Alpelo Rock – Siempre Habrá Uno Más (2020)

Recientemente puesto a disposición en YouTube y Spotify, esta nueva entrega discográfica de Alpelo Rock llega a todos quienes estén dispuestos a disfrutar de un buen disco de rock. Trece temas componen un repertorio con carácter definido y prolijamente ejecutado y registrado. No sólo es un sonido maduro, también es una propuesta interesante.

Estamos frente a un disco equilibrado, muy bien logrado, con sonido destacado. Claramente punk rock del bueno, con letras que tratan un par de temáticas diferentes bien abordadas ambas, logrando muy buenas canciones, que al final de eso se trata. Encontramos dos vertientes musicales y letrísticas, con referencias a temas políticos-sociales o de relacionamiento, con interpretaciones diferenciadas para cada una.

La banda está compuesta actualmente por Pablo Augusto Rodríguez en voz (y letras), Gabriel González en guitarra, Leo Tomaduz en bajo y coros, y Guzmán Vila Gomensoro en batería. Los temas que integran el disco son:

Dulce demonio – Soldado – Mañana no estará

Sicario – Dejar atrás – No voy a llorar

Querés que lo diga? – Por qué te perdí

Mentira! – Celos – El silencio

Adiós amor, adiós – Hoy no es un buen día

Producido por Eduardo Cuadrado. Grabado, mezclado y masterizado por Gustavo Ruvertoni en GR Estudio. Las fotos son de Diego Varela, y el diseño de arte de Evelyn Telis. La banda nos comentó que el disco fue grabado en cinco días y que “intentamos no sobre producirlo demasiado y que sea bien una muestra de lo que tocamos en vivo”.

Son obvias las fuertes referencias a grupos de los ’80s y sonidos de la época, rescatando el espíritu del momento. Muy presentes y claros los instrumentos, precisos, con fuerza, y una voz que se adapta perfectamente a la temática de las letras, con tintes diferentes para cada una de las dos temáticas que se plantean en este trabajo. Comparado con el disco anterior, se nota más consolidada a la banda en su sonido, con un crecimiento perceptible.

Empieza a sonar “Dulce demonio” con un muy buen y atrapante riff. Es una excelente apertura, ya que es un muy buen tema que cuenta con componentes con el potencial de transformarlo en un éxito. Una base contundente, una letra interesante, buenos arreglos y base musical. Tiene todo. “Soldado” ya marca un comienzo distinto y será el otro sendero letrístico del disco. Tiene un gráfico comienzo, cuestión de no plantear ninguna duda desde el principio. Musicalmente y sobre todo vocalmente, es uno de esos temas que plantean una evocación al sonido del rock nacional de los ’80.

“Mañana no estará” también presenta una propuesta sonora distinta en su comienzo, siendo llamativa. Rápidamente toma forma y se enaltece con la vocalización y con los coros, muy destacados. “Sicario” tiene un frenético comienzo, como requiere la letra que lo sigue. El foco en los ’80 reaparece, reflejado con respeto y con un sonido más que interesante.

Comienza a escucharse “Dejar atrás”, con muy buen sonido base, conciso. Y a continuación irrumpe “No voy a llorar” con un inicio in crescendo. Otro éxito potencial, siendo una canción muy bien lograda, con un acercamiento al sonido Buitres como inspiración general. Un punto alto del disco.

La alternancia entre la voz y la guitarra de “Querés que lo diga?” está muy bien llevada a cabo. Y cuando están juntas también es genial. Otra vez un muy buen riff y unos arreglos rockeros impecablemente ejecutados. “Por qué te perdí” es como una continuación de la temática de la canción anterior. Tiene muy buena melodía, invitando a cantar.

“Mentira!” es otro tema muy bien logrado, enérgico, como lo requiere la letra. Muy redondo, impecable. “Celos” es arrolladora desde el principio, contundente, con un bajo y una batería que impulsan toda la canción y la sostienen.

“El silencio” vendría a ser como la balada del disco pero sin perder la identidad de la banda, con la potencia que le imprimen a todo el trabajo. Luego, la única versión presente en este disco viene de la mano de “Adiós amor, adiós”, de Demis Roussos. Logran que sintonice perfectamente con la idea del disco, algo que la banda había logrado con el disco anterior, Dueños de Nada.

Cierran con “Hoy no es un buen día” a todo vapor, invitando al pogo o por lo menos a sacudir la cabeza en estos tiempos de cuarentena. Un muy buen final.

A fin de obtener algunos datos extras, entrevistamos brevemente a Pablo Augusto Rodríguez.

SR: En Dueños de Nada había varias versiones de temas de otros autores, y ahora presentan una sola. ¿Qué cambió?

Pablo: Alpelo surgió como un trío para llevar éxitos de artistas melódicos internacionales a rock, mientras los tres seguíamos nuestros proyectos paralelos. En Dueños de Nada ya habíamos empezado a hacer nuestras canciones y a consolidarnos como banda, pero queríamos dejar un registro de las versiones que veníamos haciendo. Ya finalizada esa etapa queríamos mostrar lo nuestro.

SR: ¿Este disco nuevo se puede decir que es más representativo de la banda?

Pablo: La incorporación de Gabriel González en la viola fue el paso fundamental para poder crear nuestras canciones, sonar y ejecutar en vivo como queríamos. Así quedó la banda asentada y comenzó a construirse el Siempre Habrá Uno Más.

SR: Se reconocen marcadas influencias del rock uruguayo de los ’80s. ¿Cuánto hay de intención de buscarlo y cuánto de que salga naturalmente?

Pablo: Sí. La influencia de esa época es innegable (Los Estómagos, Los Traidores, Los Tontos, etc.). Sobre todo en los más viejos del grupo, Guzmán y yo. Leo y Gabi fueron comprometiéndose con este estilo a partir de conocer más del mismo, y ver que tocando en vivo la energía de ida y vuelta con la gente es única. Diría que fue un 50 y 50.

SR: Hay dos vertientes de contenidos en las letras, ¿no? Por un lado una temática de relación de pareja y por el otro contenido político, podríamos decir.

Pablo: Las letras tratamos siempre de que dejen algo. Mucho hay en el que la recibe. Algunas pueden llegar de distinta manera… pero el concepto general es que el receptor entienda lo que se dice y se sienta identificado con la misma. No son superdirectas, ni tienen metáforas rebuscadas. Creemos que son claras… y con eso estamos satisfechos.

SR: ¿El disco saldrá en físico?

Pablo: Sí, sí, estamos trabajando en ello. Pero a raíz de toda esta situación estamos con demora.

SR: ¿Hay planes de presentarlo oficialmente cuando vuelva la actividad?

Pablo: Esto va de la mano con la respuesta anterior. La idea era presentarlo en breve. Pero ahora tenemos que ver cómo va volviendo todo a la normalidad. Eso sí… va a ser un show muy emotivo, con invitados y mucha energía positiva con la gente, como siempre.

Ariel Scarpa