ARTÍCULOS DE INTERÉS GENERAL REFERENTES AL ROCK INTERNACIONAL.

Es sorprendente cómo el ingenio humano llega a niveles de ocurrencia tal, que logran hacer que ciertos personajes se perpetúen en la palestra pública sin merecerlo ya de por sí, y aún así ni siquiera por el hecho de haber creado algo novedoso o fantástico o haber tenido una reflexión útil para la sociedad. Nada de eso ocurrió en esta oportunidad.

Vemos que muchas veces las denominadas “frases hechas” lamentablemente, en la mayoría de los casos, resumen una realidad que tiene una cabal aplicación en la cotidianidad que nos envuelve. Ejemplo de ello podrían ser: “Todo tiempo pasado fue mejor” o “Debemos aprender del pasado para no repetir los errores” entre otras tantas. Y este es el caso del evento que hoy estamos conmemorando. Se cumplen 40 años de publicado el disco Back in Black. ¿Por qué la historia no se repite, por qué la banda no pudo sacar otro disco igual? ¿Todo debe quedar en aquel añorado pasado? ¿No pudieron cometer otro error como aquél, siendo que es el hombre el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra?

Nuestro querido músico escocés, Angus McKinnon Young, devenido años después en australiano, hoy está cumpliendo sus primeros y jóvenes 65 años de edad. ¡¡¡Felicidades!!! es poco y nada original. Longevidad y más música es lo que uno te quiere pedir.

Es sabido que para el éxito de grandes emprendimientos se deben tomar decisiones de envergadura, las cuales conllevan necesariamente importantes responsabilidades y consecuencias acordes. La reseña de hoy hace referencia a ese monstruo del rock mundial, galáctico y del más allá conocido y por conocer, de todos los tiempos pasados, presentes futuros y pluscuamperfectos, que es sin lugar a dudas AC/DC. Un día como hoy, 29 de marzo pero de 1980, el músico Brian Johnson realiza la audición por la cual los hermanos Young aprueban su nombramiento como cantante de la banda AC/DC, siendo el sucesor de Bon Scott y tercer vocalista de la banda.

Existe la costumbre de nombrar un festival y luego repetir la experiencia bajo el mismo nombre, basándose en el éxito de convocatoria inicial (el factor más importante para el organizador) o quizás evocando la mística o apelando a la nostalgia. Pero es imposible la repetición: cada experiencia es única.