Charlie No Se Va

¡No se atrevan a decir que Charlie Watts murió! Ninguno de los rockeros murió ni morirá por la simple y sabida razón de que vivirán siempre en la música que crearon y nos brindaron, además de estar presentes en nuestras mentes, corazones y cuerpos.

Hoy en día está en discusión si los Rolling Stones deberían seguir con su gira o no. Obviamente ya no será lo mismo sin Watts, pero, aun dejando de lado que él no iba a participar por lo menos en un principio de esa gira, se plantean varias preguntas.

¿Cuántos rolling stones se precisan para que sigan siendo los Rolling Stones? Al igual que los Who, sólo quedan dos de los originales. ¿Es suficiente? ¿Show must go on? ¿Vale seguir manteniendo el estandarte de la banda? ¿Es respetuoso?

Lo hecho por Led Zeppelin al fallecer John Bonham fue lo correcto, pensamos muchos. Pero es lo que menos ocurre. Los integrantes de las bandas van y vienen (sin necesidad de dejar este plano) y los grupos siguen como si nada. Quizás sea parte de la propia evolución de cada banda y de la música que tienen para brindarnos, transformándose en algo hasta necesario.

Pero lo cierto es que ningún integrante de una banda es reemplazable. Kenny Jones nunca pudo ser Keith Moon, y seguramente nunca quiso serlo. Pero fue el baterista sustituto de los Who y la música siguió sonando. Ejemplos hay muchos, y quizás aceptar las sustituciones o no dependa de cuánto influyó cada banda en la vida de cada uno de nosotros, aparte del aporte personal del sustituido.

¿Rolling Stones sin Charlie Watts? No, nunca lo serán. Ellos mismos seguramente ya saben que dejaron de serlo cuando el que partió fue Brian Jones, agravando todavía más la situación cuando años después salió Bill Wyman, ambos por motivos muy diferentes.

¿Qué es más “rock”, seguir adelante o bajarse a tiempo? De mientras, Charlie Watts sigue sonando dentro de mí.

Ariel Scarpa