Fulero se edita rápidamente por Me Echó La Burra, producto de unos cuantos ensayos, de unos pocos toques y de la pandemia. Tan urgido como la propuesta punk de la banda, nos trae los más característicos y arraigados sonidos del estilo, representados por las bandas españolas de la década de los ’80, y reproducidos en este disco, pero con el inevitable sonido, toque y garra nacionales.

El pasado día sábado, en el cierre del mes de abril, los oriundos de Jacksonville, decidieron reflotar una ya conocida vieja versión acústica de un tema propio editado años antes. Así es que publicaron nuevamente la versión del tema “The last rebel” en formato acústico, la cual grabaron para el octavo disco de la banda del año 1994, el tercero con Johnny Van Zant como vocalista, titulado Endangered Species.

Detrás de un gran disco, hay una gran historia, ¡y nosotros te la contamos sin filtros!

“¿Una ópera rock? ¿En esta época? ¿Ahora que todos nuestros fans piden un disco de puro rock and roll? No creo que funcione…”. Palabras más, palabras menos, tales fueron las reservas que tenía Ace “the comet” Frehley frente al que seguramente sea el disco más extraño de la vasta discografía de Kiss, el tan injustamente menospreciado y vilipendiado Music From The Elder de 1981.

Martín Maisonave ha cumplido con el avance que hizo en este mismo artículo cuando anunció que estaba trabajando en temas nuevos. Está en un proceso de grabar y editar canciones bajo el nombre de Cambiá la Biblia, y las está publicando de a una. Entendimos que era un buen momento para actualizar este artículo. Si bien las Disrockgrafías versan sobre ciclos cerrados de las bandas, Cambiá la Biblia le cambió el sentido a este artículo en particular. La actualización no sólo que es justificada sino que es de valor. Por supuesto, hablamos con Martín para que nos cuente cómo viene la mano.

La banda en cuestión es Dirty Honey, la cual se formó en la ciudad de Los Ángeles, EEUU, en el año 2017, siendo sus fundadores los músicos Marc Labelle en la voz, John Notto en guitarra, Justin Smolian en el bajo y como batero, Corey Coverstone. La propuesta es de un rock clásico de los años ’70 con toques de hard de los viejos Led Zeppelin, más obvias influencias de Aerosmith, AC/DC y hasta de los Guns N` Roses.