ANALIZAMOS: LAS NUEVAS EDICIONES DISCOGRÁFICAS.
LOS AVANCES DE DISCOS.
LOS CLÁSICOS DEL ROCK URUGUAYO.
DISCOS QUE QUEREMOS DESTACAR CON UN COMENTARIO.

Fulero se edita rápidamente por Me Echó La Burra, producto de unos cuantos ensayos, de unos pocos toques y de la pandemia. Tan urgido como la propuesta punk de la banda, nos trae los más característicos y arraigados sonidos del estilo, representados por las bandas españolas de la década de los ’80, y reproducidos en este disco, pero con el inevitable sonido, toque y garra nacionales.

Tiempos es el nombre del primer disco de Rojo Tres. Precedido por el EP La Señal lanzado poco antes, Tiempos se presenta como un disco con un sonido rockero compacto. Esta gente tiene claro hacia dónde va y sabe cómo llegar, llevándonos a todos en un disfrutable viaje lleno de guitarras distorsionadas, canciones coreadas y una base firme, imperturbable.

Tremendo disco de De La Nada. Ya la portada nos anuncia que el contenido será ardiente. Y efectivamente lo es, musical y letrísticamente. Con un título extraído de la letra de nuestro himno, el disco se perpetúa como una declaración de principios atrás de otra. Los conceptos van saliendo disparados estrofa a estrofa, tema tras tema, componiendo una obra contundente. Es casi imposible extraer frases, porque habría que transcribir los textos por completo.

Onomatopeya nos presenta su primer disco grabado en estudio, en el cual destaca la variedad de la propuesta y el cuidado en las letras. Hay una búsqueda de diferentes sonidos que se ve reflejada en la sucesión de temas que componen la placa, pero dejando claro el estilo de la banda. Una producción independiente que además muestra otras características interesantes.

Pregunta: ¿Cómo tiene que sonar un disco para que sea ROCK? Respuesta: Tiene que ser como el de Fabrilos. Sí, porque tiene todo lo que tiene que tener: voz, guitarra, bajo y batería, excelentes canciones, actitud, sonido, arreglos. Temas al palo y baladas que te transportan por distintos estados. 100% rock.