Memorias: Zafhfaroni y Delirium Tremens

Memorias de la revista Sólo Rock disparadas por las entrevistas realizadas a Zafhfaroni y Delirium Tremens en el año 1990.

Zafhfaroni

Bien sabido es que Zafhfaroni siempre estuvo integrado por músicos de primera línea y que la música que interpretaba la banda les permitía un vuelo donde mostrarse de manera destacada. Lo más notable era que Zafhfaroni estaba despegado en todo sentido del movimiento de rock post dictadura, pero de cualquier manera supo compartir escenarios esencialmente rockeros, despertando admiración y respeto en sus escuchas. Hasta tal punto que los músicos de la banda oficiaron de profesores de muchos jóvenes.

Para Sólo Rock fue muy lógico plantearse la entrevista por esa misma naturalidad con que eran aceptados por los rockeros. También representó para nosotros el acercarnos no sólo a músicos destacados sino a gente con un poco más de edad y con mucha experiencia, algo que tampoco era habitual en los integrantes de las bandas del movimiento.

La entrevista creo recordar que la hicimos en la casa de Fernando Notaro, tecladista de la banda en ese momento, cercana a la sala que hoy es MMBox. Fuimos recibidos no sólo con calidez desprendida por el tipo de gente que son, sino con un marcado interés en el reportaje. Seguramente ellos iban a aportarnos más a nosotros que a la inversa, por lo que no dejó de llamarnos la atención no sólo todo lo que tenían para decir sino la dedicación que nos brindaron. A pesar de que ya llevábamos 33 números editados (del 0 al 32) y éramos bastante conocidos en el medio, Zafhfaroni era una banda grande y reconocida y no precisaba la difusión que les podíamos dar. Sin embargo, ese es el recuerdo que permanece hasta el día de hoy, más allá de la propia entrevista, publicada en marzo de 1990.

 

Delirium Tremens

No recuerdo exactamente cuándo fue la primera vez que vi a Delirium Tremens en vivo, pero sí tengo presente que me impactó. Su fuerte propuesta visual, musical y letrística caló hondo y supe que serían entrevistados por nuestra revista. Más allá de darles la merecida difusión que podíamos aportar, quería saber más sobre la banda y sobre su líder, Juan Torradefló. Así que un día que tocaban en La Tramoya, un boliche ubicado en un paupérrimo sótano por Julio Herrera y Obes y Canelones, fuimos a entrevistarlos previamente a un toque. De esa entrevista son las fotos que publicamos tanto en la revista como en los diferentes artículos que hicimos sobre Delirium Tremens, y que andan dando vuelta por el mundo en distintos artículos y videos.

El reportaje contó con la presencia de toda la banda, y los aportes tanto de Juan como de Tucho lo tornaron en algo bastante diferente del corte casi estrictamente musical que tenían nuestras entrevistas en aquel entonces. Todos quienes conocieron a Juan destacan su fuerte personalidad, y se la podía ver sobre el escenario o palpar en una simple charla. Pero, así como queda de manifiesto en el artículo que publicamos en su momento sobre él, la dureza de su postura no era agresiva en una mala. Durante la entrevista quedó de manifiesto la existencia de cierto respeto, el cual también compartió el resto de la banda, vale decir.

Tuve la suerte de verlos varias veces en vivo y hasta de compartir escenario con ellos, cuando con la banda con la que tocaba a fines de los ’90, lo hicimos en el Templo del Gato, en Zalacaín, más concretamente. Recuerdo vívidamente a Juan y a Carlitos Martínez agitando en primera línea frente al inexistente escenario mientras sonaba mi banda, luego de que ellos la rompieran y volaran también los techos de ese otro sótano.

Ariel Scarpa