Músico, productor, comunicador y varios etcéteras más, con un amplio conocimiento de la escena rockera por los años que lleva en el medio y por su trayectoria, además de su amplio proyecto Distorsión.

“El rock no está obligado a nada. El artista no está obligado. El artista toma sus decisiones. Y que el letrista no se olvide… es cierto pero no es un mandato “bíblico”.  Para nada. El artista tiene el derecho a elegir de qué habla. El artista tiene derecho a elegir qué compone, de qué quiere hablar, contar o cantar. Su sensibilidad, su visión del mundo que lo rodea y su estado de ánimo, es muy probable que influya en su creación. Sea para empatizar o para abrir otras puertas. Eso corre por el artista. Es muy pobre, muy ruin obligar al rock a que deba obligatoriamente a “decir algo”. Es una visión fascista, cortoplacista y utilitaria del arte”.

“Ah bueh… ah bueh… Ser Pro… ¿De qué hablas, Willys?”. Bienvenidos a un nuevo encuentro en Brikdata. Hoy vamos a salirnos un poco de los conceptos tradicionales y vamos a meternos en un concepto que si bien no es académico o reconocido explícitamente, es parte del folclore popular del ambiente musical. El ser “pro”. Pero… ¿Pro qué?

Antes de comenzar quiero contarles que este artículo antes que uds lo vean, tuvo una revisión muy importante, y quiero agradecer a dos amigos que me han aportado su experiencia como productores ejecutivos para poder ampliar y desarrollar más en detalle y de forma quirúrgica el concepto de productor ejecutivo: mi agradecimiento a Andrés Burghi, ex baterista de La Tabaré y productor ejecutivo del álbum Chapa, Pintura y Lifting de la misma banda, y por otra parte a Rudy Matus, director y productor ejecutivo del festival Marea Rock de la ciudad de Valdivia, Chile, y a mi tocayo Gabriel Ordeix, destacado guitarrista y representante de las marcas Ibanez y Laney en Uruguay. Gracias al aporte de ellos, he podido desarrollar más en profundidad y ampliar la visión de lo que nos atañe en el espacio de hoy: el productor ejecutivo.

Volvamos a lo nuestro. ¿De qué estás hablando, Gabriel? ¿A&R? ¿Acaso es una marca competidora de whisky de la tradicional J&B? ¿Un nuevo banco o financiera? ¿Una compañía multinacional de productos de limpieza y alimentos? ¿Productos femeninos tal vez?… Pues nada de eso… A&R significa artist and repertoir, o artista y repertorio, y vamos a meternos de lleno en el concepto y en entender porqué también es un desafío de producción para nuestro rock.

¡Lo mejor para el 2021 ! ¡¡¡Ahora tenemos un mantra para nuestros encuentros en la pantalla de Sólo Rock !!!  ¿Cómo han estado? Antes que nada agradecer enormemente a todos quienes se han comunicado y demostrado interés, aportes y afecto. En la edición pasada hicimos un introductorio a los conceptos de producción y lo que es producir y nos proyectamos hacia la el ámbito de la música. Antes de seguir te recomiendo fervientemente que te contactes con productores, que seas curioso / curiosa y que pongas en cuestión todo lo que has leído. Es así que a través de esta columna seguimos nuestro demencial y enriquecedor viaje de la formación permanente.

¡Lo mejor para el 2021! Parece que comienzo este espacio con una despedida, pero no es así. Es mi saludo. A veces tenemos que dar vuelta las cosas para poder tomar impulso. Es sano y vital dar vuelta las cosas… como una piedra que rueda, like a Rolling Stone. Creo que por acá podemos comenzar este encuentro a través del canal de mis amigos de la Revista Sólo Rock, a quienes les agradezco enormemente la posibilidad de poder comunicarme con uds. y ser parte del staff de colaboradores.