Hace una semana, en La Tertulia del Rock se discutía si el Rock está vivo o muerto; con sólidos argumentos para ambos posicionamientos, he de admitir. Creo eso sí, que como toda expresión cultural, mientras exista un solo artista vivo que se dedique a ese género, y mientras exista un solo espectador interesado, ese género artístico no debe considerarse como muerto. Y que yo sepa, el rock tiene más de un artista y más de un espectador. ¿Menos que en 1969? Ciertamente; pero muchos más que uno.

¡Que bueno que está grabar! Sea lo que sea, pero tiene eso de dejar plasmado, fotografiar sónicamente esa idea… pah… ¡¡qué lindo!! Ah, no saludé… ¿Cómo les va? Es la emoción del grabar. Nos pasa a todos quienes pasamos por eso. Es el día donde nos aprontamos en todo sentido y hasta hacemos paréntesis a fórceps en otras actividades para esta noble y sagrada tarea. En esta edición de BRIKDATA retomamos el hilo planteado en la columna anterior, donde conversábamos acerca de la primera etapa de este proceso, que es la pre producción.

Si tenés una idea de la historia del rock, sabrás seguramente que la historia de Sid Vicious (Simon John Ritchie) fue tan triste y trágica como parece. Sid, cuando reemplazo a Glen Matlock como bajista de Sex Pistols, no sabía tocar su instrumento.

Formar parte de un grupo musical durante más de tres décadas, te transforma en un gran coleccionista de anécdotas. “Villa Soledad” fue la primera canción compuesta de nuestro próximo disco. El texto fue escrito, en 2018, en una particular zona de descanso de un lugar de trabajo. Describe un encuentro fortuito entre dos personas sentadas frente a frente.

Otra de las facetas de Redes Comunicantes es buscar o investigar sonoridades nuevas, o mixturas interesantes, y en muchos casos, poco conocidas. En ese proceso de investigación me encontré con una tapa de un disco muy llamativa. En la misma un rostro que flota en el cielo nocturno se deshace en un grito y de él se puede ver salir una especie de ser lovecraftiano que a su vez, escupe cuerpos de seres humanos que caen dentro de un barco antiguo, de velas, que la está pasando mal en un mar embravecido. Todo dominado por tonos de verdes y azules iluminados por lo que parece ser una luna amarillenta.

Esta serie de artículos está dedicada a músicos de rock nacional que ya no están entre nosotros. En esta oportunidad nos referiremos a Andy Adler, guitarrista que supo estar en bandas como Los Estómagos, La Tabaré Riverock Banda y Chicos Eléctricos, entre otras. El artículo está compuesto de una pequeña biografía y una parte fundamental: gente del ambiente del rock cercana a Andy que contribuyeron especialmente para este artículo respondiendo seis preguntas. Para el Rockuerdo de Andy, contamos con el aporte de Gabriel Barbieri (Orgasmo Rosa, Post Coito, Cadáveres Ilustres, Chicos Eléctricos, Motosierra, Radical, Mafia, Ácido), Gustavo Parodi (Los Estómagos, Buitres, Sección Mecanizada, Los Chanchos Salvajes), Orlando Fernández (Estados Alterados, Cadáveres Ilustres, Exilio Psíquico, Buitres, Sibyla Vaine), Pablo Martín (Cadáveres Ilustres), Tabaré Rivero (La Tabaré), Gonzalo Curbelo (a.k.a.Tussi Dematteis) (La Hermana Menor) y Rafael Del Campo (Cadáveres Ilustres).

Sentado frente a mi laptop, mientras escribo y trabajo en diferentes proyectos, estoy escuchando el último disco de Godspeed You! Black Emperor: G d’s Pee At States End! Editado el 30 de marzo de 2021 (si gustan, los invito a escucharlo mientras leen la nota, es bastante complementario). Cuatro temas, dos de ellos rondando los siete minutos y los otros dos rondando los veintiún minutos. Sonido instrumental potente, experimental, arriesgado, con dosis de hermosas melodías y con muy buen gusto.

Metallica, para celebrar en este 2021 el trigésimo aniversario de su Black Album, decidió lanzar una reedición remasterizada de ese emblemático disco y otra placa repleta de versiones de la totalidad de las 12 canciones que posee el disco original, con la participación de más de medio centenar de artistas. Ambas ediciones saldrán a la luz el próximo día 10 de setiembre bajo el sello propio de la banda, Blackened Recordings.