Tamalandra en Sala Lazaroff

Tamalandra se presentará el próximo 9 de diciembre en la Sala Lazaroff. Será a partir de las 20 horas, y el costo de las entradas es de $250. Las pueden adquirir en Tickantel. Para profundizar un poco en esta banda, les presentamos una pequeña biografía y unas cuantas preguntas que les hicimos sobre el toque.


Tamalandra es una banda de rock de Montevideo, Uruguay, fundada el 22 de abril de 2016 por Sebastián Melgarejo (voz y guitarra), Martín Moreira (guitarra) y Cristhian Marino (bajo y coros), a quienes posteriormente se les sumó Jhonnie Melgarejo (batería) para conformar la primera integración de la banda.

Al día de hoy y tras un año de receso, vuelven a configurarse para salir a la cancha en febrero de 2020, pero esta vez, con nuevos integrantes y un sonido más definido. En la actualidad la banda está conformada por Martín Moreira y Cristhian Marino en sus roles originales, Javier Sánchez en la voz, Diego González en batería y Santiago Sahagian en guitarra.

El nombre Tamalandra surge como consecuencia de su sentido de pertenencia barrial, ya que el mismo nace de una expresión inventada por un personaje muy popular en su zona de crianza, y contra todo pronóstico, en realidad solamente tiene el siguiente significado: “hasta mañana”.

Tamalandra debutó en Amarcord el 9 de junio de 2016 y desde entonces comenzaron a tocar en diversos espacios culturales y salas tales como la Experimental Malvín, Amarcord, Pony Pisador, El Tartamudo, Bluzz Live, etc, y en diversos festivales como el Rock Canario IV o el RCM Fest V y VI, entre otros.

En cuanto al género, se mueven en una frontera que va dentro del grunge y el pop; y dentro de esto mismo acompañan ese estilo con letras que vienen muy cargadas por un marcado mensaje social, al que por supuesto se le suman esas historias y sentimientos generados por algunas personas que fueron (o son) parte importante de la vida de algunos de nosotros.

Con la formación actual, continúan trabajando para seguir brindándole a sus seguidores un mejor contenido.

Entrevistamos a Cristhian Marino, bajista de la banda, para saber algo más sobre el toque.


SR: ¿Cómo es Tamalandra en vivo, qué le ofrecen al público?

Cristhian: Tamalandra es una banda de amigos que busca decir cosas a través de la música, y eso, precisamente, es lo que intentamos transmitirle a nuestro público en las presentaciones. Contarles y transmitirles nuestras alegrías, compartir nuestro mensaje sobre las causas que nos sensibilizan y envolver todo esto con nuestra impronta. La garra, el humor y el espacio para las reflexiones nunca pueden faltar en un show de Tamalandra. Eso somos, eso compartimos y eso es lo que nos mantiene vibrando.

SR: ¿Qué verá el público en este toque?

Cristhian: La idea con este toque en particular, es reafirmar nuestro sentido de pertenencia con el barrio. Estamos súper contentos y motivados por contar con una sala de estas características en la zona de origen de la banda, y por supuesto, por ponerle un cierre por todo lo alto a este año, tan difícil para todos.

SR: ¿No hay banda telonera?

Cristhian: ¡Sí la hay! Nos van a estar acompañando los amigos de La Bruja, que se van a estar presentando en formato acústico.

SR: ¿Se sienten a gusto de tocar en una sala con el público sentado o prefieren a la gente de pie y agitando?

Cristhian: Yo creo que ambas cosas se disfrutan por igual. Tocar en un teatro te permite darle un espacio a otra clase de personas (hijos, etc.) que por algunos motivos (sobre todo la edad) no pueden acompañarnos en el circuito bolichero. Amén de esto, no hay dudas de que la combinación agite + distorsión + pogo es inigualable, y si de yapa el público corea las canciones, el coctel sale perfecto.

SR: ¿Cómo han preparado este concierto?

Cristhian: La preparación se da en paralelo al proceso de grabación que veníamos transitando. Hace unos meses nos metimos al estudio (Shadow Music), a preparar los tres cortes de difusión de lo que será nuestro primer disco, y durante ese proceso surgió la idea de presentarnos antes de cerrar el año, un poco para despedirnos, un poco para sentir el calor de nuestra gente, y otro poco para sacarnos las ganas de meter un poco de disto en público. La idea es volcarle a nuestra gente un poco de lo que venimos trabajando estos últimos meses y recordarles que a pesar de la pandemia y de todo el contexto, seguimos acá y más vivos que nunca.

SR: ¿Qué expectativas tienen sobre el toque?

Cristhian: Las expectativas nuestras siempre son las mismas y podrían resumirse en la siguiente frase: “Disfrutarlo como si fuera el primero, gozarlo como si fuera el último”. Trabajamos para dar lo mejor en el escenario, con ensayos, reuniones y largas charlas. Pero cuando llega el día, la consigna es fluir y disfrutar. La clave para nosotros está ahí, en cultivar esa magia, entre nosotros y con nuestra gente. ¿Y qué significa esto? Bueno, los esperamos a todos el 9 de diciembre en la Sala Lazaroff para descubrirlo.

SR: ¿Qué sigue después de este toque?

Cristhian: Nuestra idea para cerrar el año es presentar los cortes de difusión del disco, ponernos a rodar el video, y si todo rueda como queremos, largar en todas las plataformas “Reina de la ciudad”, “Sabés” y “Loba de ojos rojos”.

Entradas en Tickantel