Cashetano La Merluza: Shhh… toca La Merluza!!!

La banda Cashetano La Merluza se presenta en el 5 de noviembre en el Auditorio Nacional del Sodre, Sala Hugo Balzo a partir de las 21:00 horas. Las entradas están a la venta en Tickantel.com.uy a $450.

Esta presentación disparó el “Rockportaje” que teníamos en carpeta desde hace un tiempo. Hablamos de sus inicios, su proyecto, el álbum, y las novedades para el toque del 5 de noviembre. Estuvieron presentes su vocalista, Andrés Monin y su bajista Martín Patiño (El Paty). He aquí un resumen de la charla.

SR: La primera pregunta es de orden, ¿de dónde sacan el nombre?.

Andrés: La historia es que nos juntamos a ensayar por setiembre y en diciembre nos invitan a tocar, teníamos 3 temas propios y un cover de Divididos. Era un show de La Chancha y no podíamos decir que no. El toque era el día del fin del mundo, 21 de diciembre de 2012. Entonces el afiche de publicidad se hacía al día siguiente en que nos invitaron y no teníamos nombre. Estuvimos discutiendo en una vereda más de dos horas y no salía nada, y en un momento se iluminó el baterista Ángelo Bonavota proponiendo el nombre, haciendo alusión a la frase que decía el almacenero del barrio. El tipo cuando se iba el dueño se tomaba un vinito o se fumaba un faso atrás del mostrador y decía: “esto lo hago acá de cashetano la merluza”, por eso la sh de “shhh…  ¡silencio!”. Y nos gustó y quedó, aunque hoy la mayoría de la gente nos dice La Merluza. Es un nombre con humor y las letras al principio tenían ese toque de humor o ironía, y entonces como que pegaba bien. Tal vez hoy, en donde las letras se han tornado más reflexivas, ya no pega tanto.

SR: ¿Se consideran una banda de rock?

Martín: Sí, es una fusión, pero la actitud es rock.

Andrés: No hacemos rock puro, el guitarrista no usa distorsión. Nosotros hacemos un rock bailable, un rock que coquetea con la electrónica, con el funk. Pero somos una banda de rock, sobre el escenario tenemos actitud de rockeros.

Martín: Yo creo que somos una banda de rock porque trasmitimos mucha energía e impronta sobre el escenario. Tenemos mucho contacto con el público y hay un ida y vuelta propio de una banda de rock.

SR: Cuenten la historia de la banda, ¿cómo se forma, cómo va evolucionando?

Martín: La banda nace en el 2012, pero antes éramos un power trío con Ángelo Bonavota, Andrés Espina y yo. Nosotros estábamos en una banda que se llamaba Fungo y hacíamos hard rock onda Divididos, La Renga. Nos separamos, pasamos por otras bandas, y en 2012 decidimos volver con nuevas ideas. Empezamos a buscar un cantante y dimos con Andrés Monin, que ya lo conocíamos.

Andrés: Yo tocaba en 2 Dedos de Frente, que era una banda de punk. Aunque nunca entramos en el circuito de bandas punk, lo nuestro era punk con humor, era raro. Un punk estilo Polla Records con dos guitarras pero con letras más parecidas a Leo Masliah o Cuarteto de Nos.

Martín: Como decía antes, invitamos a Andrés a unirse al proyecto porque lo conocíamos, porque es un gran frontman, tiene mucho escenario arriba; además es comediante, se dedica al stand up y nos pareció que podía ser un gran aporte. Él se copó con la idea y nos pusimos a ensayar con lo que teníamos.

Andrés: Recuerdo el primer día de ensayo. Llegué un poco más tarde que ellos y escuché algo que estaban tocando y les dije, “¡¡¡bo!!! Tengo la letra para esa canción”, y ustedes quedaron pirando. Ja ja ja.

Martín: Retomando lo de la integración, el último ingreso fue Hernán Rusner en teclados. En ese momento buscábamos darle un cambio de rumbo a la música que estábamos haciendo. Comenzamos a investigar qué líneas distintas podíamos hacer, a incluir algún groove. Buscábamos otra estética, otra sonoridad.  Hernán era amigo de la banda, siempre estaba en la vuelta y necesitábamos un tecladista y lo invitamos.

SR: ¿Quién es el encargado de escribir las letras?

Andrés: Yo y Andrés Espina, que es el guitarrista que también canta en algunas canciones. Él canta muy bien y tiene su impronta, además de tener otro matiz de voz. Siempre estamos cantando los dos, cuando uno canta, el otro hace los coros.

Martín: Tener la posibilidad de dos cantantes nos da otra dinámica.

SR: Una vez formada la banda ¿cuál es la consigna?

Martín: Nuestra idea original era armar la banda para hacer canciones y grabar un disco, pero empezamos a tocar y tuvimos una seguidilla de presentaciones y quedó relegada la idea del disco.

Andrés: No paramos de tocar por dos años, 2013, 2014. Después ya tocamos 3 ó 4 veces por año en Montevideo y alguno en el interior. El tema es que a nosotros nos gusta preparar el show. Trabajamos mucho en audiovisuales, se hace más prensa, va más gente. Aprendimos que al tocar menos nos salen mejor los toques, los preparamos mucho mejor.

Martín: Creo que en este tema lo que aprendimos es en la planificación. Sobre todo después del disco.

SR: El primer disco es un EP del 2015.

Martín: Sí, en el 2015 editamos un EP llamado Tan Limpios. Desde ahí en adelante empezamos a planificar mejor y a depurar canciones. En ese momento marcamos un estilo base para seguir adelante. El EP tiene “Tan limpios”, “La gata & el perro” que es muy veraniego, se hizo en Valizas. Y “Tecnoporno” en una versión muy distinta a la del álbum.

SR: Y llegamos al álbum Tecnoporno.

Andrés: Este disco es bastante conceptual, tiene un hilo conductor en las letras que hablan con ironía de lo que es la tecnología, la individualidad, lo positivo y lo negativo de estar tanto tiempo conectado, de estar tan observados y tan observantes. Hay canciones con más humor o ironía y otras con un tinte más reflexivo. Tratamos de que todas las canciones tengan un eje temático y coherencia en las letras. El propio nombre del disco Tecnoporno habla de la exposición a la que nos sometemos.

Martín: Sí, ahí decidimos planificarlo bien, hacer 25 canciones, ir con un productor, ver qué teníamos que financiar. Se hizo el proyecto con el MEC y con el FONAM. Por suerte se obtuvo y, sumado con algunos fondos de la banda, arrancamos. Ahí empezamos a trabajar con Sebastián Peralta.

SR: ¿Qué aprendieron de trabajar con un productor de primera línea como Peralta?

Martín: A organizarnos, a planificar. Nos ayudó a enriquecer el aspecto musical, buscar cómo potenciar cada tema, nos enseñó a poner el ojo más clínico en algunos detalles.

Andrés: Hubo temas que los dejó de fábrica y otros los modificó. A mí me marcó cosas en el canto. Pero uno tiene que ir dispuesto a escuchar y a aceptar las correcciones.

Martín: Tuvimos unas reuniones previas para explicarle el espíritu de la banda y qué era lo que pretendíamos. Después él hizo su aporte. Fue una experiencia de la que aprendimos mucho.

SR: ¿Cómo fue la presentación del disco en Bluzz Live?

Martín: Bueno, fue la frutillita de la torta. Presentamos el disco en Bluzz Live un 30 de noviembre. Se hizo mucha prensa, con mucha planificación y por suerte lo agotamos. La experiencia de Bluzz fue única y muy sentida, y creo que hablo en nombre de toda la banda. Formamos un equipo de trabajo muy bueno y eso es muy importante para una banda.

SR: ¿El covid los frenó totalmente, o buscaron aprovechar el tiempo en otros aspectos?

Andrés: Sí, nos frenó. Teníamos planificados varios toques y sólo quedó uno en pie que pudimos reprogramar. Estuvimos tres meses sin ensayar. Igual compusimos 4 canciones que posiblemente estén en nuestro próximo disco.

SR: ¿Pesan lo mismo las letras que la música para ustedes?

Andrés: Para mí 33% melodías, 33% letras, 33% música.

Martín: Yo creo que la lírica en el disco toma una preponderancia muy fuerte. Y hablan muy bien de la evolución de quienes hacen las letras. Para mí es un 50 y 50.

SR: ¿Cuál piensan que es el fuerte de la banda?

Andrés: El fuerte de la banda son los shows en vivo. La energía que trasmitimos, es todo muy loco. Me dejo llevar y armo un show de agite y la gente participa, eso fuera de pandemia. Ahora, éste va a ser tal vez distinto, porque van a estar todos sentados en su butaquita. Veremos qué pasa.

Martín: Reafirmo lo que dice Andrés pero voy un paso más allá y creo que el fuerte de la banda es la madurez que está teniendo. Todos seguimos estudiando y perfeccionando lo que hacemos para que la banda siga creciendo en composición, en estética y, en definitiva, en ser mejores.

SR: ¿Hacia dónde apuntan en lo musical?

Martín: El formato tiene una actitud rock sobre el escenario. En lo musical tiene fusiones de pop, de funk, de disco. En el contenido lírico pretendemos llegarle a alguien, que puedan entender lo que queremos trasmitir y que tenga mucha intensidad. Estamos ambientando mucho con la utilización de secuencias y seguimos investigando para mejorar.

SR: ¿Son una banda distinta a las que escuchamos en el medio?

Martín: Creo que no encuentro algo similar. No significa que seamos mejores ni peores sino que vamos por otro camino, en lo musical, en las letras y en la postura en el escenario.

Andrés: Si escuchás el disco decís que es una banda de pop alternativo, pero si la ves sobre el escenario es una banda de rock, esa es la sensación que tiene la mayoría de la gente que nos va a ver. Nosotros proponemos baile en lugar de pogo.

SR: ¿Cómo se manejan con los medios para la difusión?

Andrés: Nosotros estamos trabajando con un agente de prensa para liberarnos de todo eso. Yo trabajo en medios y tengo muchos amigos, así que para mí me resulta mucho más sencillo que para otras bandas que no conocen a nadie. Pero es desgastante, no se puede estar en todo. Hay muchos artistas, por suerte, y los medios masivos buscan artistas populares y es natural que lo hagan. También están las redes sociales que hacen su aporte.

Martín: Las discográficas grandes todavía tienen su peso en los medios. Esto es por plata y es lógico, hay intereses comerciales de por medio. Igual sigue funcionando lo de “tengo un conocido en tal o cual medio”, eso facilita. Ahora, estoy de acuerdo con alguien que dijo en los Graffiti que en un año de pandemia como éste, los medios deberían darle prioridad a la música uruguaya.

SR: El 5 de noviembre tocan, ¿y después qué?

Andrés: Nos vamos a tomar unos días y después vamos a empezar a trabajar en un videoclip, que se va a hacer en gran parte con material de la actuación del Sodre. Luego tenemos que prepararnos para los toques de verano; tenemos confirmado el de Punta Fría, que es todos los años y se pone muy bueno. Y después de todo eso nos encerramos a componer y paramos de tocar no sé hasta cuándo.

Martín: A mí me gustaría agregar que es imposible planificar sin saber qué va a pasar con la situación de la pandemia. Es muy difícil.

SR: ¿Se complica mucho para una banda componer y seguir tocando?

Andrés: Para los que viven de la música, tienen que hacer las dos cosas. Pero a nosotros nos complica bastante, porque además de hacer música tenemos nuestros trabajos y nuestras obligaciones. Cuando nos metemos a componer para un disco nos dedicamos sólo a eso.

Martín: El tema es que a nosotros nos gusta planificar bien los shows y requieren de una inversión y de un tiempo de trabajo, entonces no queremos hacerlo mal y preferimos hacer una cosa a la vez.

SR: ¿Qué vamos a ver en el toque del 5?

Andrés: Primero les cuento que va a ser el show más largo de la historia de la banda. Vamos a tocar el disco entero, el EP, los 4 temas nuevos y un cover. Apostamos a que no sea sólo un show musical, sino que también sea un espectáculo visual. Que la gente que vaya no sólo se encuentre con la música y la energía de la banda, sino con una apuesta de luces, iluminador, mapping, que sea un show para usar todos los sentidos. Van a haber algunos músicos invitados y algunas sorpresas.

Resumiendo, los invitamos a todos que nos acompañen el jueves 5 de noviembre a partir de las 21 horas en el Auditorio Nacional del Sodre, en la Sala Hugo Balzo. Las entradas están a la venta en Abitab o desde sus casas en Tickantel.com.uy. El valor es de $450. Los esperamos.

Ariel Scarpa – Winston Estévez

ENLACES DE LA BANDA: