Entrevista con Carolina Pérez (Crystal Gates)

Crystal Gates es una banda de Power Metal Sinfónico formada en 2013 por Carolina Pérez y Benjamín Machín, que desde entonces ha venido creciendo en integración y presentaciones.

Actualmente la integran: Carolina Pérez (voz), Benjamín Machín (guitarra), Guillermo Albano (bajo), Juan José Leyton (teclados) y Gastón Lorenzo (batería).

En 2015 editaron el disco “A Quest For Life” con 6 temas; en el mismo año recibieron el premio a “Mejor Álbum Nacional” y “Mejor Voz Femenina” en “El Lado Oscuro”. Han actuado en varias oportunidades en el medio local así como en Buenos Aires, teloneando a Master Plan en Montevideo. En 2017 sale el single Shadowborn con el tema que le da nombre y la balada Dreamers.

En esta oportunidad nos recibió Carolina con la amabilidad y sencillez de quienes son grandes desde el vamos. Nos habló sobre la trayectoria de la banda y los próximos eventos que se avecinan: “Lima Metal Fest” 13 octubre en Lima-Perú y “La Campana Del Infierno” 14 octubre en Rosario-Argentina.

SRU- ¿A partir de cuándo surge Crystal Gates?

CP- Crystal Gates surge a principios de 2012. Yo conocía a Benja y vimos que teníamos gustos en común. Él tenía una banda de power metal, Eclíptica. Quería probar nuevos sonidos y en Eclíptica estaba un poco limitado probar cosas más sinfónicas, más Disney por llamarlo de alguna forma. Y yo que soy bastante Disney, empezamos a hablar de eso y dijimos de empezar a grabar; una forma de experimentar con sus gustos a ver hasta dónde lo llevaban…

SRU- Evolucionar como músico.

CP- Exacto. Y yo por otro lado en ese momento no estaba en ninguna banda. Hacía unos años que estaba estudiando canto, pero era una forma de mostrarme. Era como algo paralelo. Primero grabamos una serie de covers entre nosotros. Vimos que nos sentíamos muy cómodos trabajando juntos. Él se encarga de todo lo que es la composición, las letras y yo para interpretar lo que él decía, ponerle más sentimiento. Teníamos un buen equipo y empezamos a grabar más en serio. A mediados de ese año surgió el nombre Crystal Gates y al poco tiempo yo entré en otra banda, entonces siguió siendo como algo paralelo. Esto fue así hasta 2013-2014 que empezaron a surgir temas y nos gustaba el sonido y nos gustaba hacia dónde iba…

SRU- ¿Componían uds?

CP- Sí, sí. Y obviamente eran todos los instrumentos programados, excepto la voz y la guitarra. Íbamos a la casa de Benja y en una escalerita de madera yo ponía con discos la altura del micrófono, un micrófono prestado, bien uruguayo. Totalmente de garaje, como dirían en Estados Unidos, pero horrible. Nos dimos cuenta que nos gustaba el sonido y que estaría bueno grabarlo. Ahí grabamos las canciones y le pusimos fecha, marzo 2015, para lanzar todo lo que fue el disco.

SRU- Hasta ese momento eran uds. dos.

CP- Éramos nosotros dos y ya en 2014 estaba la ex novia de él, tecladista de su otra banda; entonces la trajimos para Crystal Gates. Después también un gurí de 16 años en la batería, que es el que está hasta hoy día y un bajista amigo que nos dió una mano para empezar a sacar los temas. Nos empezamos a programar más en grande, si queremos hacer esto lindo, prolijo, ¿por qué no mandarlo a mezclar y masterizar?

SRU- Se empezaron a poner metas como para darle valor a lo que estaban haciendo.

CP- Fue como jugar a “yo quiero sonar como Nightwish por ejemplo”. Nightwish es una de las bandas de cabecera, o Sonata Ártica, que son bandas de Finlandia. Dijimos: si queremos sonar como, debemos ir a que nos masterizen como. Entonces contactamos a Finbox Studio en Finlandia, que es donde masterizan esas bandas que nos gustan a nosotros. Tuvimos que pagar, la idea fue como aspirar alto, sin saber adónde íbamos a llegar.

SRU- Eso está bueno, porque en Uruguay las bandas tocan, tocan mucho tiempo y esperan a ver que surja una oportunidad. Y a veces la oportunidad tiene que partir de uno, de qué es lo que uno quiere mostrar, ¿verdad?

CP- ¡Totalmente! Es así. En ese caso hicimos eso con el sonido y nos decidimos también a hacer la tapa con alguien que trabajara con bandas que nos gustan. Fue un poco como seguir esa línea que se ha mantenido en cuanto a las metas que nos ponemos. Aspirando siempre a eso: quiero sonar bien.

El año pasado sacamos un sigle que es Shadowborn que tiene dos temas, una versión de Dreamers que es nuestra balada del LP “A quest for life”, hicimos una versión un poco más pesada con algunos cambios en la voz, y aparte el tema nuevo Shadowborn. Eso lo mandamos masterizar a otro lado y suena mucho más contundente. Ahora estamos empezando a preparar  el disco y la idea es pensarlo en grande.

SRU- Pensarlo como si lo fueran a mostrar en cualquier lugar del mundo.

CP- Exacto. Porque hoy si no tenés un material, quizás está muy buena toda la propuesta musical, pero no está a la altura del sonido. Y si de verdad querés avanzar en algo, uno tiene que ayudarse también, abrir la cabeza y pensar en alto.

SRU- ¿Qué camino tiene que hacer una banda hoy para llegar a sonar o a ser protagonista en algunos casos? ¿Cómo lo hacen uds.?

CP- Yo creo que se dan como varios elementos. En primer lugar, la relación entre los miembros de la banda es fundamental. Hay que invertir mucho en eso. Nosotros tenemos reuniones semanales en las que vamos hablando, liquidando temas, van surgiendo propuestas, eso es un pilar. El otro pilar es la mente abierta: yo voy a dar todo de mí. Quizás no llegue adonde yo pensaba, pero pueden surgir propuestas que te van a sorprender. Eso pasó con las fechas que han salido últimamente, nos sorprendieron. En definitiva, saber hacia lo que uno aspira y en lugar de preguntarse “¿voy a llegar?”, es “por qué NO voy a llegar?” Es un cambio en el enfoque de la pregunta y proyectar hacia adelante en grande.

SRU- Y estar dentro del metal tiene sus pro y sus contras. Siempre digo que el metal debe ser lo más under del under. Pero a su vez tiene sus seguidores más fieles. No sé cómo lo ves vos.

CP- Sí. Especialmente acá en Uruguay, sí. Del metal la banda más reconocida será Reytoro, capaz Herrumbre. Hay bandas que son las que iniciaron el metal en Uruguay…

SRU- Alvacast, Graff Spee, las de la época nuestra.

CP- Claro. Esas bandas ni hablar que fueron pioneras, pero sí, siempre se sintió que el metal es como medio under. De hecho hasta el día de hoy me pasa: “Ay, ¿cantás?. ¿Tenés una banda?”, “Sí”,  “¿Qué género hacen, de qué?”, “De metal”,  “Ay, pero vos no parecés”. ¿Qué significa “no parecés”?

SRU- “¿Te gusta el rock?, ¿vas a ver rock? No parecés, no te hacía de esa onda”. Nos pasa también: “¿vos escribís ahí? ¿qué ganás?”

CP- Tal cual. Si nos va bien, bárbaro. A veces nos ha tocado poner del bolsillo, pero es una inversión, es lo que uno ama hacer. Siempre digo que cuando tenés que remarla tanto, cada logro que tengas te sentís impresionante. Y es lindo el sentimiento de: somos pocos pero nos conocemos, y entre las bandas hay mucho músico metalero en la escena y nos bancamos.

SRU- ¿Cómo es ser mujer en el metal? Creo que debe ser de los ámbitos más democráticos o con igualdad de género.

CP- Puede ser sí. Quizás en el escenario hasta hace unos años no se veía tanto, no se veían tantas mujeres, sí en el público. Se está abriendo mucho la propuesta. En mi caso, las cantantes, se están viendo mucho más, varios estilos además porque hay chicas que cantan lírico como yo, gente que canta más soul, más rock and roll, guturales. Hay instrumentistas también, está Victoria de Valvuller, una grosa, tremenda guitarrista, y te reconocen de otra forma porque somos pocas. Es linda la mini escena de mujeres que se arma, yo no conozco ni una que le dé palo a otra. Es muy generoso, muy de apoyar, de pasarnos piques.

SRU- Uds. cuidan muchísimo la puesta en escena. Tienen un despliegue desde las luces, el atuendo, la vestimenta tuya con la capa, el corset. Cosas que realmente le dan otro nivel, no es subir a cantar con la remera cualquiera. Hay una preparación, mucho trabajo atrás de eso.

CP- Sí, hay mucho trabajo, meses. Me gusta mucho el diseño de modas, yo me diseño las cosas, las pienso para lo que me siento cómoda; tengo ropa rara pero me las ingenio.

Uno va formando un equipo alrededor. Tenemos el sonidista de siempre, que es el sonidista con el cual grabo las voces en su estudio, es un ingeniero de sonido. Esa persona conoce las canciones desde que nacen, conoce todas las dinámicas, es parte del equipo. Ahora un amigo nuestro está como de stage, empezar a profesionalizarse también del escenario. Lo de cranear, con el bajista, con Guille siempre peludeamos para el mismo lado en algunos temas, está perfectamente coordinado. Cuando se acercan las fechas armamos el set list y yo lo practico frente al espejo, lo que voy a decir. Eso es fundamental, porque ante problemas técnicos (que siempre ocurren) uno sabe cómo hablar. Muchas cosas de la experiencia personal suman, yo hice teatro, me gusta mucho lo escénico.

SRU – Has estudiado canto… todas esas cosas se reflejan. Es algo diferente que lo que eran las bandas de los ‘80s, que eran más improvisadas y más de garaje. Les gustaba algo y se juntaban a tocar. Quizás ahora hay otra cabeza, más global.

CP – Exacto. Hay otra cabeza y antes en Uruguay no se pensaba llegar a ser tan comercial. Era como una música de protesta, de los orígenes del metal. Porque los temas de Crystal Gates son muy optimistas para lo que está acostumbrado el metalero, especialmente más los estilos thrash metal. Lo nuestro es como cambiar la visión de la vida, quizás.

SRU – ¿Cantan siempre en inglés?

CP – Sí. En realidad me pasa que no me siento cómoda cantando en español, no me siento cómoda cantando lírico en español. Cuando yo estudiaba en la escuela de música me tocó cantar una canción de Guastavino en español, “Se equivocó la paloma”, ¡lírico! ¡La odiaba! Puedo cantar en alemán, italiano, francés, te puedo cantar en lo que sea. Pero en español lírico, no. El inglés es un idioma que me resulta muy fácil, tengo muy buena pronunciación, entonces no se me dificulta. Y a Benja también le resultó mucho más fácil escribir en inglés. Y para el tipo de música que hacemos, y dado las metas que son más hacia afuera, es inglés.

SRU – ¿Hoy por hoy siguen componiendo uds. dos?

CP – No, en realidad la composición pasa por Benja; de hecho él compone hasta las líneas vocales. Yo lo que hago es hacer algún arreglo de voces, coros, capaz le cambio alguna nota, “mirá, así queda más contundente”. Las canciones con más agudos al final, que ya la voz está caliente. El resto de la banda está empezando a aportar más. Ahora los únicos que seguimos siendo del principio somos Benja, Gastón (batero) y yo. Guille entró en 2016 y Juanjo entró en 2015. Hemos hecho un lindo grupo.

SRU – ¿Cómo acceden a los lugares para tocar acá? ¿Son uds los que buscan propuestas, los han llamado?  ¿Tienen contactos, algún tipo de manager?

CP – No tenemos manager ni nada. Por ejemplo en BJ tocamos mucho porque conocemos a Mati de la banda Epsilon. Antes que Mati estuviera ahí en BJ, como que siempre tocábamos ahí. Nuestro debut fue en Bluzz Live, otro lugar que están cobrando parecido. Siempre es movernos nosotros, reservar fecha; nos ayuda bastante ahora Flo, que es una chica que hace todo esto por amor al arte, como nosotros. Le encanta organizar cosas con las bandas, es una genia y nunca quiere cobrarte nada. Ella reserva fechas y las va armando. Es mucho autogestión, en realidad nadie nos va a llamar para decir “che, no quieren…”

SRU – Es un poco una constante de todos los músicos, a todo nivel.

CP – Sí, siempre es así. Y la gran propuesta, el gran salto que dimos fue ”La Noche Más Larga” en MMB, un proyecto muy ambicioso por parte de las tres bandas. Black Smoke es una de mis bandas preferidas, los re banco como músicos y como personas también. Y nuestra fecha debut fue con Elixir y Black Smoke también. La idea es todos los años (creo que en 2017 no hicimos) tratábamos de hacer una fecha las tres bandas. Y MMB surgió como una propuesta de “ok, vamos a dar otro paso”.

SRU – Y llenaron. Las fotos lo dicen, ¡llenaron!

CP – No sé si llenamos. Fue mucha gente, mucha convocatoria, respondieron bien además. Fue un año de mucha preparación para ver cómo salíamos. Porque la idea no era llevar el show que siempre hacés en BJ, sino hacerlo más en grande, con escenografía, con invitados, todo lo que se pudiera. Y ahí tuvo mucho que ver Jorge Polito, de El Lado Oscuro. Un tipazo, re humilde; él nos hizo de intermediario para reservar la fecha, fue como una garantía para MMB para confiar en nosotros. La verdad que se la jugó como siempre se la ha jugado y la verdad que salió redondo. Pensábamos que no nos iban a dar los números y al final terminó cerrando ahí.

SRU – Terminaron empatando…

CP – Sí. La convocatoria estuvo buena, fue como un hito. Fue mucho apuntando a “si nosotros podemos hacerlo, hay otras bandas de acá que también pueden hacerlo”. No somos únicos ni nada, ni especiales. Hay que cranearlo bien, pensar en grande, se pueden hacer cosas. Llevarlo a otro nivel y ahora nos pasa que “¿cómo vamos a seguir después de esto?”.

SRU – Eso iba a preguntar: ¿y ahora qué sigue? ¿El disco cuándo sale?

CP – No puedo dar una fecha en realidad porque todavía estamos con las maquetas y terminando de componer temas. Lo ideal sería 2019, probablemente. La idea es que tenga 10 u 11 temas, una cosa así.

SRU – Y ahora tienen como próxima fecha un evento en Perú. ¿Cómo se llama el evento?

CP – Lima Metal Fest. Un fin de semana que va a ser como una mini gira. El sábado tocamos en Perú y el domingo tocamos en Rosario, Argentina, en dos festivales. Lo de Lima Metal Fest nos contactaron, no sé cómo, no sé a través de quién. Fue un gran logro, nos tenemos que garpar todos los pasajes. Por supuesto vamos a llevar nuestro sonidista, pero nos van a dar la estadía y los traslados, que es como otro nivel.

SRU – Están reconociendo que son artistas.

CP – Nunca nos había pasado. Hemos tocado alguna vez en Buenos Aires, pero siempre algo tenés que pagar, o tenés que bancarte vos. Lo de Rosario nos había salido un tiempito antes, pero fue increíble que se combinó el mismo fin de semana. Lo de Rosario lo está organizando una banda argentina, que cuando nosotros teloneamos a Master Plan, ellos vinieron de Argentina a telonear y ahora se acordaron de nosotros. Los dos van a ser festivales grandes.

SRU – Es todo un acontecimiento que vayan a representar a Uruguay.

CP – Sí, tal cual. Nos reíamos porque cuando el Lima Metal Fest publicó el afiche con las banderas, de qué países eran las bandas, era muy gracioso ver los comentarios, tiraban todo bandas argentinas. Y era: “esa no es la bandera de Argentina, es Uruguay.”  El sábado 13 es en Lima y el domingo 14 es en una ciudad cerquita de Rosario, a 50 kms creo. Es como un campamento de metal, como si fuera el Wacken de Alemania pero en Rosario-Argentina. Va a ser toda una novedad. Nos gustaría ir a Brasil también, dicen que Sao Paulo es como un país más dentro de Brasil. Y estaría bueno empezar a apuntar para allá. Hay muchísimas personas, ya no es tan under, comparás éste under con el under de allá…

SRU – Así que hay como muchos proyectos. ¿Y a nivel local?

CP – Hay muchas cosas gestándose. A nivel local de momento no, porque estamos enfocados en el disco. El año pasado cuando sacamos Shadowborn fue algo para no dormirnos mucho. La idea sería cuanto antes poder sacar un disco entero, porque “A quest for life” es un EP. Estamos enfocándonos en eso, pero estaría buenísimo presentar el disco acá.

SRU – ¿Hay alguna movida de gente que acompañe a la banda? Se ha hecho cuando van a Argentina algunas bandas. ¿Hay algún grupo por si alguien quiere integrarse? Se podría crear un evento.

CP – Se podría crear. ¡Páguense los pasajes a Perú, muchachos! No, que yo sepa, no. Tampoco es que tengamos un grupo como tiene Reytoro, La Caterva; es monstruoso, es increíble, maravilloso de ver. Yo canté de invitada con Reytoro algunas veces, los locos unos cracks, son unos bárbaros. Pero es impresionante el público ése, fiel, se cantan todas las canciones, están en todos los toques, lo que agitan. Lo lindo es el grupo, son un grupo muy unido, conozco gente que han pasado por momentos super difíciles y se apoyan unos a otros, es un círculo de mucha confianza. Sería maravilloso que nos pasara algún día. Hay grupos de amigos que tratan de ir a vernos a todos lados. Es importante porque uno se siente contenido y estás compartiendo lo que para vos es alucinante.

SRU – De nuestra parte la mejor de las suertes, les va a ir muy bien.

CP – Ojalá, estamos preparando a mucha conciencia éste show, el set list, lo que vamos a decir, los movimientos. Aparte va a ser un escenario grande, es para ponerse desafíos. Está bueno empezar a foguearse en otro tipo de eventos que no dependa de uno la organización. Me deslindo de todo y puedo meterle al show. Es un cambio de cabeza que es raro; cuesta pero todo nuestro camino nos ha ido llevando hacia esto, y ojalá nos siga llevando a más.

Marina Dondi

CRYSTAL GATES – BANDCAMP