El Rock Uruguayo De Los ’90 era una sección de nuestra revista subte que llevaba adelante Marina Dondi. El enfoque era entrevistar a bandas que recién iniciaban su camino y que, se suponía, continuarían desarrollándose en los años siguientes. En ese contexto se dio el reportaje que hoy les acercamos, hecho a Represión Zinética, para nuestro número 30, publicado en diciembre de 1989.

Tenemos hoy un nuevo proyecto (y ya es el sexto…) de nuestro viejo amigo del país vecino, Max Cavalera, quien ahora emprende con todas sus fuerzas una nueva banda integrada en esta oportunidad con su hijo, Igor Amadeus Cavalera, en vocales y bajo, más Zach Coleman en la batería.

“El rock no está obligado a nada. El artista no está obligado. El artista toma sus decisiones. Y que el letrista no se olvide… es cierto pero no es un mandato “bíblico”.  Para nada. El artista tiene el derecho a elegir de qué habla. El artista tiene derecho a elegir qué compone, de qué quiere hablar, contar o cantar. Su sensibilidad, su visión del mundo que lo rodea y su estado de ánimo, es muy probable que influya en su creación. Sea para empatizar o para abrir otras puertas. Eso corre por el artista. Es muy pobre, muy ruin obligar al rock a que deba obligatoriamente a “decir algo”. Es una visión fascista, cortoplacista y utilitaria del arte”.

Trípode es una banda de rock, oriunda de Toledo, Canelones. Musicalmente se mueven por diferentes ramas: rock, punk, hardcore, ska, blues. Su sonido es alternativo y sus letras hablan desde la crítica social y del sistema impuesto, el desamor, el lado oscuro del amor, la locura y hasta la esperanza de un cambio desde dentro del individuo.