Voces Retro: Alto Voltaje (1989)

Corría el año 1989, más precisamente junio, y Alto Voltaje sonaba muy bien. Habíamos tenido la oportunidad de verlos en vivo y nos habían impactado, por lo cual entendimos que el rockportaje de nuestro número 24 estaba cantado. Poco tiempo después, Alto Voltaje se disolvería, falleciendo Jorge Orengo, emigrando Gabriel Mangarelli y Emilio Rubio a Luz Roja, y quedando “libre” Luis D’angelo (el peruano) para crear Chopper. Así presentábamos la entrevista.


Alto Voltaje es uno de los grupos de heavy metal de nuestro medio que viene trabajando mejor; mucho ensayo, tocando por aquí y por allá. Y todo ese trabajo se ve refelejado en el producto final del grupo. Para quien los haya visto y quiera saber cómo piensan, para quien los quiera conocer y enterarse todo acerca de Alto Voltaje. Ellos son Gabriel Mangarelli (22 años, voz), Jorge Orengo (21 años, guitarra), Emilio Rubio (23 años, guitarra), Luis D’angelo (20 años, bajo) y Raúl Mendoza (27 años, batería). Las declaraciones pertenecen a Jorge, Emilio y Luis, presentes para esta ocasión.

SR: Resuman un poco la historia de Alto Voltaje.

Luis: Se forma en octubre del ’86, con la misma formación menos Gabriel. Debutaba el 1° de diciembre del ’86 en La Toldería de Tacuabé. Durante dos años y medio la única variación que ha habido son los vocalistas. Gabriel está desde fines de julio del ’88, y es con el que más se ha hecho.

SR: ¿Qué buscan transmitir a la gente cuando suben a un escenario?

Luis: Lo musical es fuerza, energía. Y letrísticamente, que la gente entienda un poco lo que está pasando.

Emilio: La mayoría de las cosas de que hablamos en las letras ahora apuntan sobre todo a las cosas que están mal.

SR: ¿Qué influencias pueden reconocer en el tipo de música que hacen?

Luis: Todas.

Jorge: Sí, de todo tipo de música: de rock and roll, metal, clásico.

Emilio: Cuando vos hacés un grupo, por ejemplo pesado, fue porque un día prendiste la radio y escuchaste un tema pesado y dijiste “eso me gustó y lo quiero hacer”. A partir de ahí ya hay influencias.

Luis: La diferencia está en si vos lo hacés porque no te sale otra cosa que eso o porque vos tenés la intención de hacer tal cosa.

Emilio: Es que hay cosas que uno hace y que ya fueron hechas, aunque en el momento no recapacites de que es algo ya hecho. Cuando hacés un tema siempre hay cosas que se parecen a otras. En los primeros años del grupo es difícil buscar tu personalidad, eso lo lográs con el tiempo.

Jorge: Eso es lo que tratamos de hacer ahora.

SR: ¿Lo están logrando?

Luis: Yo pienso que sí, de a poco. El medio te tranca.

SR: ¿Cómo empezó ese intercambio musical con Argentina?

Luis: Empezó cuando, hace más de un año, nos juntamos con otros grupos para hacer recitales y un día salió lo de traer un grupo chileno, Massacre. Lo trajimos e hicimos un recital en el Defensor. Eso fue en la época que existía lo que se llamó Brigada Metálica. Eso como cooperativa no funcionó porque siempre había quien te trancara; pero igual, con un par de grupos seguimos juntándonos para hacer cosas. Un día con Sádica vimos que podíamos traer a Dr. Jekyll, que ya había venido antes, y organizamos un recital. Sádica ya había ido a Buenos Aires, y cuando Dr. Jekyll vino nos propusieron para ir nosotros. Estamos en contacto. Hoy (nota: la entrevista fue realizada el lunes 22 de mayo) hablé con el guitarrista y me dijo que se quedaron sin vocalista. Nosotros íbamos a ir el 27, pero ahora me llamaron para decirme a ver si podíamos esperar dos semanas más para ir a tocar a Buenos Aires y La Plata, junto con Sádica. Lo que tiene de bueno todo esto es que es la manera que buscamos nosotros mismos para poder salir de fronteras; porque no hay un productor que te traiga y te lleve.

SR: Es curioso que eso sólo se dio a nivel de bandas de heavy metal.

Luis: Pasa que el heavy metal es un movimiento -no que está marginado- pero sí que está aparte.

Emilio: Es como una hermandad internacional.

Luis: Ya se han hecho recitales en Argentina y Chile donde han actuado grupos chilenos, argentinos, brasileños y uruguayos. Hay un intercambio entre esos países, una unión que ni la política ni nada la pudo dar. Esto lo estamos haciendo nosotros solos, no hay quien nos esté ayudando. En los grupos de rock y de pop no pasa.

SR: Es extraño.

Luis: Lo que pasa es que ellos tienen quién les haga el trabajo.

SR: Y todo esto que están haciendo les sirve de experiencia a uds.

Jorge: Conocer gente, sobre todo. Sabés que en el fondo algo te une.

Emilio: Te ponés a hablar con los locos y ves que es igual.

Luis: Con matices distintos, pero están todos en la misma. Te das cuenta hablando, por ejemplo, con los de Massacre, que estuvieron en casa. Claro, ellos están en dictadura. No pueden salir con un vino a la calle porque van en cana.

Jorge: Claro, como cuando después del recital del Defensor fueron a tomar algo: no lo podían creer, nunca habían visto amanecer estando ellos en un bar.

SR: Dígannos cómo ven al heavy metal uruguayo.

(Silencio)

SR: No pongan esa cara (risas).

Jorge: Hay muchas ganas de hacer. Se va de a poco.

Emilio: Para hacer sonar un grupo pesado necesitás equipación buena, donde puedas lograr el sonido que querés. Por lo general acá en los recitales no te encajan kilos y kilos de equipos para hacer sonar un grupo. Para mí parte de ahí; si un grupo no puede dar lo que tiene pensado en la cabeza por problemas de equipación…

Luis: Eso te bajonea.

Jorge: Eso es lo de los toques en vivo. Después está lo de la difusión por las radios. Ahora va a salir una ensalada. Hay que cruzar los dedos para que salga todo bien, para que la pasen.

Emilio: Para mí el 50% de porqué se deja un poco de lado es porque no se logra el sonido que debería tener. Si acá una sola vez se hiciera sonar un grupo pesado como debería ser, le rompe la cabeza a pila de gente.

SR: ¿Cómo ven a los demás grupos heavy de acá?

Jorge: Hay muchas propuestas diferentes. Más o menos las letras las encaramos todos ahí. Hay diferentes estilos.

Luis: Yo veo bandas que se están yendo para arriba, bandas que se están estancando. Musicalmente todos los grupos tienen un nivel parejo.

SR: ¿Y comparándolas con las bandas de heavy metal argentino?

Luis: Estamos ahí. Los argentinos que suenan mejor es porque tienen mejores equipos o mejores instrumentos. El nivel musical está ahí.

SR: ¿Qué grupos destacan de allá?

Jorge: Mordaz.

Luis: Rata Blanca, Kamikaze, Jekyll.

SR: Uds. tienen un demo grabado, ¿no?

Luis: Hace una año que está; se difundió bastante. Ha sonado más el demo. Lo ha escuchado más gente de que la que nos ha visto en vivo.

SR: ¿Tienen perspectivas de alguna grabación?

Luis: En la ensalada íbamos a estar, pero no. No habíamos ido por otro sello, pero hace un tiempo fuimos por Discovery; ellos escucharon una grabación y nos dijeron que les gustó, pero que por ahora no nos pueden difundir. Nos hablaron de hacer una co-producción, pero lo vemos difícil porque no tenemos guita. Quizás algún día de estos grabemos un cassette tipo ensayo con la equipación de Fontenla. Eso sería accesible.

SR: ¿Qué les parece que le falta al heavy metal uruguayo?

Luis: Equipos, lugar de ensayo, tocar, tocar.

Jorge: Innovar.

Luis: El año pasado, el metal giró en torno a seis o siete grupos. En lo que va del año son creo que tres o cuatro, porque hay un par de grupos que no han tocado, otros que no se sabe cuándo van a empezar.

Emilio: Lo que pasa es que muchos grupos no salen porque no tienen donde ensayar.

SR: Dejamos un poco al heavy. ¿Qué opinan de los demás grupos de rock nacional?

Jorge: Hay un toco muy buenos. A mí, por ejemplo, el que tocó ayer en el Palacio Peñarol, Kongo Bongo, me gustó. Me gustan Los Estómagos, Zero, La Incandescente.

Luis: Hay buenos y malos, hay de todo. Lo más destacable acá son Los Estómagos, Los Traidores, Zero.

Jorge: Por ejemplo, en el concurso de Eldorado, hubo un toco de grupos buenos; y hoy no toca ninguno, creo.

Luis: Ilegal suena muy bien, pero se integra y se desintegra. Después, un grupo más profesional, como Quo Vadis.

SR: ¿Les parece que se puede lograr una integración de todo el rock nacional, incluyendo el heavy metal?

Luis: Yo pienso que sí. Si se han hecho recitales como Montevideo Rock…

Jorge: ¿Vos decís de hacer un recital?

SR: No. Trabajar todos juntos. Que no sea, por ejemplo, una ensalada de heavy metal y una de rock uruguayo. Esto a todo nivel.

Jorge: Estaría notable (risas).

SR: Hay alguna falla por algún lado.

Luis: Hay varias.

SR: Al heavy metal hay gente que no lo quiere.

Jorge: Para mí hace falta que arrime. Nosotros tenemos la música pero falta alguien que se cope. Alguien que en lugar de poner una panadería (risas) ponga un lugar donde haya música, como El Templo del Gato; esos lugares que son chicos pero que son ambientes increíbles. Esos lugares ya no hay. Y tendría que haber 20, 30.

SR: Ahí está la clave. No hacer espectáculos tan grandes sino cosas más chicas.

Luis: Yo pienso que primero se tendría que empezar a dominar cosas chicas para después dominar cosas más grandes.

Jorge: Por eso digo que hace falta gente que arriesgue.

Luis: En Argentina está lleno de esos lugares chicos. Acá con que hubiera dos o tres sería suficiente. Tendría que haber un lugar chico para bandas que les guste tocar en lugares chicos, o bandas que recién empiecen; un lugar término medio; y un lugar donde se puedan presentar con más infraestructura bandas que están en el mojo, con un escenario más grande, con más capacidad para el público.

SR: Uds. cómo se sienten más cómodos, ¿tocando para un público reducido o en un espectáculo más grande?

Jorge: A mí me copan los lugares chicos.

Luis: Pero tocar en un lugar con mucha gente tiene su cosa, también. Nosotros, si hay gente, sean diez o diez mil, tocamos.

SR: ¿Qué planes de futuro tienen?

Jorge: Terminar unos temas nuevos que hace como tres meses que los estamos armando (risas).

Emilio: Hacer temas con otra cabeza.

Luis: Estamos viendo que algo está cambiando en los temas nuevos. También tenemos en la cabeza lo de Buenos Aires, y pendiente lo de Perú. Y si pinta, grabar… Equiparnos mejor.

Emilio: Y tocar donde sea.

SR: ¿Quieren agregar algo?

Emilio: Que la gente se interese en lo que se está haciendo acá.

Luis: Estaría bueno decirle a la gente, a través de la revista, que a veces en los recitales hay gente que nos pide para entrar gratis. Y a veces nosotros no podemos. Cuando nosotros hacemos un recital, generalmente ponemos nosotros la guita. Y no vamos a hacer la guita con un recital.

Emilio: Esa guita no va para nosotros, va para pagar los equipos.

Luis: A veces la gente se piensa que somos unos soretes porque no los dejamos entrar. Tienen que entender que si realmente quieren entrar a un recital, que hagan un esfuerzo y paguen la entrada. Hay gastos que cubrir.

Respuestas concretas. Un rockportaje profundo que nos arroja una imagen muy amplia de Alto Voltaje y su gente. Ojalá les haya resultado sabroso. Hasta el mes que viene.