Jaque Doble – La Máquina Del Tiempo (2020)

Ali González y Raúl Pierri son los responsables de este trabajo discográfico, presentado en formato dúo, que apunta directamente a una evocación de ritmos del pasado remoto, inspirándose en las raíces de la música norteamericana de mediados del siglo XX. Y lo hacen tan bien que cada tema nos lleva a descubrir el siguiente con curiosidad y ansiedad.

Con canciones perfectamente interpretadas tanto en español como en inglés por dos voces muy destacadas, y apoyados en una instrumentación apropiada y ajustada al fin buscado, este trabajo discográfico reboza profesionalidad y da muestras visibles de la intención de hacer bien las cosas.

Once temas integran el cd:

“Gotta Twist” deja bien en claro que se ha encendido la máquina del tiempo y nos ha trasladado hasta la década del ’50. Así como florecía ese ritmo en esos años, este flor de tema abre magníficamente este trabajo. Tiene todos los componentes que debe tener para ser ágil, fresco y completo, digno representante del ritmo. Suena “Pandemia” y seguimos siendo transportados al pasado. El clima musical está muy bien logrado. “So good” apela a que dejemos de bailar por un momento y que permitamos que la aterciopelada voz de Ali nos transporte hacia donde en conjunto queramos ir. So good.

Vuelve la movida con “Mi playa”, un tema cristalino. “El astro” se presenta con mucha calma, permitiendo que se destaquen aún más las voces, muy bien acompañadas inicialmente por un piano. “Baby tonight” se desliza sobre una base inicial muy sugerente. El agregado de los demás instrumentos la enriquece y permite redondear otro tema que tiene todo lo que necesita. Nuevamente aparece el dúo en “Aún”, una composición delicada pero sentida, que no necesita más que una guitarra como marco y fondo para lucimiento de ambas voces. Una joyita.

La diversión retorna de la mano de “El tiempo con vos”, con una base musical que nos retrotrae aún más atrás de los ’50s, con arreglos muy destacados y oportunos. Una fuerte introducción con gaita nos deja al inicio de “Luchador”, una letra dura cantada con dulzura en un contraste inicial bien logrado, que va ganando intensidad vocal a medida que avanza. “Where the river meets the sea” nos ofrece una nueva rítmica muy marcada para apoyar un fraseo vocal que se desliza grácilmente, en algo que parece difícil de amalgamar pero que se logra con habilidad. “Alma de tahúr” cierra a todo ritmo este disco. Por si alguien se quedó con ganas de bailar, ésta es la oportunidad.

Un muy buen disco que refleja el trabajo y dedicación que se le ha invertido. Excelente en los aspectos que se han destacado, rebozando frescura, muy buen sonido e interpretaciones. Es un material que pide varias escuchas.

Ariel Scarpa