Detallados artículos del guitarrista Ramón Aloguín, perteneciente a las bandas de blues Rescate y La Incandescente Blues Band.

Siempre hemos escuchado que “el blues y el rock deben de evolucionar”; ¿no es así? Hay quien busca un horizonte artístico nuevo, y hay también quien quiere que una manifestación de arte se preserve en el tiempo tan fiel a su original como sea posible. No cabe duda de que ambas actitudes y formas de crear o perpetuar diferentes estilos, son absolutamente válidas y respetables. Ninguno tiene más razón que el otro, ni vuela demasiado el primero, ni es un anticuado el segundo.

Hoy, contando con vuestra paciencia, vuelvo a mezclarlo todo otra vez. En un artículo de hace no mucho tiempo, intentábamos la casi imposible tarea de obtener una mínima aproximación a lo que sería la cuota de mercado del rock nacional entre los consumidores de música en Uruguay. Decíamos que no teníamos elementos de juicio para hacer un cálculo con el rigor profesional debido, pero que muchos de nosotros creíamos (y temíamos) que seguramente sería un número de un solo dígito.

Hace no mucho me compré el disco de B B King In London de 1971, grabado junto a gente como Peter Green, Alexis Korner, Humble Pie, Ringo Star, Stevie Winwood, y un largo etcétera. Como suelo hacer en estos casos, he ido directo a leer críticas “profesionales” de este disco, pues suelen hacer que me ría mucho. Se ve que mis oídos escuchan diferente de los suyos.

¡¡¡¡Bravo!!!! ¡¡¡¡¡Por fin Sólo Rock se dedica a publicar artículos sobre el único aspecto verdaderamente interesante del rock!!!!!  De hecho, la única cosa para la cual el rock sirve de algo: EL SEXO. Parejas, tríos, orgías de 4 – 6 o 10 personas. ¡¡¡Al fin!!! Porque si no es para eso, ¿para qué coño vas a querer tocar rock? Bueno, salvo si eres tonto, que también los hay (yo el primero).

Hoy, con la Santa Paciencia vuestra y de Sólo Rock, estreno sub sección dentro de nuestra columna “Notas Libres”, la cual lleva por nombre “La Pedalera Retrógrada”. Un nombre muy acorde a los tiempos que nos toca vivir, lamentablemente. Será una sub sección multimedia, pues contará con varias modalidades, siendo la principal, la audiovisual (¡¡¡vamos, que el video de toda la vida!!!).

Hace una semana, en La Tertulia del Rock se discutía si el Rock está vivo o muerto; con sólidos argumentos para ambos posicionamientos, he de admitir. Creo eso sí, que como toda expresión cultural, mientras exista un solo artista vivo que se dedique a ese género, y mientras exista un solo espectador interesado, ese género artístico no debe considerarse como muerto. Y que yo sepa, el rock tiene más de un artista y más de un espectador. ¿Menos que en 1969? Ciertamente; pero muchos más que uno.

Que el Uruguay es un país carnívoro, es un hecho más que demostrado. Si el bolsillo lo permitiese, muchísimos uruguayos comerían carne a diario; cosa que en mi opinión te define como carnívoro (de hecho o de pensamiento, es igual). Por ello, es que con la sola intención de introducir una variación importante, hoy hablaremos de quien a veces es un contrapunto para la carne, y otras veces es un acompañamiento: LAS ENSALADAS.