Leo Carlini: Pecho E’ Fierro y Alma de Rock

Quienes habitualmente toman ómnibus en nuestra capital, podrán haberse cruzado con un hombre que, con su guitarra, va transitando un repertorio de folclore. Este Sr. se llama Leo Carlini, y destaca por ser el líder de Pecho E’ Fierro, banda cuyo repertorio es una aleación (según sus propias declaraciones) de rock con un toque de folclore. El resultado es un producto único, en el que tratamos de profundizar los tres que estuvimos reunidos para esta entrevista.

SR: Te lo habrán preguntado mil veces y podrás responderme “¿por qué no?”, pero ¿por qué mezclás rock y folclore?

Leo: No fue una opción mezclar. Cuando era chico quise ser un gran jugador de fútbol, pero nací rengo con un problema en la cadera, y me pasaba en el banco. Me agarré una rabieta con el fútbol, y me anoté en el coro Municipal de San José. El coro era muy formal, por lo que me fui a una murga de niños. Yo quería tener una participación, pero nunca me dejaban porque siempre había uno que era más gracioso o cantaba más que yo, y le tomé bronca a eso de la murga. Un día aparece mi viejo con una guitarra con la calcomanía de Gardel, y me encantó. Empecé a ir al liceo nocturno y ahí conocí a Rómulo Acosta, que era el raro de la clase. Yo no conocía nada de rock, estaba por fuera, y Rómulo me tiró un cassette con varios temas, donde estaba el tema de La Polla, “Come mierda”. En esa época y con la edad que tenía dije “qué raro esto” (risas). Como estaba en la adolescencia, me pareció que estaba buenísimo para provocar. En eso voy a lo del vecino a aprender a tocar la guitarra, pero lo único que él sabía eran milongas. Al querer hacer mis temas de rock, me salían con la acentuación de la milonga. A mí siempre me gusta decir que Pecho E’ Fierro no es una mezcla ni una fusión, sino que es una aleación. No fue una cosa de decir “vamos a hacer esto y esto” como de laboratorio, salió así. Quería hacer rock y salía medio rarón (risas).

SR: ¿Qué porcentaje de rock y de folclore hay en Pecho E’ Fierro?

Leo: Tengo momentos. Ahora estoy como un poco fastidiado del folclore. El último disco, que va a salir ahora en junio, es más de rock. No sé el porcentaje. Yo empecé escuchando a Los Traidores y música punk: los Dead Kennedys, Sex Pistols, La Polla, luego Lou Reed, la Velvet Underground. El bajista, con el que nos juntábamos los fines de semana, era el metalero. Yo le enseñé el bajo, y llamamos a un batero blusero. De ahí salió Pecho E’ Fierro.

SR: La banda suena a hard rock, a algo de blues; la voz es un tono de folclore.

Leo: Sí, por más que he querido, no me lo puedo sacar (risas). Aquellos me dicen que es lo que le da identidad.

SR: ¿Notás más apertura del público rockero o del de folclore?

Leo: A lo primero, era novedad, cuando empezamos hace 21 años. Ahora se ha hecho como algo más permisible. Hay gente que lo acepta y otros que vienen y me dicen “con mucho respeto, Leo, me parece una falta de respeto lo que hicieron con el himno a Don José”. Mi respuesta fue que pensaba que esto podía acercar gente del rock a escuchar folclore, y que todo es música. Caminamos con un pie en cada lado, pero es una banda de rock, no es una banda de folclore. El último disco que sacamos, Rock Criollo, que fue en vivo, fue un título como para resumir lo que es Pecho E’ Fierro: rock criollo. Eso resume todo. Y pienso que todo el rock que se hace acá es rock criollo, así se cante en inglés.

SR: La banda actualmente es un cuarteto.

Leo: Sí, incorporamos a Eduardo “Pato” Acevedo, que toca en el último disco. Él está loco de la vida, porque casi todos los armonicistas vienen de la raíz blusera. Él ama el blues, pero se cansó un poco, y en Pecho E’ Fierro puede experimentar otras cosas. A veces armoniza la armónica con la guitarra, como si fuera otra guitarra eléctrica. También la usamos como teclado, y está la armónica cromática, que tocando las notas graves y octavado suena como un bandoneón o un acordeón. Es el campo como para experimentar. En este último disco toca la armónica en todas las canciones.

SR: La mayoría de las letras son tuyas.

Leo: Sí, pero también hay letras de amigos. En el último disco hay una letra de una amiga, que lamentablemente falleció hace tres meses pero ya iba para los 90 años. Hace como siete meses que le puse música, se llama “Soledad”. También hay una versión de Zitarrosa de “Candombe del olvido”, y los otros nueve temas del último disco los escribí yo.

SR: ¿Hay mensajes?

Leo: Siempre hay. En este disco, por ejemplo, el disparador fue un niño del barrio que pasa todo el día jugando a la pelota. Él tiene el sueño de que va a llegar a jugar al Barcelona. Observé, también, que había algunas familias vecinas que no lo dejan jugar con sus hijos, porque es muy humilde. Es el sueño de ese niño de poder ser aceptado por los demás a través del fútbol, y llegar a las cosas que no tiene en su casa. Eso está en uno de los cortes de difusión del disco, que se llama “Del potrero”. Varios temas hablan de ese entorno, y yo me siento identificado también, por eso de que nací rengo y quise ser jugador de fútbol. Se sufre mucho cuando sos niño y no te ponen. Hay mensajes en todas las canciones, hablando de uno mismo se está dando un mensaje.

SR: Seguís en los ómnibus. Implica una cosa distinta que estar sobre un escenario.

Leo: Estoy acostumbrado porque hace más de 20 años que subo al ómnibus. A veces pasan meses que no subo, porque como doy clases de guitarra, a veces tengo más alumnos o tengo una movida linda con Pecho, y me rescato económicamente.

SR: ¿Qué te deja tocar para la gente en el ómnibus?

Leo: Las monedas para comer (risas). Me deja muchas cosas. Varias canciones han nacido del ómnibus, como “Cantor de la calle” o “Galopera”, de ver cosas en la calle.

SR: En el ómnibus hacés folclore, ¿no da para hacer temas tuyos?

Leo: Da, pero prefiero no hacerlos porque me gusta guardar esa energía, porque son 21 años tocando, y si voy los a tocar varios días en el ómnibus, después los ensayos y el toque… Siento que en el ómnibus como que no es Pecho E’ Fierro, soy Leonardo Carlini que estoy laburando. Prefiero hacer temas bien populares de folclore.

SR: ¿Cómo les fue en la gira del interior del año pasado?

Leo: Estuvo buenísimo. Conocí 15 Departamentos, casi todos los teatros, ya que te facilita las cosas. Generalmente son municipales y tienen convenios con radios, y te asegurás que por lo menos te pasan la propaganda. Y no tengo que alquilar el sonido. También fuimos a algunos lugares que son boliches. Ahora estamos esperando que salga el disco para hacer más o menos esa movida.

SR: ¿Qué tal la receptividad de la gente del interior?

Leo: Buena, buena. A veces afuera no hay tantas cosas y la gente está más dispuesta. Quedaron los contactos con las radios locales, y ahora estamos haciendo la movida de mandar el corte de difusión, para ir de nuevo este año.

SR: ¿Y cómo les ha ido cruzando el charco?

Leo: Hace cuatro años que estamos yendo a varios lados, principalmente a la provincia de Buenos Aires. Hay como un respeto por la música uruguaya y por nosotros. Nos han tratado mejor que un familiar. Y me enamoré de Buenos Aires. Cuando fui la primera vez, yo dije “tengo que seguir viniendo acá”. Aparte, es más barato que ir a ciertos puntos del Uruguay.

SR: Cuánto demoró el primer disco, ¿no?

Leo: El primero demoró como 10 u 11 años. Antes grabamos dos demos de seis canciones cada uno, medio en vivo con un mini disc en una pieza. Después grabamos el disco pirata que se llamó Por Ser Pocos, con 13 canciones. A través del artista plástico el Gaucho Torres de Santa Lucía, el disco pirata le llegó a Rodolfo Fuentes. Se lo pasó a Ángel, de Perro Andaluz, y le pareció original. Gracias a él grabamos los primeros dos discos profesionales. Ahí conocimos a Riki Musso y aprendimos un montón de cosas, ya que ninguno de nosotros era de familia de músicos, y éramos unos animales todos (risas).

SR: ¿Tenés pensado hacer algún video?

Leo: Vamos a hacer un video del tema “San José”, con la ayuda de Bizarro, que son los que nos sacan el disco. La idea es después sacar uno financiado por Pechito. Me gustaría tener un video de todos los temas.

SR: ¿Qué expectativas tienen con el disco?

Leo: Las expectativas son siempre las máximas, nada humilde. Son de poder hacer una gira en Japón, China, Rusia, Estados Unidos (risas). Uno siempre sueña con viajar con la música. En este disco incursioné en los teclados: algunos temas del disco los armé con un piano que me regalaron, y después agarré un teclado y metí teclas en el disco, una cosa que nunca había hecho, para hacer climas y atmósferas. Otra cosa novedosa es que toqué el kankles, que es un instrumento lituano de cuerdas. Me lo regaló un amigo, nieto de un lituano que los fabricaba. También incursioné en meter otras voces, armonías de voces, que nunca lo habíamos hecho. Me atreví a jugar y divertirme, y sacarnos el prejuicio de porque somos Pecho E’ Fierro tenemos que estar dentro de cierta cosa. Como dice el “Pato” Acevedo, este es el Sgt. Pepper de Pecho E’ Fierro (risas). Nosotros hace varios discos que empezamos a hacer otras cosas.

SR: Es un crecimiento.

Leo: Sí. Salen otras cosas. Es que simplemente uno no es el mismo. Sin embargo hay bandas, que las respeto mucho, como los Ramones o AC/DC, que siempre son iguales. A mí me gustan más bandas como Led Zeppelin o los Beatles, que sus discos son todos diferentes. También Los Estómagos tienen discos diferentes. Y a mí me gusta buscar eso.

SR: Tenés una actividad solista, también.

Leo: Aparte de dar clase y tocar en el ómnibus, toco como solista en un boliche. Hago folclore, y meto alguna de Pecho E’ Fierro que me piden. También hago algún tema de Sumo, que es una banda que me gusta mucho, o algo de Dino o Jaime Roos.

SR: ¿Tenés pensado hacer algo solista en algún momento?

Leo: No, porque en Pecho E’ Fierro -capaz que queda feo, pero ya es aceptado por mis compañeros que nació la banda así- a veces soy como un solista con banda. Mis compañeros me apoyan y no tengo la necesidad: lo que quiero experimentar, lo hago con Pecho E’ Fierro. Algunos me dicen “cuando tengas tantos años vas a hacer un disco de folclore”, y ya tengo “tantos años” y no he hecho un disco de folclore (risas). Por más que toque folclore, soy rockero, me gusta más el rock. Con el folclore empecé por un tema laboral. Después se me metió en la piel y estuve años escuchando. Ahora me saturé un poco de tanto cantar en el ómnibus. Lo que más escucho ahora es Neil Young, que es un veterano pero que sigue haciendo cosas. Y después me he puesto un poco cheto, escucho algunas bandas como Interpol, que me parece interesante.

SR: La presentación del disco es en agosto.

Leo: Sí, el 17 de agosto en Sala del Museo. Vamos a tocar todo el disco y los clásicos de siempre. Tenemos como invitado a Víctor Nattero, que toca en este disco en “San José” y “Hasta las redes”. También vamos a tener dos bandas invitadas, que son Vientos de Libertad, de Maldonado, y Guacho, de Canelones.

SR: ¿Tenés alguna anécdota para contar?

Leo: La otra vez me bajé del ómnibus y se bajó un loco conmigo. Yo había cantado un tema de Los Olimareños, y me dice “loco, tenés la voz igualita al de Pecho E’ Fierro, ¿por qué no cantás esos temas en el ómnibus?”. Y ahí me hice el boludo y le dije: “¿y qué es eso?”. “Es una banda de rock”, me dice, “tenés la voz igualita”. “Ah, lo voy a buscar”, le digo (risas). A veces la gente queda cuchicheando, “es el de Pecho E’ Fierro, está en la lona, está tocando en el ómnibus” (risas).

Winston Estévez y Ariel Scarpa