Rock De Mi Vida – Maximiliano Curcio

Nuevamente el escritor platense, Maximiliano Curcio, edita libros que hablan de rock. En una anterior noticia publicábamos sobre la Serie Rockeros, y ahora presenta dos nuevas ediciones denominadas Rock De Mi Vida, separadas en rock nacional (argentino) e internacional. Aparte de los datos de los libros y del autor, les brindamos una entrevista exclusiva con Maxi.


Editorial Vuelta a Casa y Maximiliano Curcio presentan:

Palabras del Autor

“Estos nuevos libros parten de la idea seminal de ordenar, de forma temática, una cronología de textos que reflejan mi mirada profesional y personal sobre el mundo de la música, intentando trazar el vínculo de amor indisoluble que me une al rock, a lo largo de mi desempeño como comunicador, escribiendo acerca de momentos fundamentales de la historia y el presente de la música que tuvieran como protagonista al mismo. Aquí, estimado lector, usted se encontrará con una serie de reseñas retrospectivas de discos, recitales, películas y bandas sonoras que, de una forma u otra, me han influenciado, prefigurando una suerte de radiografía de un melómano empedernido”.

“Rock De Mi Vida: Crónicas Melómanas Del Rock Nacional/Internacional se conciben desde la construcción emocional hecha de fragmentos de poesía musical que conforman este gran mosaico de líricas y melodías. A lo largo de estas páginas, intento plasmar, con pasión y un profundo espíritu de revisión, el lugar que ocupan, no sólo en mi anecdotario personal, sino en la historia del género, una estirpe de artistas, bandas, álbumes y canciones imprescindibles. Y, busco, a través ellos, tender un puente por medio del cual cada amante del rock pueda descubrir nuevos sentidos que lo maravillen, inspiren y conmuevan”.


Damos paso a la entrevista exclusiva que le realizamos a Maxi sobre este nuevo lanzamiento.

SR: ¿Cómo surge la idea de escribir estos libros? ¿Fue una necesidad?

Maxi: Siempre se escribe desde la necesidad, desde la pulsión incontenible, desde el deseo de transmitir una mirada estética o poética sobre aquello que te conmueve, sorteando las tormentas creativas en la que nos sume el oficio. Aquello que toca tu fibra interior, aquello que anhelás transformar desde tu mirada, se convierte en el próximo Moby Dick a conquistar. La idea primaria de estos libros surgió a comienzos del año pasado, mientras me encontraba finalizando la etapa de escritura de la Serie Rockeros. Comencé a añorar y querer hacer realidad ese proyecto. Sentí que existía otra parte de mi vínculo emotivo y profesional con la música que debía cobrar identidad en estos libros. El título “Rock de mi Vida” no pudo haber sido más autorreferencial y dice mucho acerca de mi vínculo con la música. Te diría que su elección fue un dictado del alma.

SR: ¿En qué te basaste para seleccionar sobre lo que ibas a escribir?

Maxi: A medida que me encontraba finalizando el proceso de recopilación y reescritura de textos para conformar la citada Serie Rockeros, me encontré con cuantioso material que fue descartado -al no cumplir con el canon conceptual de dicha serie- y encontré allí miradas muy valiosas, que tenían que ver con mi tránsito en el periodismo musical y mi ligazón emocional con muchas bandas y artistas que conforman la banda sonora de mi vida. Así es como se fue allanando el camino para que esos textos pudieran ser justamente revisionados y valorados bajo un proyecto diferente. Sentí la imperiosa necesidad de sacar ese material a la luz y de actualizarlo al presente. Junto con la Editorial Vuelta a Casa, convenimos en que la mejor decisión era otorgar a estos libros una impronta de saga en dos volúmenes. En la presente Edición, hay mucho material inédito que fue escrito especialmente durante el último año, para darle a mi mirada sobre el rock no sólo un abordaje retrospectivo, sino un fuerte testamento presente. También se amplía material ya publicado en la Serie Rockeros. Son libros voluminosos, orillan las trescientas páginas cada uno de ellos.

SR: Es sobre rock argentino e internacional.

Maxi: Sí, está dividido en dos volúmenes que vertebran, individualmente, la historia del rock anglosajón y argentino, desde los años ’50 hasta nuestros días. Conceptualmente, ambos se espejan, a través de ensayos que capturan momentos claves y absolutamente subjetivos en su elección. Un puñado de bandas, músicos, canciones, álbumes, shows. Todos inolvidables, necesarios, trascendentales. Es un recorrido cronológico, marcado por décadas o etapas claves, a través de la historia del género en inglés y sus derivados desde el blues, luego en su apropiación a nuestro idioma y el recorrido particular del rock argentino como género popular. Es un mapa musical de mis influencias, una posible radiografía del rock como un género musical que dinamitó sus fronteras y se convirtió en un fenómeno impostergable para comprender el siglo XX, en su tesitura política y social.

SR: ¿Qué tipo de contenido encontraremos?

Maxi: Aquí encontrarán crónicas de shows en primera persona, ensayos que intentan explicar el nacimiento y la proliferación del rock, también efemérides históricas. Se incluyen semblanzas biográficas de grandes artistas y bandas, ejercicios poéticos sobre determinadas obras, en análisis de discos y canciones que han sobrevivido al paso del tiempo y son monumentos para comprender de qué hablamos cuando hablamos de rock. Por supuesto, vínculos del rock con otras artes, como el cine (bandas sonoras imprescindibles) y la literatura (los libros sobre rock son toda una entidad), como prueba de que la intertextualidad nutre al rock de principio a fin. Y todo ello, acompañado de cuantioso material fotográfico y un exhaustivo detalle técnico sobre variada discografía. Lo complejo de este entramado implica la artesanía y el perfeccionismo que demandó su trabajo de edición, a lo largo del último año calendario.

SR: ¿Son libros escritos para lectores fuera de Argentina, también?

Maxi: Absolutamente sí. De hecho, el volumen de crónicas melómanas del rock internacional, como te comentaba, aborda parte de la historia desde la óptica norteamericana, británica y española. Fueron escritos y pensados para todo melómano amante del rock y que entienda al género como una forma de vida, sin banderas ideológicas ni nacionalismos que restringan ningún tipo de juicio estético. Si rastreamos sus raíces, en el género compuesto, tocado y cantado en lengua inglesa, imposible resulta no maravillarnos con fenómenos como The Rolling Stones o The Beatles, por mencionarte dos emblemas cabales. Más global que eso, imposible. El rock no tiene barreras, no conoce de límites idiomáticos ni de idiosincrasias geográficas. Es parte de la religión. De hecho, y haciendo hincapié en los lectores fuera de Argentina, vale comentarte que varias de las figuras tratadas en el volumen de rock nacional son emblemas de la música a nivel mundial. La música es un lenguaje universal, es un alimento espiritual, es una oración tribal. De manera que ambos libros están pensados para todo aquel que pueda resonar en la naturaleza del rock como una necesaria forma de disidencia.

SR: ¿Cuán difícil es escribir sobre música, algo que se transmite de forma totalmente diferente?

Maxi: Como toda forma de arte que analicemos, llevar la escritura al territorio crítico y analítico implica una serie de riesgos, pérdidas y ganancias. Decodificar en lenguaje musical, hacer de él un recorte teórico, sintetizar influencias, deconstruir el sentido de ritmos, tímbricas y poéticas, lleva consigo una gran dificultad. A fin de cuenta, como consumidores y creadores de cultura, lo que hacemos es tamizar una expresión artística bajo nuestra propia mirada, indudablemente imbricada a nuestras experiencias personales. Así resuenan dichas músicas, e intentamos perpetuar ese eco en cada lector, despertar nuevas subjetividades. En lo personal, intento revelar la esencia de aquellas canciones y discos, desnudar el gen de aquellos artistas y bandas, que me fueron revelados en mi juventud. Primero como melómano empedernido, luego como periodista musical. Allí la labor de escritor se asemeja a la de un prisma: refractamos, reflejamos y descomponemos aquel mágico descubrimiento. Escribimos sobre aquellos rockstars que alguna vez soñamos ser. En estas páginas hay sólo gratitud eterna hacia mis grandes héroes.

SR: ¿No está siendo tarde para escribir sobre rock? ¿O lo que buscás es redimensionarlo y volverlo a su sitial de privilegio dentro de la cultura?

Maxi: Sendos libros están prologados por tres excelsas plumas. Amistades y colegas del medio, entendidos en la temática: María Nieves Gorosito, Carlos Avalle y Juan Carlos Diez. Ellos grafican este apartado mejor que yo. Hablar de rock es más pertinente que nunca. No creo que todavía sea tarde para escribir sobre rock, menos aún que mi tarea sea la de redimensionarlo. El rock sabe acomodarse al vertiginoso transcurrir del tiempo y salir ileso. Se reinventa, renace y se redescubre a los ojos de las nuevas generaciones. Lógicamente, como todo escritor, tengo la responsabilidad y el honor de colocar, bajo mi mirada y mi escritura, cierta mirada que dimensione la importancia de estas bandas y artistas que forman parte de nuestro olimpo musical. El rock goza de excelente salud y, si bien la industria discográfica ha cambiado ostensiblemente, creo que las formas establecidas por el rock están tan arraigadas en la cultura como su iconografía estampada en el alma, el corazón y las remeras de miles de fans que siguen vibrando en los conciertos de sus bandas favoritas, o en la escucha íntima de líricas y melodías que no perecerán y que son el testamento vivo de su legado. El rock acompañó la transformación del hombre de su tiempo, como toda forma de arte fundamental para entender el porqué de ciertos procesos y dinámicas culturales que lo tuvieron como exclusivo protagonista.

SR: ¿Cuál te parece que es la función del rock hoy a nivel social?

Maxi: Desde sus comienzos hasta hoy, existe algo que se ha mantenido invariable. El rock llegó para despertarnos de un letargo, para romper normas y reglas establecidas, para posicionarse, en su divergente terreno de resistencia, en contra de todo aquello que nos oprime, suprime y segrega. El rock es y será rebeldía, naufragio y salto sin red, rabia en estado salvaje y mensaje social urgente. Primero fue un fenómeno de culto que bailamos de modo incesante, luego acompañó la desfachatez de una juventud que se despabilaba al amanecer del hippismo y el flower power bajo el lema de “sexo, drogas y rock & roll”… Pero la verdadera revolución llegó cuando el rock se convenció de que, más allá de estar de moda, podía convertirse en un instrumento transformador que identificó su lucha al sentir popular. Eso le dio un poder grandioso: el rock pervive como brújula y motor de cambio permanente.


Biografía del autor

Maximiliano Curcio nació en la ciudad de La Plata, en 1983. Es escritor, productor audiovisual, investigador cultural, docente y comunicador. Realizó críticas, columnas de opinión y ensayos culturales, sobre diversas áreas artísticas, para distintos medios gráficos y digitales, desde 2004 hasta la fecha. Especializándose en el periodismo de rock, reseñó discos y recitales; también llevó a cabo coberturas de festivales de cine, estrenos teatrales, presentaciones literarias y muestras de arte. Autodidacta y de espíritu artístico inquieto, ha incursionado en la fotografía. En el año 2016 creó el “Espacio Cultural Siete Artes”, un portal de enseñanza a distancia y divulgación de contenidos artísticos, tarea que complementa con el dictado de ciclos de cine y talleres grupales en diversos centros culturales. De forma paralela, ha emprendido numerosas tareas de gestión cultural. Desde 2018 es director de la “Revista Cultural Siete Artes”, donde ha entrevistado a importantes personalidades del ámbito artístico nacional. Es columnista semanal de los programas de radio “La Cultura del Payaso” (NTV Radio/Buenos Aires), “Letras Encadenadas” (Radio Sapiens/España) y “¿De Qué Lado Estás?” (Radio Única/La Plata); también productor y conductor de contenidos radiales y audiovisuales para el “Canal Siete Artes”. A la fecha, ha publicado la antología de libros de cine THE END y la serie de biografías musicales ROCKEROS, sendas labores destinadas a la investigación sobre la historia del cine y la música.

Ariel Scarpa