Brian Johnson

Se cumplen 40 años de una excelente decisión

Es sabido que para el éxito de grandes emprendimientos se deben tomar decisiones de envergadura, las cuales conllevan necesariamente importantes responsabilidades y consecuencias acordes. La reseña de hoy hace referencia a ese monstruo del rock mundial, galáctico y del más allá conocido y por conocer, de todos los tiempos pasados, presentes futuros y pluscuamperfectos, que es sin lugar a dudas AC/DC. Un día como hoy, 29 de marzo pero de 1980, el músico Brian Johnson realiza la audición por la cual los hermanos Young aprueban su nombramiento como cantante de la banda AC/DC, siendo el sucesor de Bon Scott y tercer vocalista de la banda.

Brian Francis Johnson De Luca nació el día 5 de octubre de 1947en la ciudad de Dunston, hacia el norte de Inglaterra, siendo hijo de Alan Johnson, un Sargento Mayor del Ejército Británico, y su madre de nacionalidad italiana, llamada Esther. Nunca fue un chico problemático, tal es así que participó del coro de la iglesia y asimismo fue miembro de los Scouts teniendo participación en los Gang Shows, que eran actuaciones teatrales organizadas por los Scouts. Para cuando terminó el colegio pasó como aprendiz de mecánico industrial en una fábrica de turbinas, mientras que no descuidaba su hobby y pasión que era cantar con bandas locales en las noches de pub. Fue y es un gran fanático del futbol, siendo hincha del cuadro de la Premier League, el Newcastle; de hecho llegó a practicar unos años en sus divisiones menores y en 1982 hasta casi decide comprar el cuadro.

Así fue que en 1972, con veinticinco años de edad, Brian se unió a la banda de rock USA, con los músicos Malcolm en la guitarra, Gibson en la batería y Hill en el bajo, los cuales al tiempo de quedar confirmada la integración, con el ingreso de Brian, la banda cambió su nombre a Geordie. Con esta banda Brian no tuvo mucho reconocimiento más allá de las fronteras del Reino Unido, ni tampoco dentro de fronteras. En los primeros años de la banda sacaron tres LPs; así en 1973 editaron el LP Hope You Like It, en 1974 Don’t Be Fooled By The Name, y en 1975 Save The World.

Ya para 1975, luego de la publicación de ese último disco, la banda decidió disolverse dada la poca convocatoria del grupo. Tan mal les había ido que Brian declaró años después que “Tenía que salir a las 5 de la mañana a correr al lechero y robar la comida sobrante de los platos de la gente en los restaurantes de la ciudad”. Agregó además que pensaba no volver nunca más a unirse a una banda profesionalmente.

Avanzando en la historia, el día 14 de febrero de 1980, AC/DC se enteró de que su último álbum, Highway To Hell, en Norteamérica era todo un éxito con un nivel de ventas que superaba el millón de copias, por lo que esto era un gran envión e impulso para el éxito asegurado en la próxima placa a editarse. Y todo venía bien. Bon Scott acababa de meter su voz en el clásico “Ride on” para un sencillo promocional de sus amigos franceses Trust.

Unos días antes, la banda dio un concierto haciendo playback en tres temas, “Beating around the bush”, “Girls got rhythm” y el reciente boom “Highway to hell”, para el programa Aplauso de la cadena española de televisión TVE.

Pero no siempre se puede tener suerte. El día 19 de febrero de 1980 muere Bon Scott. Mucho se dijo sobre la muerte de Bon, desde un asesinato hasta una sobredosis de heroína. Para no ahondar en el tema, diremos que la autopsia realizada el día 22 de febrero reveló que no había ningún tipo de drogas en el cuerpo de Bon, sólo una cantidad de más de media botella de whisky en su estómago. Siendo que era un paciente que se trataba desde hacía un tiempo atrás por problemas en su hígado, la realidad es que su muerte se debió a dejarlo solo luego de una ingesta de alcohol dentro de un auto en una noche gélida de invierno.

El 29 de febrero el cuerpo de Bon fue inhumado y el día 1° de marzo se realizó su funeral en el cementerio Fremantle Memorial Garden, cerca de Perth, Australia. Durante el entierro, el padre de Bon le dijo a Angus: “Son demasiado jóvenes, deben continuar”. Y esta frase y/o pedido daba vueltas y vueltas en la cabeza de los músicos.

La banda volvió a Londres. En sus cabezas tenían sólo una idea: encontrar a otro cantante. Pero antes de que eso ocurriera, el grupo tuvo que asistir a innumerables audiciones en su búsqueda. La muerte de Bon Scott supuso un gran golpe para la banda australiana, pero el tren no se frenó y el proceso para reemplazar al frontman inició de inmediato.

De vuelta en Londres, el grupo se reunió con Mutt Lange y Tony Platt, productor e ingeniero de su exitoso “Highway to hell”, para empezar los preparativos del nuevo disco, del cual la banda ya tenía algún riff, algún título y muchas ideas. Fue Mutt Lange, el ahora famoso productor, quien nombró por primera vez a Brian Johnson, el cantante de Geordie, grupo de Newcastle.

El 15 de marzo apareció en la prensa, que el proceso de selección continuaba y que aún quedaban nueve candidatos más. A pedido del productor Mutt Lange fue que el grupo decidió probar con su sugerencia. Era un inglés con experiencia de unos diez años en la escena rockera del país. Para ese entonces, Brian Johnson ya había fallado en su intento de unirse a Ritchie Blackmore‘s Rainbow, para ocupar el lugar de un tal Ronnie James Dio, que acababa de irse a Black Sabbath.

Recuerda Brian que cuando lo llamaron de AC/DC para que viniera a Londres a realizar una audición, pensó que era una broma y colgó el teléfono. Al final, con un nuevo llamado, Brian viajó a Londres para una audición con una banda que no le habían confirmado quién era.

Para su primera audición, el 25 de marzo, Brian llegó dos horas tarde. La banda pensaba que no le interesaba su oferta. Poco sabían ellos que lo que realmente estaba haciendo Johnson era ganarse la vida. Brian tuvo que volver a Newcastle porque tenía compromisos ya fijados con Geordie, su vieja banda con la cual decidió reunirse y volver a tocar unos años atrás. Por su parte, debía ocuparse también de su principal sustento de vida que era su trabajo en la empresa Top Match, donde reparaba techos y parabrisas de coches.

Bueno, y acá estamos frente al momento decisivo. El 29 de marzo se produjo la esperada audición de Brian con AC/DC. Igual no todo fue por los carriles naturales, ya que siempre que participa Brian de algo, sucedía un evento jocoso. ¿Qué sucedió?

Habiendo Brian arribado al lugar, se vio inmerso en una serie de confusiones dado que no veía banda tocando ni músico alguno por la vuelta, y por su parte habían varios otros espectadores en vueltas tomando y jugando. No tuvo mejor idea que ponerse a jugar al billar y a beber su cerveza preferida, la Newcastle Brown Ale, porque pensó que cuando la banda estuviera pronta vendrían a buscarlo. Por su parte, la banda estaba encerrada en la sala de ensayos preparando todo y aguardando por el postulante. Casi dos horas después de la hora acordada, Malcom bajó al pub enfurecido porque pensaba que Brian los había plantado por desinterés. Ahora bien, cuando Malcom recorre el pub se encuentra que el postulante estaba de juerga en una mesa de billar bebiendo, ante lo cual sus reacciones fueron de risa y luego de aclarar todo, se fueron a la sala de ensayo a probar suerte.

Lo primero que sorprendió a la banda fue que Brian, a diferencia de los postulantes anteriores, no eligió “Smoke on the water” sino que optó por cantar “Nutbush city limits”, de Ike & Tina Turner. Más tarde sonaron también “Whole Lotta Rosie” y algunas canciones de Chuck Berry. La audición con AC/DC fue cuestión de amor a primera vista. Su timbre agudo y su herencia blusera convencieron rápidamente a los hermanos Young, quienes se convencieron de que Brian era el adecuado en la audición misma.

Lejos de los atuendos coloridos, elaborados y glamorosos que identificaban a los conjuntos del glam o el hard rock en los ’80s, Brian usaba vestimenta simple y austera, que poco tiempo después se volvió característica. La boina y la camisa sin mangas son una marca registrada inconfundible, pero también una referencia a su pasado obrero. De hecho, su atuendo sobre el escenario es el mismo que utiliza para trabajar en el taller, y su boina característica fue un regalo de su hermano para que, cuando estuviera pegando los techos, no le quedase pegamento en su cabello. Y así se presentó hace cuarenta años a su audición definitiva y así esperamos seguir deleitándonos sobre los próximos escenarios por donde podamos verlo.

El éxito de Brian se sustenta en que nunca intentó imitar a su antecesor, y aunque varios podemos reconocer un tono parecido al de Bon, sin lugar a dudas Brian es único también en su estilo y personalidad. Y esa buena elección hecha hace 40 años es por la cual han cosechado sin lugar a dudas el éxito que la banda comenzó a disfrutar desde aquel momento. Por lo tanto es injusto atribuir la fama sólo a los hermanos Young, porque los dos vocalistas en esta banda siempre han sido pilares fundamentales.

Aunque oficialmente Malcom llamó por teléfono para confirmarle a Brian que el puesto era suyo el día 8 de abril, sabemos que la decisión invariable y definitiva ya había sido tomada por los Young el día 29 de la audición. Y así entonces quedó conformada la Bestia del rock. Sin más tiempo que perder, la banda con su nuevo integrante emprendieron el viaje hacia las Bahamas para encarar en los meses de abril y mayo la grabación de las nuevas canciones de su nuevo disco, las cuales fueron compuestas por Angus Young, Malcolm Young y Brian Johnson.

El día 25 de julio de 1980 salió a la venta el disco Back In Black, marcando un enorme mojón en la carrera de la banda y para la historia toda del rock mundial. A partir de ahí ya la historia hasta el presente es más conocida por todos, por lo que hacer una reseña es una ardua tarea y no es la intención para esta ocasión.

Pero lo que sí deseamos, y para gusto de muchos en este planeta, es que la banda continúe por la misma senda, con los mismos integrantes, mientras que nosotros nos encontramos ansiosos a la espera de su nuevo disco.

Tomás Cámara