Esta historia pasó hace ya 17 años atrás… Era un miércoles de octubre del 2003 y en Afrokan, reducto de música cubana en el centro de la ciudad, se presentaban los españoles de Sin Dios junto a los locales Pirexia & Amy Taylor. Sin Dios era una banda renombrada dentro del hardcore en español, muy activos y con varios trabajos en su haber. Definidos como banda anarquista, sus líricas iban en consonancia con esas ideas. Cuando me enteré de su venida, me alegré porque era una banda que sonaba en mis parlantes usualmente.

Quizás el concierto de Crvcera en La Trastienda sea el último que vea este año. Si así fuera, me quedo con un recuerdo en este 2020 de un muy buen toque de una banda con sonido profesional, con músicos que saben lo que hacen y logran transmitirlo a su público. Si algo positivo tuvo este coronavirus fue el hecho de permitirle trabajar en su producción a las bandas, y los resultados están a la vista.

Musicalmente se podría definir a Tamalandra como unos muy buenos ejecutantes de un rock alternativo en una versión a la uruguaya. Con fusión de distintas fuentes y sonidos, la banda te pasea desde temas lentos de medio tiempo hasta movidos rocks con claros riffs de mucha velocidad, los cuales son ejecutados por cualquiera de los guitarristas. Como grupo, hacen un mix perfecto entre muy buenos músicos, interpretaciones bien pulidas e ideas claras de lo que quieren plasmar sobre las tablas. Está bien definida la tarea y el granito de arena que aporta cada uno a la hora del espectáculo, haciendo que para aquellos que los tenemos de frente sea una propuesta a la vez que diversa, también muy entretenida, dado que es variopinta la actuación por parte de cada uno de los integrantes.