Gustavo Aguilera nos da un nutrido paseo por la integración de distintas vertientes culturales, todas vinculadas al rock.

Hace un buen tiempo, que en todo lugar donde se reúna gente vinculada al rock es tema frecuente hablar del estado de la música actual. Así que en Redes Comunicantes nos metemos en ese tema, a ver si surge algo. ¡Que los jóvenes de ahora escuchan basura, que esto no es música, que parece mentira esto o aquello, que es una vergüenza esto otro, que el rock ha muerto y ponete el poncho que está fresquito!

La escritura es un largo y pausado camino lleno de aprendizajes y sensaciones encontradas. A finales de la década del ’80 con unos amigos en el liceo 26 y de forma totalmente amateur e influenciados por el espíritu de la época, nos animamos a editar una revista subte. Así di los primeros pasos en esto de escribir sobre cultura y hacer las primeras entrevistas. Eso me llevó en 1990 a ingresar en la vieja UTU de periodismo. Terminado el curso y después de varios años de golpear puertas en algún medio de prensa, en el año ’93, me aceptaron una nota. Fue en la revista Graffiti, una prestigiosa revista cultural de aquellos años. No cabía en mí de alegría. Fue mi primer trabajo impreso.

Hace poco llegó a mis manos un EP de cinco canciones de una banda nueva, un proyecto que surgió en plena pandemia, en el marco de ese clima enrarecido y opresivo que todavía no terminamos de sacudirnos de encima. El disco lleva el nombre de la banda, Rito Eléctrico, y está compuesta por Jonas Silva (compositor, vocalista y guitarrista), Diego Das Gasvar (teclados, sintetizadores y “ruiditos”), Uther Faig (bajo) y Diego Pérez (batería). Con esa formación es que graban este trabajo con la asistencia en el proceso de grabación de Rafael “Funfu” Dos Santos, y en temas vinculados a la batería, con la presencia de Irvin Carvallo. Cuenta además con varios invitados.

Hoy en Redes Comunicantes empezamos un espacio diferente. Un espacio dedicado a comentar libros de rock. Creo que todo buen escucha o cultor del rock merece estar bien informado. Una canción, un disco, la obra de un artista o una banda, tiene un contexto y habitualmente una buena historia detrás, que nos permite dimensionar en su justa medida el valor de este trabajo. En estos momentos hay una gran diversidad de libros dedicados a la música rock que son excelentes y aportan un montón de información que acompaña y enriquece la comprensión y el disfrute de casi todo lo que uno elige escuchar. Muchos de estos libros son además una mirada social o histórica sobre un tiempo y un lugar.

Hace unos días salí del cine después de ver al Dr. Strange en su última película y, sin lugar a dudas, uno de los personajes más relevantes y del que no pude despegarme fue su música: épica, mágica, divertida, llena de guiños y mucho rock. Sabía que eso podía suceder, porque el compositor de la banda sonora era Danny Elfman, toda una garantía. Y un personaje en sí mismo, digno de pasar por el espacio de Redes Comunicantes.

Volvemos con Redes Comunicantes y las listas. La década de los ’80 explora caminos experimentales diferentes a los generados la década anterior y los discos conceptuales, salvo honrosas excepciones que abarcan desde Bruce Springteen a Marillion, dejan de estar presentes. La década del noventa regresará con nuevos bríos a ese formato de obra conceptual desde diferentes lugares. Entramos en la segunda parte de la lista de mis discos conceptuales favoritos (por orden cronológico).

Hoy en Redes Comunicantes y a manera de celebración (el 8 de mayo del año pasado se publicó la primera nota de esta columna en Sólo Rock) vamos a meternos en tema de un modo diferente. En vez de hablar de historia o dar un montón de datos o información, nos vamos a zambullir en un listado. Retomando el tema de los discos conceptuales comparto una lista de mis discos conceptuales favoritos en orden cronológico (la primera mitad). Están invitados a leer, escuchar, curiosear, compartir, y opinar. Sobre todo, opinar. ¿Les gustan los discos conceptuales? ¿Tienen validez en estos tiempos? ¿Cuál es su lista? Todo vale. Bienvenidos.

Hablar de rock y animación en el Siglo XXI es hablar de Gorillaz y todo lo demás. Esta banda virtual inglesa creada en 1998 por Damon Albarn y Jamie Hewlett (dibujante y guionista de cómics, creador entre otros de Tank Girl) está compuesta por cuatro miembros ficticios: 2-D, Noodle, Murdoc Niccals y Russel Hobbs. La mayoría de sus canciones junto con todo su universo ficticio, se presentan a través de videos musicales animados, de animación tradicional y animación por computadora.

En Redes Comunicantes seguimos repasando grandes momentos de la animación y el rock como conjunción artística, arrancando en la década del ’90 del siglo pasado. La tecnología ha dado un vuelco a muchos ámbitos de producción y, sin duda, la industria musical es uno de los sectores que más está viendo cambiada su naturaleza. La aparición de nuevas formas de creación y animación han permitido crear videos musicales muy originales. Aquí va una muestra de diferentes realizaciones y sus resultados.