Integración

Palabra clave, si las hay. Desde el pasado más remoto de Sólo Rock invitamos siempre a los lectores a participar. En aquellos años, implicaba tener que escribir una carta y enviarla por correo, o traer un artículo a la puerta de “la redacción”. Hoy suena imposible, pero a fines de los ’80 era el método para comunicarse.

Los tiempos han cambiado y a cada persona que le interese manifestarse en algo, puede hacerlo en las redes desde la comodidad del baño de su hogar, si es necesario. Por esta razón, la nueva vida digital de Sólo Rock implicó un desafío también en ese aspecto. “¿Cómo podemos hacer para que la revista no quede sólo con contenidos nuestros?”. Y ahí surgió la idea: columnas.

Decidimos redoblar la apuesta y convocar a gente del ambiente que tuviera para aportar y que estuviera afín; compañeros de ruta, de alguna manera, que quisieran compartir sus experiencias y contarlas libremente, siempre con el rock en su más amplio sentido como base. En todos los casos, estamos hablando de gente con más de 30 años de carretera.

El primero en sumarse fue Hugo Gutiérrez (8:08 La Columna Que Atrasa), batero de La Sangre De Verónika. Una mirada punk sobre la música y la vida, la visión desde la permanencia de su banda. Le siguió Varo Coll (Rock And Varo), batero de Ácido. Heavy y mucho rock and roll en una trayectoria por distintos ámbitos de la música rock. Luego se sumó Ramón Aloguín (Notas Libres), guitarrista de Rescate y La Incandescente Blues Band, radicado en Barcelona hace muchos años. El blues y el rock clásico pasados por su especializada lupa. Después contactamos con Leo Peirano (Paraíso Para Ciegos), responsable de Catalina Records, el sello local más importante para ediciones alternativas. Músico, también, que supo estar y está presente en cada rincón de la movida. Finalmente incorporamos a Gabriel Brikman (Brikdata), de larga trayectoria con Gato Negro, La Tabaré, Chopper, Inner Sanctum, Radical y G, además de sus tareas como productor y su amplia presencia en los medios.

Links a las columnas en cada imagen

Todos ellos han sido un aporte invalorable para Sólo Rock, que solamente oficia de medio para llegar a su público. Y una vez más nos sentimos muy agradecidos por las valiosas contribuciones de todos ellos, y felices por el resultado muy positivo que han tenido todas y cada una de las columnas. A ellos cinco, un gracias gigante.

El mayor éxito de todo esto es la integración lograda. No existen diferencias y todas las corrientes y opiniones se juntan en nuestra revista. Integrar es sumar, es crecer y aprender. Es un ejercicio muy recomendable que permite ampliar horizontes, un intercambio productivo para todas las partes. Juntos, crecemos.

También hemos invitado a Mateo Fernández y Maxi Borges para que desde su Podcast “Grandes discos, Grandes historias” en Spotify, sumen opiniones muy calificadas y más que interesantes referidas a discos claves de la música rock internacional. Otra integración diferente.

Link en la imagen

Y el arte orientado al rock también tiene su espacio en nuestra revista. Las obras de Haro, Pino Inminente, Ráffitti, Jonny Bird y Don Vito cuentan con el espacio Grafirock para el despliegue plástico, integrándose a la movida con una variedad y calidad más que destacables.

Por nuestra parte, últimamente hemos sido entrevistados en distintos programas de radio como integrantes de Sólo Rock. Es así que pasamos por La Maldición de los Benditos (Radio El Aguantadero, Lu Conforte), Distorsión (Emisora del Sur, Gabriel Brikman), Que Sea Rock (Barracuda FM, Diego Pudles y Pablo Ferrando) y La Batidora (Radio Madrugada, Gio Pertuzatti) quienes amablemente nos integraron a sus programas. Párrafo aparte para Pedimos Perdón Radio (Alfredo Verdino, Juanjo Montesano y Pablo Buceta) quienes nos invitaron para compartir una hora de su programación un viernes de cada mes, charlando abiertamente sobre los temas que se van proponiendo. Más integración para sumar, para difundir, para compartir.

Últimamente surgió la movida generada por La Tertulia del Rock, una iniciativa de Marcelo Dominioni llevada adelante también por más gente, donde se comparte y se crea, se genera una simbiosis importante que ya está dando frutos, como lo que fue la grabación de la versión de “La música está enferma” y su potente mensaje. Fue sólo el puntapié inicial de una movida importantísima que seguramente dará mucho que hablar y mucho que escuchar. Un excelso ejemplo de integración en nuestro rock para sumar y aportar, no sólo en la música sino a los músicos más perjudicados por esta magnificación de un virus, dada en llamar pandemia.

Es sabido que no siempre nos podemos juntar con todos, pero, según dicen los que saben, lo afín atrae lo afín. Creo que pasa por ahí, integrar para sumar, lo que llevará a crecer a todos los que estén dispuestos a contribuir de alguna manera.

Ariel Scarpa