¡La Pregunta!: ¿Qué Le Falta Al Rock Nacional?

En esta sección que dimos en llamar ¡La pregunta! buscamos la opinión de gente del ambiente sobre determinada cuestión planteada a través de una pregunta. Sus respuestas, hilvanadas por un artículo sobre el tema, se reproducen a continuación. Para esta oportunidad, la pregunta fue: ¿Qué Le Falta Al Rock Nacional? Nos dieron sus opiniones Gabriel González (Curbelo y Los Mutantes, Ciudad Orsai), Soledad García (Regina), Sebastián Cobas (Cormoran), Claudia Piretti (Dr. Rocka), Joselo De Olarte (Los Oxford), Rosana Bilbao (comunicadora en Maldito Domingo – Emisora El Puente FM 103.3), Carlos Casacuberta (Peyote Asesino), Guzmán Vila (Kamikaze) y Camarón Bordagorry (Estadoculto).

Para esta oportunidad, enganchamos esta pregunta con la del siguiente artículo de esta serie, que será ¿Qué Le Sobra Al Rock Nacional? Así que en unos días podrán leer la contra cara de las respuestas dadas en este artículo por las mismas personas. Pero ahora vamos con lo que refiere a esta pregunta.

Lo que en principio puede parecer como una larga lista de carencias del rock nacional, en un corto o largo análisis termina quedando resumido en una lista bastante corta. Las respuestas dadas por quienes se sumaron a dar su opinión, son bastantes congruentes.

Mi parecer coincide bastante con todo lo dicho y que queda reflejado a continuación, por lo que en esta oportunidad, me remitiré solamente a reproducir lo que opinaron nuestros invitados.


Gabriel González

Considero que al rock uruguayo le hacen falta bandas que se animen a denunciar ciertas situaciones que se están dando en la actualidad, sobre todo de las que se consideran «grandes»; esa parte contestataria que existía en los ’80 se ha perdido y hace falta. Son pocas las que se animan a hablar de ciertas situaciones (a la vez comprendo que es sumamente entendible) pero vivimos una época donde se han dado varios eventos históricos, donde por motivos políticos, hechos con respecto a la pandemia, se han vivido injusticias. Por lo tanto pienso que el rock debe y necesita tratar estas cuestiones. Es el mismo motivo por el cual las bandas post dictadura, las de los años del Pilsen Rock, al hablar de la crisis quedaron en la historia.

Hace falta también una renovación del plano estelar. Las bandas que marcaron una época como la del Pilsen, son las que siguen estando en cada festival grande y son muy pocas las bandas en los últimos 10 años que se han podido meter de a poco en ese plano en donde tienen una convocatoria considerable. En lo personal, considero que hay muchas bandas en el «under» que aspiran a eso, bandas excelentes que suenan muy bien y sobre todo tienen buenas canciones (que es lo principal). Que las hay, las hay, pero se necesita de un apoyo principalmente del público para que esas bandas alcancen una posición superior. Me alegra, a su vez, que últimamente se esté dando lugar a festivales donde se pone como principal foco lo emergente. Es sumamente necesario este tipo de apoyo para que el rock local siga estando presente y vigente, que por consecuente, arrastre un público nuevo y a su vez incite al público de bandas grandes a justamente escuchar lo nuevo.

 

Soledad García

Le falta el aire, de hacer todo a pulmón. Para los músico emergentes (y me atrevería a decir también para bandas con trayectoria de años en el rock) sigue siendo un desafío encontrar espacios para tocar y que el rédito no sea perder. Como bandas invertimos y pocas veces existe esa retribución económica, temporal y mental que consideramos que tendríamos que tener como músicos. Veo y conozco gente (profesionales) muy comprometida con sus proyectos musicales y me atrevería a decir que para la mayoría significa una razón de ser, un sentido de vida, más que un simple pasatiempo. Pero también somos trabajadores, padres, estudiantes en un país que lejos está de ser el escenario ideal para las artes en materia económica, aunque mucho se ha venido trabajando en materia cultural. Sí creo que también vivimos un momento disruptivo a nivel mundial con la explosión de la pandemia, que oscureció mucho más la realidad del país en todo sentido, donde se vieron claras las carencias de los músicos y la importancia que le dio el gobierno a esto.

Locales históricos cerraron, y pasada la pandemia pocos boliches nuevos abrieron. Es un reto. Yo soy guitarrista de la banda Regina, tenemos cinco años como banda, unos años más como músicos y a menudo (por no decir constantemente) nos encontramos ideando maneras de poder financiar los costos que el proyecto demanda (ensayos, toques, transportes, puesta a punto de los instrumentos, mejores instrumentos). Esto le pasa a todos los músicos, o en su gran mayoría, no es exclusivo de mi banda. A lo que voy es que equiparse sugiere una fuerte inversión -de nuevo- en un país cuyos costos de importación son muy altos, y donde vivir, básicamente, sale un huevo. Y tocar, ¿a qué costo?

Por otro lado, ¿tocar para quién? El otro día le hice la pregunta a un conocido dueño de una sala de ensayo y que además tiene su propio proyecto musical, y me decía que no hay público para el rock. Se llenan estadios y arenas cuando una banda extranjera pisa el país, ¿y decimos que no hay público? Creo que lo que no hay es inversión en materia cultural nacional, y no hay conciencia como público de que tenemos grandes proyectos en el país o que hay más que sólo lo mainstream. Apoyar a los artistas locales es esencial, y esto va para los músicos también. Lo mínimo que pueden hacer es estar presentes cuando las bandas con la que comparten escenario van a tocar. Ir a apoyar a otras bandas, salirnos un poco del círculo en el que nos movemos, explorar. Creo que por aquí podríamos empezar nosotros como público. Ah, y un pequeño, gran detalle… ¡faltan más mujeres!

 

Sebastián Cobas

Creo que le falta infraestructura, exposición. A veces escuchamos una FM que pasa rock uruguayo y suena Sórdromo, Boomerang, Eté & Los Problem, con temas buenísimos, pero la mitad de esas bandas no existen más. Pero no suena Dosis, que acaban de sacar un single excelente. Yo supongo, calculo, que debe haber algún arreglo con los sellos para que le siga generando que pasen esas canciones. Sin duda falta un apoyo de los medios, falta un conductor que quiera mostrar lo nuevo, que está buenísimo, en lugar de pasar Sórdromo que hace 15 años que no existe. No digo que dejen de pasar Sórdromo, pero sin duda que le tienen que dar cabida a Dosis y a un montón de otras bandas. Ni siquiera me estoy metiendo en el terreno del metal, porque entiendo que es más de nicho y que capaz que comercialmente no reditúa, pero dentro de estos estilos que sí los pasan por las radios, sin dudas que hoy hay propuestas nuevas y que por cómo ha avanzado la tecnología, incluso suenan mejor que lo que están pasando. Creo que desde las radios tendría que haber un cambio. Tampoco es que hoy las radios son el gran consumo de la gente que escucha música, pero sí creo que hay que ir haciendo como pequeños cambios culturales. Creo que ése sería un primer paso interesante. Por supuesto, entiendo los intereses económicos; a mí me ha pasado de ir a una radio y que me pidieran $5.000 para que suene. Hoy pasa que salís con un proyecto nuevo y no tenés mucha idea por dónde moverlo. También faltan escenarios con buena calidad de sonido. Pero sobre todo falta que, no sé si desde el Estado o desde las políticas de cultura, haya un acercamiento al rock. Porque si no está ese apoyo, la venís peleando muy contra corriente.

 

Claudia Piretti

Bueno, es una pregunta muy amplia. Si hablamos de “rock”, queda implícito que se cumplen las condiciones necesarias para que sea considerado como “rock”. Entonces, al identificarlo como uruguayo, estamos reconociendo ciertas características que lo definen como uruguayo… y si podemos identificarlo como “uruguayo”, entonces no estaría faltándole nada más que la posibilidad de dedicarse enteramente a ser música de rock uruguayo.

 

Joselo De Olarte

Primero que nada, le falta público, totalmente, y una cabeza más abierta al público uruguayo. Le faltan escenarios, sobre todo al under, sponsors, y creo que en este último tiempo también están faltando nuevas bandas. Desde mi punto de vista, hay mucho “más de lo mismo”; como que la generación que viene después de nosotros está más interesada en otro tipo de música, más para el trap o el rap o la música tropical. Hay menos interés de las nuevas generaciones por el rock and roll.

 

Rosana Bilbao

Creo que le falta más difusión, más apoyo. Las bandas under prácticamente tienen que pagar para tocar. En las radios masivas no tienen lugar. Y la radio que supuestamente difunde rock, para que pasen un tema les cobran hasta $30.000 para pasar dos temas. Eso lo digo porque lo sé de las bandas que me lo dicen a mí. Las bandas a veces apenas tienen para pagarse la sala de ensayo, por ejemplo. Estaría bueno que se hicieran concursos como se hacían a fines de los ’90. Que las bandas tengan más oportunidades de difundirse y mostrarse.

 

Carlos Casacuberta

Le falta escuchar las demás músicas.

 

 

 

 

 

Guzmán Vila

Le falta ROCK, humildad, verdadero apoyo (salvo honrosas excepciones), lugares rockeros acordes para tocar. En algunos casos, profesionalismo y público rockero (estamos invadidos por las nuevas tendencias musicales que le han quitado público al rock).

 

 

 

Camarón Bordagorry

No voy a decir que falta público porque hace muy poco tiempo se llenó un estadio, por ejemplo, con una banda icónica después de muchos años que se separaron y se volvieron a juntar. O sea, público de rock, hay. No sé si lo que pasamos en estos últimos tiempos con el encierro y todo eso, dejó a la gente sin ganas de salir o la dejó sin plata y tienen que andar eligiendo qué espectáculo ver. No podés ir a varios lugares a ver bandas; la gente como que elije un poco más.

Algo que también va enrabado a la próxima pregunta, es que le sobran espectáculos. En un fin de semana tenés muchas cosas para ver, entonces ahí termina siendo poco el público. Capaz que faltan más escenarios, más apoyo de organismos, tanto del Estado como del lado privado, para que todas las bandas, o por lo menos las que quieren trabajar seriamente, tengan la oportunidad de mostrarse en algún lugar un poco más masivo, sacarlos un poco de la zona del under. Te hablo, por ejemplo, en el caso de Estadoculto, que nuestra banda está en un momento en que merece ser vista, por lo menos, y que después digan “son horribles” o “está buenísima”. Falta eso, lugares donde mostrarse, público y escenarios, lugares donde tocar y no te sangren.


Respuestas alineadas, lo que confirma que los reclamos son verdaderos y fundamentados, sobre todo porque vienen de gente de adentro de la movida.

Ariel Scarpa