Los Chanchos Salvajes – Enfocar (2019)

Y Parodi necesitaba un escape, un proyecto alternativo y paralelo, es que lo reconocen sus propios compañeros de Buitres que con risas de por medio dijeron en la entrevista con Sólo Rock, “… le calma la ansiedad”.

Necesitaba quemar esa energía de hacer cosas que sobrepasa la de un tipo normal, y que involucra componer y salir a tocar con más frecuencia de con la que lo viene haciendo, en lugares chicos y en contacto con la gente, algo que valora sobremanera.

“… soy un tipo que hace canciones y tengo necesidad de mostrarlas. La chance que te da tener una banda chica es que es más fácil juntarnos; además somos los tres de Pando, arreglamos para hacer un ensayo, preparamos una canción, la grabamos, la colgamos y ya la anexamos al repertorio para tocarla. Es algo de lo que hacíamos con Los Estómagos, era todo urgente e inmediato, esto es igual acá.”

Los Chanchos Salvajes se convierten entonces en el proyecto que canaliza esa ansiedad de salir a tocar, de hacer mucho ruido con mucha distorsión y gritar lo más fuerte posible, dejando siempre un mensaje entre líneas, a veces directo, a veces sutil.

De alguna manera es como la esencia encapsulada de Los Estómagos, que parece liberarse, y es ahí cuando escuchamos a este Parodi, y  recordamos a aquél, de pelos largos y buzo negro de punto inglés estirado y agujereado, de moda en los ’80.

Gustavo Parodi en voz y guitarra, Claudio Decillis en bajo y Guillermo Bareño en batería, integran la banda de Pando, cuna de buenos músicos de rock.

“Enfocar” es el título del primer disco de la banda y de momento está disponible en formato digital.

Son 8 canciones, muy cortas y agresivas según normas punk, con riffs estridentes y distorsiones características de su guitarrista volviendo a sus raíces, que no es ni más ni menos que hacer lo que siempre le gustó.

“Causa perdida” es la primera dosis de rock premonitorio de lo que escucharemos; “La rana hervida” es el segundo tema, habla del síndrome de la rana hervida, que consiste en la incapacidad de reaccionar al maltrato sutil, muy de moda en estos tiempos; “Perfecta imperfección”, simple y potente, recomendamos escucharlo en vivo, te rompe la cabeza; “Reina” empieza unos escalones más abajo en velocidad, sin pérdida de fuerza, es el tema más largo del disco con tan solo 3 minutos; después suena “Un poco anormal”, me encanta el riff; “Gloria” es más tranqui y nos da un respiro al ritmo incontenible propuesto; “La guerra”, otro buen tema; y “Lucía” un rockanrolito que cierra el disco, que empieza y termina en un abrir y cerrar de ojos, pero que nos deja la esencia de Chanchos, punk, rock de garaje; y la recomendación es que hay que verlos en vivo.

La muerte, promesas incumplidas, imperfecciones, son algunas de las temáticas abordadas en la obra.

Una mirada introspectiva con pinceladas en trazo fino incrustados en un sonido crudo y salvaje.

El sonido es primitivo como lo admite la propia banda, pero aquí radica lo hermoso y auténtico de la obra.

A mí me gusta, será que soy primitivo.

Winston Estévez