Voces Retro: Fito Páez

La entrevista a Fito Páez que realizamos para nuestro número 17, de noviembre de 1988, surgió imprevistamente. Sabiendo que Fito se alojaba en el Hotel América, fuimos a consultar al hotel en qué habitación se encontraba, sin previo aviso para el músico. En recepción nos dijeron el número y allá subimos (antes pasaba así). El mismo Fito nos abrió la puerta y nos hizo pasar, sin ningún tipo de problema. El reportaje lo hicimos sentados los tres en su cama (era una habitación común del hotel) y se desarrolló con naturalidad, incluso con buena onda por parte de él.


Este rockportaje no lo teníamos pensado, pero aprovechando que Fito Páez se encontraba en Montevideo, decidimos encararlo. De esta forma, conseguimos que el sábado 8 de octubre nos dedicara unos pocos minutos para realizar esta nota exclusiva (como lo son absolutamente todos nuestros rockportajes y entrevistas).

Al enfrentar a Fito Páez (25 años) no quisimos caer en el juego de preguntas y respuestas “difíciles” para hacernos ver como unos intelectuales del rock. La nota fue encarada como todos nuestros rockportajes, y aquí está el resultado:


SR: ¿Qué te llevó a orientarte al rock?

Fito: No tengo una orientación básicamente de rock; tengo formación de jazz, música clásica, y bueno, me gustaban los Rolling Stones, los Beatles y todos los grupos de rock, pero no hago rock ni me oriento al rock de una manera específica. El rock está ahí como está un árbol, un televisor, un grabador.

SR: ¿Cómo definirías tu estilo, entonces?

Fito: Bueno, viene del rock, es rock. Pero es rock argentino, que tiene música latina, hay tango, hay canciones, hay rock and roll, hay música soul, hay de todo.

SR: ¿Qué es lo que buscás vos con la música?

Fito: Nada especial; divertirme, pasarla bien y armar una fiesta de vez en cuando.

SR: ¿Qué tema buscás más cuando componés?

Fito: No me siento ni a escribir ni a componer ni busco nada en especial. O sea, estoy acá y me sale un tema y engancho una frase… por ahí quiero decir algo, por ahí no…

SR: ¿En qué te inspirás, entonces?

Fito: No hay algo especial, no hay musas. Hay momentos en que te encendés y algo sale, pero no sé cómo llamarlo eso.

SR: ¿Por qué esa diferencia entre Giros y Ciudad De Pobres Corazones?

Fito: Y… yo estoy acá y la música me pasa por arriba. Te van pasando cosas y vas agarrando lo que venga y vas armando tu vida, de alguna manera. ¿Quién sabe hacia dónde va?

SR: De lo que has grabado hasta ahora, ¿qué es lo que más te ha gustado?

Fito: Creo que muchas cosas de todos los discos te gustan y otras no. Siempre lo que más te gusta es lo último, porque estás bien actualizado con vos mismo. Pero ya lo último mío son los 6 o 7 temas nuevos que tengo ahora; y el disco nuevo, que se llama Ey!, quedó medio… O sea, está bien, pero ya estoy pensando en otra cosa.

SR: ¿Vos vivís de la música?

Fito: Por el momento, sí. No vivo de otra cosa. Lo que pasa es que hay momentos en que no tengo un mango y me cago de hambre, tengo amigos a quien les voy a pedir guita y me la dan. Pido mil, dos mil australes y me los prestan, y puedo vivir tranquilo; puedo tomarme un taxi, ir a comer afuera, algún día al cine; no paso penurias. De vez en cuando, por ahí, te agarra un mes en que no tenés un mango. ¿A quién no le pasa?

SR: ¿Te creés una estrella?

Fito: Sí (pausa y risas). Y sí, loco. Voy a la calle, me para todo el mundo, no se puede comer tranquilo, te piden autógrafos. No sé si una estrella, eso en definitiva es mierda; pero bueno, sí, soy un tipo distinto.

SR: ¿Y te bancás todo eso?

Fito: A veces sí, a veces no. A veces me quedo en mi cama, mirando la tele, me fumo un porro… a veces no quiero ver a nadie.

SR: ¿Qué preferís: una actuación grande con mucho público o algo en un lugar más reducido?

Fito: Cada cosa tiene lo suyo; por ahí prefiero lo más chiquito. Pero también lo grande tiene lo suyo.

SR: ¿Cómo ves el panorama actual de rock argentino?

Fito: Hay muchos grupos nuevos, de chicos, de pibes. Es muy variado esto: los pibes que viven en barrios de guita hacen una música más fácil, y los pibes que no, hacen una música más revulsiva. Es un poco la realidad de cada uno.

SR: ¿Qué grupos rescatás de los nuevos?

Fito: A mí me gustan Don Cornelio y La Zona, Fabi Cantilo y Los Perros Calientes, Los Ratones Paranoicos. Hay un grupo que se llama La Portuaria que es muy bueno. Nada que me pegue demasiado, pero ésos están bien.

SR: ¿Y a nivel internacional?

Fito: Bueno, Prince, Joni Mitchell… no sé, en este momento no sé.

SR: Decinos qué te parecen los siguientes grupos argentinos: Sumo.

Fito: Creo que fue el único grupo de rock que pasó por Argentina, en serio. Un grupo groso, de rock.

SR: Los Violadores.

Fito: Son buenos, es un buen grupo de rock.

SR: V8.

Fito: A los V8 no los escuché mucho, pero hacen una música que tiene que ver con su vida.

SR: La Torre.

Fito: Me aburre.

SR: Soda Stereo.

Fito: Me aburre. Son muy profesionales y todo, pero…

SR: ¿Cómo es el movimiento under allá?

Fito: Como en todo el mundo: no hay un mango, todo se hace a pulmón.

SR: Pero hay muchas más posibilidades que acá.

Fito: Bueno, hay más boliches, hay más equipos de sonido, hay más equipos de luces, hay más lugares donde ir a tocar. Hay que rebuscársela como se pueda.

SR: ¿Qué conocés del rock uruguayo?

Fito: Conozco todo lo de los Fattoruso, desde que empezaron hasta ahora, todo lo de Rada, algo de Mateo, algo de Los Estómagos, anoche escuché lo nuevo de Níquel y me pareció buenísimo, no el disco sino el material que están haciendo ahora, escuché muy por ahí atrás a Los Traidores una vez, conozco a Jaime, Zitarrosa… De todos rescatás algo lindo.

SR: ¿Qué rescatás de tus actuaciones acá en Montevideo, como ser en los dos Montevideo Rock?

Fito: El público estuvo bien. Lo que pasa es que en ninguno de los dos Montevideo Rock estuve bien yo, estaba muy en otra cosa.

SR: El primer Montevideo Rock era cuando había pasado aquello de…

Fito: Aquella cosa, sí. Fue el primer show que hacía después de aquel rollo, y estaba completamente fuera de este mundo.

SR: En este segundo se te vio mejor.

Fito: Sí, estuvo mejor, pero igual, yo estaba en esos días que no tenés ganas de tocar.

SR: ¿Y para hoy cómo estás?

Fito: Hoy estoy súper bien, estoy al re palo, quiero tocar. Aparte es la primera vez que vengo a Montevideo y me quedo a curtir con la gente de acá y estoy con los gronchos que tocan candombe y hablo con ellos y como que estoy curtiendo la ciudad un poco.

SR: Hablanos un poco de tu intervención en “Sur”.

Fito: La película me gustó. Me parece que Pino me podría haber explotado un poco más a mí como personaje.

SR: ¿Y el video?

Fito: El video fue muy lindo. Es todo el disco. Es un show en vivo mezclado con un mini thriller en el cual se pierde una caja, y la roban, y todos matándose por encontrar la caja, y al final en la caja no hay nada (risas). Y ahora acabo de terminar uno que se llama “Sólo los chicos” que es un clip de un tema del disco nuevo, que es como un video clip para chicos pero completamente chiflado.

SR: ¿Se te ve generalmente actuando en la televisión argentina?

Fito: No. Hace dos años que no voy a la televisión porque no quiero.

SR: ¿Es deformante la televisión para el músico?

Fito: Por momentos sí, porque te dicen: “este tema no lo cantás porque dice una puteada, este tema no lo cantás porque habla mal de esto…”. Entonces, bueno: fuck you, TV. Cuando pueda ir a la tele a hacer lo que quiera, voy a ir; pero no a hacer lo que ellos quieren, si ya lo hacen todos los días.

SR: ¿Cómo surge lo del libro tuyo?

Fito: Mirá, no fue idea mía. Fue idea del tipo con quien hicimos la charla, que se llama Horacio González, que es un gran escritor.

SR: ¿Cómo ves lo de Amnesty en el plano internacional y Amnesty llegando a Buenos Aires?

Fito: Bien, está bien. Mientras liberen a la gente que tienen que liberar, esto está bien.

SR: ¿Firmaste la carta que llevan?

Fito: No, no firmé porque no me ofrecieron firmarla.

SR: Por acá se corrió la bola de que ibas a tocar para Amnesty en Mendoza.

Fito: Lo que pasa es que me pusieron y cuando se enteraron que yo había declarado que Sting no me gusta, me aburría, me sacaron porque podía ser peligroso por lo que yo declaraba.

Cortito y al pie. Un rockportaje cuyas preguntas fueron hechas sobre la marcha, y que creemos salió bastante bien. Quedaron cosas por preguntar, aunque de los 10 o 15 minutos que acordamos en un principio que duraría la entrevista, se extendió por 30 minutos. De todas formas aquí se pueden apreciar claramente algunos pensamientos de Fito. Ojalá la nota les haya resultado interesante.