De a poco vamos viendo cómo la vuelta a la normalidad trae aparejado unos nuevos bríos llenos de rock y, para aquellos que estábamos esperándolo, son como una correntada de aire fresco y rejuvenecedor ante tanto tiempo sin espectáculos en vivo. Gracias a esta apertura de boliches, la agenda de toques explotó y dentro de toda la gran y exquisita oferta que hay por estos días, no damos en elegir presenciar a vivir la primera jornada del Rock&Branca, realizada el pasado viernes 17, donde en instalaciones del boliche Plaza Mateo y a partir de las 20:30, dio comienzo al programa fijado.

Hola, ¿cómo van? ¿Cómo han pasado? ¡Qué locura esto de grabar! Me imagino que uds., lectores no músicos, no se imaginaban cuántas etapas, detalles, fases, conlleva el poder dejar registrado material. A lo largo de toda esta serie, fuimos paso a paso descubriendo, de la forma lo más didáctica posible, todos los detalles y aspectos del supremo hecho de grabar. En esta entrega, luego de ya haber “apretado el botón de REC” y estar en el medio de la grabación, nos enfrentaremos a una de las etapas más fascinantes y complejas de todo el proceso: la mezcla.

Es común escuchar que lo difícil no es llegar sino que lo difícil es mantenerse. Y eso lo podemos constatar en varios ejemplos. Con la reseña del álbum doble de esta ocasión, tenemos otro ejemplo de lo antedicho. El 17 de setiembre se cumplieron 30 años de editado los discos Use Your Illusion I y II de la banda norteamericana de hard rock Guns N’ Roses. Los álbumes que contienen en conjunto 30 canciones, 16 de ellas en su volumen I y 14 en el volumen II, son un mejunje variopinto de diversos temas que reflejan momentos diferentes de la banda.