que le diría a Los Estómagos es que ellos fueron y serán referentes de muchas personas, de muchas bandas. Comenzaron en un tiempo muy complicado, muy difícil, pero salieron con todo, con ganas, con rebeldía, con sus letras muy comprometidas, con personalidad, y eso le quedó marcado a la gente, muy marcado, y no lo olvida. Por eso le digo a Los Estómagos que hagan un último concierto, que hagan un último show y todos vamos a estar muy felices.

 

Fabián Curbelo

Aquel agosto del ’89 cuando fui, como tantos otros, a ver por última vez a esa banda que tanto marcó nuestra juventud, no entendía porqué se iban así, porqué terminar algo que era tan necesario para los que los seguíamos desde que sonó “Torturador” en Eldorado FM, o nos dábamos contra todo cuando en algún baile pasaban “Fuera de control” o “Cambalache”… Con los años y ya de grande lo entendí, pero me llevó muchísimo tiempo y vida poder entenderlo.

Nadie puede negar que dejaron una huella en la música y en el rock de este país, ni ellos mismos se imaginaron que pasaría eso, pero hoy, 32 años después, siguen vigentes. Las bandas tocan sus canciones, artistas los reconocen como su influencia para hacer música, son homenajeados por la ciudad que los vio nacer y sus discos son discos de culto.

Entonces cómo no pedir que Los Estómagos vuelvan a romper el silencio, una última vez, por los que mantenemos vivo el mito y seguimos creyendo que fueron una de las mejores bandas de rock de aquellos años y de todos los tiempos, por las nuevas generaciones que nunca los vieron tocar y crecieron escuchando sus canciones en discos y viendo videos como rarezas en YouTube. Son leyenda viva y creo que la cultura y la gente que tanto los quiere se merecen que vuelva a sonar algunas de esas canciones inmortales una vez más. Quizás por una vez deberían dejar de lado las diferencias que puedan existir en todo sentido y pensar un poco en los seguidores que mantienen viva la llama, que lejos de ser menos que en el ’89, han crecido con los años. Sería darle un broche final a un legado enorme que dejaron Los Estómagos. Quiero creer que se puede, porque sí se puede.

 

Gio Pertuzatti

Les pediría que recordaran el año 1989, precisamente su último toque como Los Estómagos, y su primer toque como Buitres, para que recuerden cómo se sintieron y cómo vivieron esos momentos, para que por última vez nos hagan revivir y disfrutar de aquellos momentos únicos e irrepetibles para cada uno de sus aficionados.

 

Pablo Rodríguez

Hay sentimientos bastante encontrados en cuanto a esa pregunta latente de que Los Estómagos toquen una vez más. Por supuesto que verlos a los cuatro en un escenario me encantaría, y a los que yo más vi, que son Parodi, Peluffo, el Hueso y Lasso, porque con Baroncini vi pocas actuaciones, era muy chico. Pero los cuatro Estómagos finales, los que estuvieron más tiempo, me encantaría verlos. Yo creo que ahora el objetivo sería que ellos pudieran transmitir a los jóvenes, sobre todo, ese sentimiento, esa convicción, esa furia, todo un montón de cosas que van más allá de lo estrictamente musical en la parte de ejecución. Los Estómagos tuvieron un componente mucho más grande que fue un compromiso social. Fue una banda que llegó mucho más de lo que es buena música o música agradable o música audible o hits del momento. Los que logramos ver varias veces a Los Estómagos en vivo, te generaban otra cosa que iba mucho más allá de eso. Yo prestaba mucha atención a las letras, y eran la reafirmación de lo que me enseñaban en casa: mi viejo me decía una cosa y después escuchaba lo mismo en las letras de Los Estómagos. Aparte, dicho con una vehemencia, una contundencia que nadie lo va a hacer acá. Lo he hablado más de una vez con ellos, que iba por ahí lo que uno recibió de Los Estómagos y que ayudó para crecer y para tener un montón de valores y conductas. De repente algunos dicen que soy medio arcaico o que me quedé en el tiempo, pero hay muchas cosas que son reivindicaciones constantes o reafirmaciones de cosas que ellos decían en las letras. La situación ha cambiado, las personas han cambiado, y me parece que por ese lado, por más que estén, no van a ser los mismos Estómagos, y ellos lo saben. Y sobre todo en esta situación actual. Capaz que si esto hubiese pasado en 2018 o 2019, todavía; pero con toda esta ebullición del tema coronavirus, hay visiones distintas, hay silencios, posiciones de dónde están parados algunos, y creo que sería muy difícil llegar a encontrar realmente lo que uno buscaría en Los Estómagos. Por un lado sí, me encantaría, pero por otro lado, creo que no, porque prefiero quedarme con esa visión que tengo de Los Estómagos hasta el día de hoy, y que por suerte, gracias a internet, hay un montón de lugares donde uno puede encontrar material de ellos, del auténtico.

 

Christian Cadenas

¿No les gustaría disfrutar de una noche de reencuentros y mostrar sus canciones para que los más jóvenes vuelvan a sentir esa rebeldía que se ha perdido?

 

Fernando Vázquez

Más allá de que se anunciaba como el último recital de Los Estómagos en aquel agosto de 1989, siempre quedó en el imaginario el posible regreso de la banda, y si dejábamos volar tan solo un poco más la imaginación, no era solamente una nueva presentación en vivo, sino que se incluía un regreso más formal, con nuevos discos, ensayos, etc. Pero no. Pasaban los años y seguían pasando y nunca se daba el tan ansiado retorno.

¿Los motivos? ¿Diferencias musicales entre sus integrantes? ¿Terminaron enemistados? ¿Los contextos históricos son radicalmente antagónicos a aquellos años ’80? ¿Que algunos de sus integrantes se niega y no sería lo mismo suplantarlo? ¿Dejar a que las nuevas generaciones logren “patear el tablero de la escena rockera” y dejar una huella tal cual lo hicieron ellos?

En definitiva, pueden ser algunos de estos motivos u otros, pero existe una realidad incontrastable que se mantiene viva: EL PÚBLICO, no sólo aquellos que tuvimos la fortuna de disfrutarlos, sino también de aquellos que en esos años eran niños, y más aún, de aquellos que ni siquiera habían nacido pero que sin embargo darían lo que sea para al menos verlos en vivo una sola vez.

¿Acaso las canciones de Los Estómagos les pertenecen exclusivamente a la banda? ¿A sus compositores? ¿A sus músicos? Ante estas interrogantes se puede concluir que el público también forma parte de las mismas. Los músicos tendrán el derecho a decirnos que NO al regreso de la banda, pero el público también tendrá el derecho a proponer, y porqué no, a reclamar una y otra vez ese regreso. No en vano 32 años después del último recital, ese imaginario sigue intacto, porque YA VENDRÁN POR TI, LAS DULCES NOTAS QUE RASGAN LAS GUITARRAS.

Como adelanté, las respuestas no fueron fáciles ni de conseguir ni de expresar. La ambigüedad se mantiene presente de varias maneras por lo encontrado de los sentimientos que afloran. Sólo los cuatro músicos sabrán qué es lo que sienten que tienen que hacer; y allí estaremos todos, expectantes, apoyando la decisión que finalmente tomen y sostengan, que será la adecuada.

Ariel Scarpa