Escarnio: Refrescando El Metal

El panorama local se vio sacudido por la irrupción de Escarnio y su potente propuesta. Sonidos basados en el metal con toques de otras influencias, lo cual los torna enriquecedores. Su aparición viene de la mano de la edición de su disco homónimo, el cual es una excelente carta de presentación de lo que banda puede hacer. Los responsables son Gustavo Guscore en voces, Ignacio Carrión en batería, Miguel Zorrilla y Diego Lema en guitarras y Nicolás Barrios en bajo. Para profundizar en lo que la banda tiene para decir, conversamos con Gustavo y Nico, y esto fue lo que nos contaron.


SR: ¿Cómo surge la idea de juntarse para formar Escarnio? Uds. vienen de múltiples bandas y proyectos anteriores.

Gustavo: La banda sale de una anécdota: yo tenía otra banda y habíamos terminado un toque en un boliche y a último momento me comunican que el flete que me iba a ir a buscar con todos los equipos, no venía. Eran las 3 y media de la mañana y yo estaba con un montón de equipos alquilados en la calle. Miguel Zorrilla, actual guitarrista de la banda, había ido al toque y se ofrece a hacerme el flete con una camioneta que tenía. Entre comentarios, anécdotas y risas, como chiste o broma me sale decirle de hacer una banda. Se lo dije como algo en el aire; ambos teníamos banda. Yo lo tenía como un muy buen guitarrista y, sin menospreciar, pensaba “este loco qué me va a dar bola”. Me dijo que sí, pero yo pensé que era una cosa como para seguir el cuento. Pero después me llamó y me escribió para decirme que en realidad estaba interesado. Ahí como que empezamos tímidamente y de a poquito a juntarnos los dos para intercambiar ideas y ver hacia dónde queríamos orientar el género y la música.

SR: Estamos hablando del año 2019, ¿no?

Gustavo: Sí, 2019. El primer integrante que se nos suma es Diego Lema en la otra guitarra. Yo no lo conocía, lo habíamos ubicado en esas páginas de Facebook de músicos de acá. Tuvimos la suerte de que el loco estuvo súper afín. Es tremendo músico y pegamos onda, que eso es bastante importante, también. Después fuimos por un bajista, que no duró ni 15 días porque no daba con el perfil y no le interesaba como a nosotros. Fuimos cambiando hasta llegar a Nicolás, el Lobo. Antes de que llegara él, en la batería teníamos a un amigo mío, también de nombre Nicolás. Por distintos motivos personales y en buenos términos, él decidió dejar la banda. Ahí es cuando aparece Ignacio, que es el batero actual.

Nicolás: Se puede decir que prácticamente la banda surgió o de casualidad o, ya para el lado más místico, porque se alinearon determinados planetas.

Gustavo: Fue algo como todo muy casual. Yo podría haber dicho cualquier otra tontería para pasar el rato en el flete. También el conseguir un guitarrista que no conocés por Facebook y que sea buen músico, responsable, cumplidor e interesado, con buena onda.

Nicolás: Aparte, además, enganchar que Miguel estuviese en ese lugar, en ese momento, con un vehículo y que se ofreciera.

SR: Cuando la banda ya estaba conformada, ¿tenían un norte, sabían para dónde iban o estaban viendo qué se generaba?

Gustavo: En principio lo que la banda quería hacer era una especie de stoner metal. En el EP… queda a libre interpretación. Creo que se notan unos tintes de groove. Hasta el momento, creo que estamos todos medio conformes para el lado que va orientada la banda. Algunos de los temas que están en el EP son temas que ya venían trabajados, aunque le faltaban detalles. Con la llegada de Nicolás y de Ignacio, se pudieron redondear y salieron otros dos temas más. Estos dos temas fueron de la mano con la idea que teníamos con Miguel y Diego.

SR: ¿Qué les parece que tiene Escarnio para aportar a la escena del metal?

Nicolás: Creo que la palabra correcta podría ser algo de frescura, porque me parece que lo que hacemos, no voy a decir que es innovador, pero sí creo que es un género el cual tampoco podría definirlo. Inicialmente, la idea era una cosa, pero hoy por hoy tiene otros matices de otros géneros. Hay stoner, pero encuentro que hay algunos pasajes de doom y de groove, también hay pasajes de rock pesado. Capaz que por ahí, a lo mejor podría ser un poquito difícil catalogar en un género específico. Y a raíz de todo eso, creo que es lo que le da un poco de frescura a la escena y a la movida en general.

Gustavo: Los viejos de siempre haciendo cosas frescas.

SR: El disco tuvo muy buena repercusión. ¿Por qué les parece que tuvo esa buena recepción?

Nicolás: Creo que podría ser una conjunción de cosas. No quiero sonar ostentativo, pero suena bien. Tiene buenas composiciones y está bien ejecutado. Creo que el arte gráfico, que es muy bueno, también acompaña toda la parte musical y de sonido. Creo que esa es la conjunción de cosas que hace que haya tenido la repercusión que tuvo. Y también, al tratarse de un EP, la cantidad de temas que tiene hace que te quedes con un poco de ganas de más.

SR: El EP es un muy buen formato, tiene varias ventajas.

Gustavo: Hoy se vive un poco más rápido, y el EP es de cinco temas, por lo que es dinámico, objetivamente hablando. Si bien los cinco temas siguen una línea, cada uno tiene como algo particular que los diferencia. Le metimos trabajo atrás de esos temas, al punto que llegó un momento en que decíamos “basta de ensayar estos temas”. Pero creo que es fundamental para poder plasmar cada tema lo más pulido posible y sacar la mejor versión.

Nicolás: Aparte creo que el EP es una versión bastante amigable, por llamarlo de alguna forma, con los tiempos que corren. Hoy con las redes, Spotify y la descarga de música, no se consume tanto el formato disco, pero al ser un EP con pocas canciones, capaz que le da un poco más de chance de ser consumido. Si hubiese sido un disco de 10 o 12 temas, capaz que la historia hubiese sido otra.

SR: ¿Por qué se llama Cuervos? (Nota: confusión momentánea del nombre del disco).

Nicolás: En realidad no se llama Cuervos, es homónimo. Es un poco intencional, con respecto a lo que ha pasado ahora.

Gustavo: Justamente es para que genere eso. Hay un tema que se llama “Cuervos” y tomamos la idea de ahí para hacer el diseño gráfico y la tapa del disco, porque dentro de los temas, era uno que es bastante particular para mí, que le puse la letra. Como que podés englobar con esa imagen del cuervo, con esa canción en particular, y podés hacer un paneo general de lo que vivís a diario, de lo que ves, lo que hay y lo que pasa en el mundo en que vivimos. Me pareció una buena iniciativa tomar esa línea para hacer una tapa. Nos inclinamos un poco por eso, casi sin querer, porque después de que estuvo la idea formada, hasta a nosotros nos sorprendió un poco. Queda un poco como un juego sin intención y a la vez capta la atención de algunos escuchas.

Nicolás: Es como si fuera un juego de despiste, por así decirlo. Podía inducir a que el EP se llamara de esa manera.

Gustavo: De repente va un poco de la mano el cuervo con lo homónimo del EP. El nombre de la banda surge como una anécdota, también. En el momento en que nos estábamos decidiendo por el nombre, había un revuelo en el ambiente del metal y mucha romería de almacén, mucho escarnio en las redes sociales. Por eso también podría decirse que jugábamos con la tapa de un cuervo y un ojo en el pico, por todo aquello que no aporta ni suma nada y es siempre un chimento berreta. Era como una especie de nuestro propio escarnio a eso.

SR: ¿La tapa puede tener que ver con aquello de “cría cuervos y te arrancarán los ojos”?

Nicolás: En parte, también. El mensaje también está.

Gustavo: Interpretativamente, podría asociarse. Por el lado del ojo, las redes morales o todo eso que está ahí a la vista y genera controversia. Siempre hablar más rinde más que hablar bien. Si yo te hablo mal de algo, estamos una hora hablando. Ahora, si yo te doy para adelante con algo, es eso y se quedó ahí.

Nicolás: La imagen de atrás también juega un poco con lo que es el nombre de la banda. La simbología del cepo es un poco, pongámoslo de esta manera, una especie de mensaje subliminal de que cualquiera puede estar ahí, hoy por hoy.

SR: ¿Cómo incitarían a alguien que no conoce a la banda para que escuche el disco?

Gustavo: «Escuchalo, no te vas a arrepentir» (risas). A todo el que le gusta la música pesada o el metal, le va a encontrar algún atractivo, o no. Pero pienso que podría ser una chance a que se escuche algo un poco distinto. Lo hacemos en español, no por ideas; es un desafío hacerlo en español, es un poco más exigente, más complejo. Por ahí podría ser un desafío ponerle oído y ver si gusta o no gusta, en español, lo que tiene el EP para brindar.

SR: ¿Tipo como un descubrimiento?

Gustavo: Podría decirse. Hoy la escena tiene muchas bandas muy, muy buenas. Se aprecia muchísimo el trabajo por parte de los músicos, pero también hay muchas bandas que están con el tema del idioma. En algún momento salió una subcultura de la música vikinga, como ciertas orientaciones con las cuales ninguno de nosotros tiene problema, pero simplemente no nos interesaba hacer un género por el estilo, queríamos hacer algo que nos saliera a nosotros y no enmarcarnos en un género ya establecido. Si bien estábamos tirándonos más para el lado del stoner metal, que es un género preestablecido, contradictoriamente no queríamos un poco de eso, y ahí fue cómo se fue gestando esto. Por eso puede ser algo curioso. Puede gustar o no, pero por lo menos es una invitación al oído para que se le ponga un poco de atención.

SR: Las letras son potentes. ¿Quién las escribe?

Gustavo: Las letras del EP son todas mías. Tenemos otras letras, un par de Miguel y otra de Lobo, que son los temas que estamos trabajando ahora. Lo que yo pretendía con las letras era decir mucho con pocas palabras o no ser tan directo en un mensaje. No queremos caer en mensajes concretos, en lo personal, no es lo que me interesaba, sino tener una mirada más generalizada.

SR: Hay una línea.

Gustavo: Sí. La línea que tomo es dar un mensaje o por lo menos decir algo, no contar un cuento de hadas ni inventarme algo que no sea.

Nicolás: Capaz que transmitir un pensamiento y una idea.

Gustavo: O despertar la curiosidad.

Nicolás: Si hay algo que tenemos en claro, es que no somos predicadores.

Gustavo: Que tampoco estamos en contra, es la opción de Escarnio.

Nicolás: Dentro de la parte personal de cada uno, puede ser lo que comenta Gustavo. Dentro de la banda, es más reflejar ideas, sentimientos y vivencias y darlas a conocer. Después de ahí, el que las reciba, que las agarre y las abrace de la manera que quiera.

Gustavo: Hay una anécdota que tengo con Nico sobre un tema que yo escribí, “Viejos brujos”. De alguna manera, me centré en recapitular mis primeros descubrimientos de la música o grandes artistas, que era lo que quería reflejar. Él, al momento de escucharla, le brindó un montón de imágenes y cosas que ninguna tenía nada que ver con mi intención. Pero a mí eso me fascinó, porque ésa era la idea, justamente. Yo no quiero inculcar mis ideas o lo que pienso, quiero que se interprete, que guste y que se vaya la cabeza para donde cada uno quiera.

Nicolás: Cuando empecé a tocar con ellos me pasaron lo que había para ir escuchando y sacando, uno de los primeros temas había sido “Viejos brujos”, pero no tenían nombre definidos los temas, eran tema 1, tema 2, etc.

Gustavo: Ese es un gran problema que tengo: puedo escribir una letra, pero titularlo…

Nicolás: Con respecto a ese tema puntual, un día le pregunté por el nombre. Y él me dice: “Una de las opciones es X (que no me acuerdo cuál era) y otra de las opciones podría ser “Viejos brujos””. Mi padre, que ya falleció hace años, tenía la costumbre cuando algún familiar llamaba a casa y preguntaba por mí (yo generalmente estaba en mi cuarto, escuchando música), le decía: “Ahí anda, con los viejos brujos de él”. Y como que cuadró. Le comenté eso a Gustavo, y como que a los dos nos agradó esa idea y quedó “Viejos brujos”.

Gustavo: Esta banda tiene como pequeños chispazos de magia.

Nicolás: El otro día descubrí una cosa, de casualidad. Si escuchás el tema “Fuego hecho agua”, lo primero que se te viene a la cabeza, por lo menos en parte, es la alquimia. De casualidad descubrí que el triángulo representa el fuego en la alquimia, y el triángulo está en la tapa con el cuervo.

Gustavo: Es verdad, es verdad. El tema es que le generes algo en la cabeza a la gente, eso me rinde mucho más que si me pongo a escribir sobre algo.

SR: ¿Cómo fue la experiencia de Carnival Fest?

Gustavo. Tremendo.

Nicolás: ¡Qué experiencia!

Gustavo: Para la primera edición, yo lo ambicioné. Me puse en contacto, moví cielo, mar y tierra, pero llegué con una grilla que ya estaba cerrada y fue imposible. En esta segunda oportunidad, después de todo lo sucedido por la pandemia, se comunican con nosotros para hacernos la invitación. En lo personal, nunca había tocado en un escenario con esas características: escenario grande, sumamente amplificado, con un sonido bárbaro al aire libre, que es más complejo. Como experiencia, hermosa, divina, la pasé de novela. Como banda arriba del escenario, subimos fresquitos y bajamos todos transpirados. Dimos todo y a nosotros nos encantó. Hablo por mis compañeros y no temo equivocarme, es algo que nos va a quedar en las retinas a todos. Y los muchachos que organizan allá en Paysandú, unos fenómenos, siempre estuvieron a la orden. Estuvieron antes, durante y después. Atentos y brindándonos lo que necesitáramos.

SR: Con el desafío de abrir, además.

Gustavo: Vertiginoso.

Nicolás: En principio teníamos la opción de cerrar, pero se nos complicaba con el tema horarios por los laburos y la vuelta. Fuimos a abrir pensando en disfrutar y vivir todo eso. Y así lo hicimos como si fuera el último día de nuestras vidas, sin importarnos si abajo habían tres personas o tres mil.

Gustavo: Algo que saqué en limpio después de que pasó el Carnival: cuando nos invitan nos proponen cerrar el festival el domingo a la noche. Cuando nos enteramos que cerraba Herrumbre, a mí me sumó, porque no cierra Escarnio un festival de tres días y la banda que ponen a cerrar, es una de treinta y pico de años, una banda re gruesa. Pablo es un tipazo, como todos ellos. Eso me regaló un plus. Además el hecho de estar ahí, capaz que también viralizó un poquito la banda y el EP.

SR: ¿Cuáles son los planes que tienen para este año?

Nicolás: Los planes, que ya estamos trabajando en ellos, son las nuevas composiciones, en primer lugar.

Gustavo: Está la idea de hacer un video de uno de los temas. Y como tema sobre la mesa, está si sacar otro EP o ya tirarnos al disco. Estamos con esa duda del tiempo, la dinámica y la velocidad. De cualquier manera, más material vamos a sacar. Incluso ya habíamos hablado que, si fuese un EP, no va a ser de cinco temas sino que va tener algunos más.

Nicolás: A medida que se van dando las composiciones ahí uno puede vislumbrar para qué lado apuntar.

Gustavo: Otra cosa que me gustaría para poder sacar más material de estudio, es tener algunos temas más de los que editaríamos, para nosotros a la interna tener la posibilidad de elegir. Hasta donde sé, muchas bandas grandes y profesionales se manejan un poco así. Hay muchos componentes que entran en juego al momento de seleccionar las canciones para un EP.

SR: El fin de la pandemia también permite otra movilidad para las bandas.

Nicolás: A nosotros la pandemia nos agarró justo en el momento de armar todo. Por suerte lo pudimos enfocar para todo lo que fue armar, diagramar y grabar el EP.

SR: ¿Tenemos Escarnio para rato?

Nicolás: Sí, sin duda.

Gustavo. Sí, sí. Hay algo que a veces les comento a la banda: al igual que ellos, he tenido bandas anteriormente y todo lo que hice lo hice con la misma pasión y con el mismo gusto que estoy haciendo esto, pero de alguna manera siento que ahora tengo el equipo. Estamos todos muy contentos de cómo nos entendemos al momento de componer o de entrar en sala.

Ariel Scarpa

Enlaces de la banda: