Napalm Death: Scum (1987)

1° DE JULIO de 1987: edición del LP: SCUM

Entrados estos fríos invernales y masas de viento polar, qué mejor que calentar el cuerpo y alma con una buena compañía. Y para eso qué mejor que el Rock. Su compañía te anima, da energía, calienta el cuerpo y te deja sin aliento. Para mejor, y a diferencia de otras situaciones, el Rock no te cuesta mucho, nunca te exige nada raro a cambio para el encuentro, ejemplo, que te bañes o te perfumes, no te recrimina que “cantás o pogueás mal o peor que otro que lo hace mejor que vos”, y por sobre todas las cosas, cuando terminás, mirás a tu alrededor y no te recriminás “qué hago yo con esto acá”, sino todo lo contrario, el Rock siempre te deja con ganas de más.

Lo que en definitiva se está recomendando es la SOLTERÍA. ¡¡No perdón!!, no era eso… espero mi EDITOR BORRE ESTO.

Más bien lo que se está rememorando es que se están cumpliendo 32 años de la publicación del álbum debut de NAPALM DEATH, “SCUM”. Un 1º de julio de 1987 salía a la luz esta criatura, que a diferencia de otros nacimientos, no estoy seguro de que fuese una creación que viniese con un “pan debajo del brazo”, sino más bien con una buena guitarra distorsionada…

A los efectos introductorios, NAPALM DEATH es una banda británica de GRINDCORE formada en Meriden, Inglaterra, en el año 1981.​ Actualmente ninguno de los músicos que fundaron la banda continúan en el grupo, la alineación actual y que se mantiene desde 1997, consiste en el vocalista Mark “Barney” Greenway, el bajista Shane Embury, el baterista Danny Herrera y el guitarrista John Cooke, éste último desde el año 2015.

Napalm Death es considerada como la banda pionera del grindcore, un estilo que se caracteriza por guitarras fuertemente distorsionadas, afinadas en varios tonos por debajo de lo habitual, y ritmos desenfrenados; distorsión brutal también en el bajo, con canciones de tiempos vertiginosos, “blast beats” y una mezcla de voces un tanto desgarradoras y gritos guturales con vociferación generalmente incomprensible.

El Grindcore es una variante del hardcore punk, más específicamente del crust punk inglés de principios de los 80’s. Tiene como característica que sus letras normalmente son una crítica socio-política, principalmente hablan de temas políticos sociales, aunque a menudo se ven bandas que usan temáticas gore y humor negro. Otra característica típica son las “micro canciones”, o sea, piezas musicales de muy corta duración, de apenas segundos o de un minuto, tal vez.

Una de las primeras bandas en definir también el estilo fue Terrorizer, la cual nació en Los Ángeles en 1986 y estuvo integrada por Jesse Pintado, que luego formaría parte de Napalm Death, y Pete Sandoval, que luego sería el baterista de Morbid Angel; ambos músicos editaron el LP “World Downfall” antes de separarse, disco que también aportó al estilo y se convirtió en la piedra angular y pilar fundamental del estilo grindcore.

Luego de Terrorizer, el grindcore se haría popular en E.E.U.U. y Europa a través de bandas como Carcass, Napalm Death, Agathocles y Anal Cunt.

Napalm Death, no tuvo una banda precursora la cual mostrase el camino incipiente para recorrer hacia un nuevo estilo musical. El grupo se inmiscuyó en un sonido completamente desconocido para el momento, arriesgándose, por ejemplo, en hacer interpretaciones y/o variaciones de estilos ya existentes agregándole toques personales, gustos o disgustos de cada uno de los músicos. Esa tarea, si se quiere peligrosa, hacía al grupo correr el riesgo de perderse en el entrevero de los estilos sin obtener reconocimiento o éxito alguno, o por el contrario, podía traerles la lucidez e inspiración para que surgiese una variante al Metal ya conocido. Y esta tarea no es para nada sencilla, particularmente para el caso de Napalm Death, quienes inicialmente rondaban la escena del Crust Punk. Esta fuente tiene como característica dentro de otras, una mala calidad en la grabación de sus discos, lo cual también contribuye con la razón por la cual el Grindcore y el Death Metal son, por naturaleza, géneros inaccesibles. Y esto sucede con el disco que estamos rememorando, dado que para mucha gente, incluso amantes del Metal, llegan a odiar a Scum debido a su inaccesibilidad por lo extremo que es como composición en general.

 

LP – SCUM

Con 28 furiosas canciones dentro de tan sólo 33 minutos, el álbum debut de Napalm Death estableció nuevos estándares en velocidad, pesadez, brevedad y extremismo. Por esas razones, Scum editado el 1º de julio de en 1987 por Earache Records, se convirtió en una gran influencia para las bandas del grindcore que empezarían a surgir, siendo considerado el primer álbum de grindcore de la historia.

Dentro de las varias características específicas de este disco, pueden mencionarse algunas de las más particulares. Una de ellas es que el álbum fue grabado en dos etapas distintas y por separado.

La primera docena de canciones que conforman el disco, podríamos llamarle el lado-A, fueron grabadas en agosto de 1986. Son buenas canciones de Grindcore con toques de Hardcore Punk y Death Metal de la vieja escuela. Todos son individualmente atractivos, fáciles de mezclar y divertidos para tocar en cualquier instrumento. “Instinct of Survival” es un claro ejemplo de ello, así como los clásicos “Control”, “Siege of Power”, “Scum” y  la canción más corta de todos los tiempos, “You Suffer”, record establecido en el Libro Guiness por tener una duración de 1,316 segundos.

Hay quienes no les gusta la actitud punk de este lado-A. Considero que esto es un prejuicio, porque les cae como un disgusto para muchos metaleros el hecho que el Grindcore tenga fuertes influencias en el Punk. De todas formas, les queda a estos “estoicos puristas del Metal” la salvedad que al poco tiempo de surgir este estilo tan amado, vivió con creces e irradiando mucho Rock frente a otros estilos que pasaron al ostracismo o entraron en un franco declive.

Por su parte, el lado-B del disco es totalmente distinto al primero, siendo el resultado de la persistencia de Mick Harris de continuar con la banda, dado y como se explicará como otra particularidad de este disco, ambas partes y/o lados fueron compuestos por músicos diferentes. Únicamente el baterista Mick Harris es el que aparece en ambas etapas como luego se dirá.

El lado-B comienza con la pista número 13, “¿Life?”, marcando lo que será otro tanto de canciones pero totalmente distintas a sus antecesoras. Estas últimas fueron grabadas en mayo de 1987 siendo creaciones puras, directas y sencillas, 100% Grindcore sin surcos. Estas canciones son todos ejemplos de obras de 30 segundos a puro “blast beats” mostrando un Grindcore en su forma más pura, inmaculada y sin adulteración, o sea: pura suciedad. Es un lado más consistente que antes, más rápido y que produjo algunos clásicos como “Conservative Shithead”, “Moral Crusade” y “Deceiver”.

Como se adelantó, otra particularidad de este disco es que ambos lados fueron grabados por músicos distintos, coincidiendo sólo el baterista Mick Harris en aparecer en los dos. Los miembros encargados de la primera parte fueron el guitarrista Justin Broadrick y Nicholas Bullen en la voz y bajo. Para la segunda etapa del lado-B del año 1987, la banda estaba conformada por el baterista ya mencionado, más Bill Steer en la guitarra, Lee Dorian como cantante y Jim Whitley en el bajo.

Scum es un álbum muy original en lo que respecta al momento en que fue lanzado. Contenía una nueva fórmula de composición con riffs muy rítmicos,  extremadamente rápidos, oscuros y desordenados para etiquetarlos como “Thrash Metal”. La distorsión pesada de ultra bajos junto con los graves distorsionados se suman a la brusquedad de estos riffs, agregándose también las voces como un complemento intenso de la música, dado el tenor muy bajo y grave de las mismas.

Otro elemento particular de este estilo es la batería. Mick Harris es el padre de la explosión. No son su invento los “blast beats” porque los mismos ya existían desde comienzos de la década de los ‘80 en bandas como por ejemplo Asocial, pero sin lugar a dudas fue este álbum el que ilustró lo rápido que potencialmente se pueden tocar. Aquí es cuando se redefine lo que es la “velocidad”, ya que en la forma de tocar la batería como lo hacía Harris junto con los ritmos ultrarrápidos del Thrash, produjeron canciones tan rápidas que no pueden durar más de 2 minutos, y esto por definición es: un nuevo estilo para el Metal.

En lo que respecta a las letras de las canciones del disco, son analogías profundas, odiosas y rebeldes respecto de la sociedad en la que se vive y sobre la raza humana. Poseen cierta profundidad, siendo una de las críticas más duras de toda la música en contra del capitalismo, el abuso del Poder estatal y económico de grandes empresas. Por su parte, son relativamente incomprensibles, dado que se recitan tan rápido como la música, técnica que con el paso de los años se ha perfeccionado en álbumes posteriores de Grind y Death, tanto de esta banda así como en otras.

Scum es un álbum que a menudo no gusta y uno puede entender el porqué. Más allá de la razón literal de que su nombre significa “escoria”, de todas formas resulta un poco injusto ciertas duras críticas provenientes de “Metaleros” que lo ignoran por su mala calidad de sonido y grabación, o por el influyente estilo Punk que demuestra.

Olvidan que toda obra del ser humano debe contextualizársela, por lo que resulta hasta irónico que hoy disfrutemos del buen Grindcore y Death en calidad 4K, ultra HD, Soundround, 3D, ISO 9001-3000 y demás exigencias que actualmente tenemos, pero debamos saltearnos u olvidarnos de algunos de los pilares ya nombrados.

Vamos… un baño de humildad. Quién no ha tenido que tragarse un “bagre” para algún día llegar a saborear un “salmón”. El que esté libre de pecado que tire el primer “calderín”.

Por suerte, tuve el agrado de poder disfrutarlos en vivo en ocasión de su visita a Montevideo el pasado 13 de setiembre de 2018, y ahí degusté de un delicioso cebiche.

Tomás Cámara