Desde nuestros archivos, revivimos las voces del rock nacional de antaño. Por un lado, reproducimos los rockportajes realizados con la Revista entre 1987 y 1990. Por el otro, recordamos en primera persona experiencias de aquellos años relacionadas al rock nacional.

Enrique Pereyra fue un muy especial y queridísimo periodista, que marcó una época con su programa Rock Hasta el Mediodía en El Dorado FM a fines de la década de los ’80. En ese tiempo, la radio se especializaba en tener programas de calidad que cubrían una amplia gama de vertientes del rock. Lo de Enrique era el clásico, el que todos concordábamos que era el bueno. Y también daba espacio al rock nacional.

El rockportaje al Gato Eduardo lo publicamos en nuestro número 16, con el que cumplíamos un año de estar en la calle. Por suerte no es necesario presentar al Gato, ya que ¿quién no lo conoce? Personaje transversal a toda la movida rock nacional, un creador e intérprete singular, con muchas facetas. Y además, fundador del mítico Templo del Gato, aquel que abrió sus puertas cuando los tiempos aún eran difíciles para hacer toques de rock, y que vio desfilar infinidad de bandas a lo largo de toda su existencia, de las ignotas y de las más famosas. Pero el tiempo no ha pasado para el Gato y su propuesta, ya que el Templo sigue trasladándose de recinto en recinto, tiñendo las noches con poesía y música.

Nuestra revista subte original contaba con una sección especial donde dábamos cabida a bandas que iban surgiendo sobre fines de los ’80 y principio de los ’90, idea que continuamos en nuestra reencarnación digital. Para esta vez, rescatamos la entrevista que realizamos a Tablas de la Ley, y lo que sigue fue lo que nos contaron hace 30 años atrás, fiel reflejo de parte de la problemática de la época.

¿Qué mejor momento que éste, en que Rada saca su disco Negro Rock, para recordar el rockportaje que Sólo Rock le hiciera en 1989?. Rada puede darse el lujo de entrar y salir del estilo musical que se le plazca, por derecho propio y por merecimiento. Y el rock no iba a ser la excepción. Más allá de la bienvenida que se le quiera dar a este nuevo disco, tomémoslo como excusa para nuestro recuerdo.

El rock, lo social y lo político caminaron bastante de la mano en muchos momentos determinados de la sociedad occidental. En Uruguay, a la salida de la dictadura, el rock y todas sus manifestaciones anexas fueron el medio elegido por los jóvenes para mostrar su inconformismo. En esta entrevista realizada en 1990 por Sólo Rock, Juan Torradelflo y Ricardo Bonelli dejan muy en claro que no sólo se trataba de música y que había que ir más allá. Un testimonio de la época.

El Cuarteto a fines de los ’80 era otro grupo completamente distinto al actual. La propuesta era totalmente humorística, con contenidos varios que hacían que se destacaran y se diferenciaran del otro grupo de rock que trataba con el humor: Los Tontos. En realidad, El Cuarteto nunca se consideró integrante de la movida del rock en un 100%, pero fue aceptado e incorporado por éste y su público sin ningún tipo de reparos. Vestidos con distintos tipos de disfraces, siendo el clásico el de viejas, completaban con esa imagen la propuesta irreverente y de desparpajo que planteaban desde sus letras y su música. Para nuestro número 3, en noviembre de 1987, concretamos esta entrevista que hoy transcribimos.