No es fácil para una banda con más de 15 años de trayectoria, varios discos editados y un nombre consolidado en el rock uruguayo componer un nuevo trabajo.  Es que el objetivo tiene que ser indefectiblemente superar lo anterior o al menos mantener el nivel para no perder pie en una escena muy competitiva.

Soundgarden, siempre fue una banda que intentó, y creo que consiguió, mantenerse aferrada a su estilo, ya que sus influencias estaban más próximas al Heavy Metal y el Hard Rock, con bandas como Led Zeppelin y Black Sabbath, y a pesar de momentáneos saltos a la fama, tanto de sus bandas coterráneas así como esporádicamente de ellos mismos, lograron marcar e imponer su estilo dentro de la movida GRUNGE de finales de los ’80 y que duró aproximadamente una década.

El 3 de noviembre de 1992 fue la fecha elegida por Epic Records para poner a la venta este álbum, que marcaría un antes y un después en la música rock. La conjunción de estilos diversos que resultaron en una mezcla única y potente, sumada al contenido de las letras, enmarcarían la propuesta de RATM dentro del concepto más amplio de la definición de contundente.

Siempre para un músico grabar un disco es un motivo de extrema felicidad, y más en estos casos en que el esfuerzo y sacrificio que hace esta gente poniendo dinero de sus bolsillos y dedicándole tiempo y mucho amor a lo que hacen se ve reflejado en una obra que quedara como una referencia de la banda más allá del éxito que pueda tener o no.

Los Oxford cumplieron 15 años de actividad en la escena rockera rioplatense en el 2018. Por ese motivo se acaba de editar un disco doble con versiones de la banda interpretadas por varios artistas y bandas locales e internacionales que se fueron acercando y generando vínculos de amistad durante estos años.