De La Nada – Sabremos Cumplir (2020)

Tremendo disco de De La Nada. Ya la portada nos anuncia que el contenido será ardiente. Y efectivamente lo es, musical y letrísticamente. Con un título extraído de la letra de nuestro himno, el disco se perpetúa como una declaración de principios atrás de otra. Los conceptos van saliendo disparados estrofa a estrofa, tema tras tema, componiendo una obra contundente. Es casi imposible extraer frases, porque habría que transcribir los textos por completo.

Las canciones cuentan con efectivos arreglos que ayudan (y muchísimo) a que los temas no sólo se diferencien unos de otros sino que dentro cada uno se creen diferentes climas. Los instrumentos suenan muy empastados y afirman la contundencia de lo que busca expresar, perfectamente transmitido en la voz y los coros. Destacado trabajo de la guitarra, fundamental lo del bajo y muy iluminante lo de la bata: una fórmula que sorprende a cada minuto. Una amalgama de voces + instrumentos + letras que logra excelentes resultados.

Sabremos Cumplir es el primer disco de De La Nada, grabado de forma autogestionada entre enero y marzo de 2020 en su propio estudio, siendo mezclado y pasterizado por Diego Ernst. Cuenta con la participación de Sofi May (Regina, Mudrive), Danilo FK (UnderClan) y Pepe Filgueira (Punkzer). El arte de tapa es de Rocío Álvarez Bel. Componen el disco los siguientes temas:

“Sabremos cumplir”, haciendo honor al nombre del disco y a la frase del himno nacional, deja bien en claro que “nosotros también tenemos algo para cantar”. ¡Y vaya si lo tienen! No sólo en este tema sino en todo el disco. “Drones” es otro claro ejemplo de esta afirmación. Continúa en “Fotos” la excelente combinación de música y letra, logrando en esta última una pieza notable. Sigue “Fricción”, con mucha potencia musical, mientras que el inicio aparentemente calmo de “Pasos en la niebla” puede inducirnos al error de que ha llegado la pausa. No es así, la energía sigue allá arriba, destacándose como una gran canción. ¡Qué letra, la puta madre!

“Miedo” mete miedo desde que comienza a sonar: las voces, el riff. Crudísima letra por la realidad que plantea. La canción va intercalando rapeo con estrofas cantadas, interpretada impecablemente y con notable música: “Obvio que querés sangre si te devorás el 4 en el sillón. La prioridad de la autoridad es sacarle el vino a los pibes, en vez de preguntarles ¡¿qué carajo están tratando de olvidar?! Tremendo. “Anestesia” trata de devolvernos a otro clima con un estribillo más calmo, pero la letra sigue siendo potente, donde aparece el tema de la utopía, algo que se ve que la banda destaca. La potencia con que inicia “Reincidentes” no es objeción para que se transforme en uno de los temas que más queda sonando en la cabeza luego de repasar el disco. Logradísimos los coros; un plus. “Tu voz” nos trae una temática más relajada envuelta en otra buena canción, seguido de “Utopía”, que vuelve al tono general de las letras (“La utopia más bonita de vivir en libertad”) con mucha polenta que se refuerza en las partes instrumentales. El cierre del disco queda en manos de la introspectiva “Sanar”, redondeando un trabajo notable.

¿Qué más decir? Escúchenlo, experiméntenlo, vívanlo, mientras esperamos que vuelvan los toques en vivo.

Ariel Scarpa