“The Last Rebel” de Lynyrd Skynyrd

Nos enfrentamos nuevamente ante uno de los emprendimientos de mayor producción de calidad en cuanto a obras musicales se refiere. Los Lynyrd Skynyrd son fundamentales en el rock americano en su generalidad, dado que el estilo sureño al cual se los encasillaba, les ha quedado chico. Por lo tanto, hagan lo que hagan será un suceso que importe a un poco más de sujetos que aquel único paisano oriundo de Kentucky, de gorro cowboy, tejanas con espuelas y que mastica una hoja de hierba de pasto.

Una consecuencia natural de la masividad que han obtenido es el hecho que seamos muchos los que estemos pendientes de sus acciones. Ahora bien, no creo que caiga de igual forma en todos el descubrir movimientos de los Lynyrd que sean indescifrables, poco entendibles o con doble intención. Y esto porque habemos algunos que somos un poco o bastante nerviosos respecto a las bandas de nuestros amores. Además, por los tiempos que vivimos, o mejor dicho, sufrimos, no estamos para sobresaltos, ya que hace tiempo que la banda viene regalándonos de estas sensaciones.

Ya vimos como en 2017 suspendieron la gira por Sudamérica por la aparición de una repentina enfermedad de un familiar de un integrante de la banda. Véase que no era cualquier suspensión de gira, dado que para los Lynyrd iba a ser la primera vez que pisaran tierras sudacas. Y la nueva fecha está aún sin dilucidarse.

Como ya sabemos, han detenido su gira despedida por los estragos causados por la pandemia, durante la cual hace cuestión de un año exactamente, sacaron un tema nuevo sobre el cual ya nos referimos en una anterior reseña.

Es una canción de índole despedida y agradecimiento donde nombran y recuerdan a todos los anteriores músicos integrantes de los Lynyrd que se encuentran en la actualidad fallecidos. Todo bien. Pero ahora nos venimos con otro mensaje subliminal… Y esto así no puede ser. ¿Por qué ese tema? ¿Por qué ahora?, ¿qué nos quieren decir? Son muchas preguntas y pocas respuestas. Para los extremadamente nerviosos y de mentes extremadamente voladoras, esto no nos hace bien. Es como en esos momentos en que “patronal” (la doña) te grita: “¡¡¡¡¡Robertooooo!!!!!, ¿y esto…?”, y tu viaje hasta el lugar te hace pasar toda tu vida por delante tratando de decifar con qué se viene. O cuando te dice: “Gordo… tenemos que hablar”… Uhhhhhh. Te quedás pensando, ¿y ahora qué? ¿Qué quiere? ¿Qué hice?… Uffff.

Por eso. En mi modesto hobby de escuchar música, no puede sucederme lo mismo. NO me merezco estas noticias a medias, o estos sobresaltos. ¿Y a qué viene todo esto? Por lo siguiente.

El pasado día sábado, en el cierre del mes de abril, los oriundos de Jacksonville, decidieron reflotar una ya conocida vieja versión acústica de un tema propio editado años antes. Así es que publicaron nuevamente la versión del tema “The last rebel” en formato acústico, la cual grabaron para el octavo disco de la banda del año 1994, el tercero con Johnny Van Zant como vocalista, titulado Endangered Species.

En verdad este disco es una especie de promoción del disco de estudio anterior, llamado The Last Rebel de año 1993, el cual se compone de varios temas clásicos de la banda en versión acústica grabados en programas de radio, y a pesar de incluir versiones acústicas de temas como “Sweet home Alabama”, “Saturday night special” y una de “Heartbreak Hotel” de Elvis Presley, el álbum tampoco logró el objetivo por el cual fue concebido, dado que apenas obtuvo un mísero escalón número 115 del chart Billboard 200.

La canción habla de que: “Hay un caballo gris inmóvil, mientras un soldado se sube a la silla para dar un último paseo. La lluvia cae de su sombrero. Puedes ver las sombras del pasado escritas en sus ojos “.

Lo que Johnny canta sobre un hombre que es el último de su especie, se traduce dentro del conglomerado Skynyrd como que “The last rebel” refiere al guitarrista Gary Rossington, el último miembro superviviente de la formación original que todavía toca en la banda, lo cual por si no se han percatado, significa además que fue un sobreviviente del accidente aéreo. Uno piensa que es difícil superarse, y dado en este caso que la versión original de “The last rebel”, grabada para el disco homónimo de 1993, está muy marcada por la guitarra y es un fabuloso tema, sucede que al año siguiente, logró convertirse en un tema acústico que de alguna manera hizo que aún fuese más inquietante que en su versión original.

De todas formas,me sigue dando vueltas en la cabeza el porqué de esta selección particular, ya que, y por ejemplo, existe también en ese disco una versión acústica muy bien lograda del laureado éxito mundial “Sweet home Alabama”.

En fin, lo que aparece en una primera instancia son estos significados alrededor de la figura de Gary Rossinton, quien con su 67 años de edad, operado hace un año del corazón, casado con una corista de la banda, padre de dos hijas y de gira con su mayor y más exitoso proyecto musical, sabe que la Parca esta ahí a la vuelta de la esquina esperando por un descuido o exceso en el consumo de esos “polvillos mágicos” los cuales tanto le gustaba disfrutar.

Así continua, sin prisa pero sin pausa, haciendo lo que más le gusta que es rockear para deleitar a millones con su suerte a su lado, no descansa y continúa de pie sin importarle cuándo llegará ese indefectible momento en que para él, el tiempo será inmóvil y la pausa eterna.

Tomás Cámara