La Polla Records – Ni Descanso, Ni Paz! (2019)

¡Por fin llegó! El último disco de La Polla Records ya está en casa en su versión pack de vinilo y cd a través de Little Butterfly Records. Si bien ya lo había escuchado en internet, este momento no tiene comparación. Nuevamente el placer de abrir un vinilo nuevo y, en este caso, de una banda de cabecera para quien escribe estas líneas.

Mi primer contacto con los discos de La Polla fue en la feria de Villa Biárritz, hace muchos años atrás. Cuando no disponía de dinero para comprar los vinilos que un flaco vendía (no existían los cds) y ante mi confesión de falta de disponible, me ofreció las grabaciones en cassette, mucho más económicas por cierto, y ahora sí accesibles. La pérdida de calidad frente al vinilo poco importaba, finalmente podía acceder a Salve, Revolución, No Somos Nada, En Directo, Donde se Habla, Ellos Dicen Mierda Nosotros Amén y Los Jubilados. Y como frutilla de la torta, el flaco me ofreció la fotocopia de los sobres interiores con las letras. Pasé semanas repasando todos y cada uno de los temas, para finalmente incorporarlos en mi ADN. Ninguna letra, riff, acorde, ritmo, corte o lo que sea que conformara un tema me sería ajeno de ahí en adelante.

Para su regreso en 2019, La Polla Records opta por regrabar algunos temas seleccionados de sus tres primeros discos, más el agregado de una canción nueva, que es la que da el título al disco. Esta nueva grabación los muestra como se podía esperar. Con unas letras súper vigentes a lo largo de décadas y con una potencia musical envidiable, que se ve reforzada y relanzada con un sonido que sus grabaciones originales no pudieron tener. Es así que las guitarras y la batería marcan una diferencia fundamental, dándole un vigor a todo el disco que lo tira para arriba. No se puede elegir un solo adjetivo para definir este disco, aunque quizás contundente sería el más apropiado.

Para los nuevos escuchas, si es que éstos existen, puede llamar la atención la vigencia de las letras, algo que para los fanáticos es una constante continuamente reivindicada. Una crítica más que ácida, con focos de ataque permanentes y que se expanden a nivel mundial, volviendo internacionales sus reclamos. A pesar de los desgastantes años sobre el escenario, Evaristo Páramos sigue manteniendo su creatividad y potencia bien en alto, cosa que ha podido demostrar con su continua actividad musical. En el caso de este disco, canta como se esperaba, como se lo ha visto hasta último momento con Gatillazo. ¡Y suena convincente el cabrón! “Ni Descanso, Ni Paz!”, el único tema nuevo del disco, suena muy parejo con todos los demás en su conjunto de música, letra y ejecución. Y segura y lamentablemente su letra también estará vigente dentro de 40 años.

Este nuevo ataque de La Polla Records comienza, como no podía ser de otra manera, con “Salve”, mostrando cuál será el propósito de este disco. La mayoría de las versiones están “potenciadas” respetuosamente. Ya que hay poco rock nuevo interesante en el mundo, viene bien un recuerdo de cómo deben ser y sonar las verdaderas bandas de rock. Estos regresos, aunque (aparentemente) puntuales, nos permiten llenarnos el alma y el cuerpo de la música que orienta nuestra vida.

Luego de “Salve”, se suceden 18 temas más de los seleccionados por la banda. Seguramente todos tendremos algunos que pensamos que deberían haber sido incluidos, pero ante el desconocimiento de las razones del grupo para la elección, nuestros planteamientos sólo pueden quedar como una expresión de deseo. Un placer extra que brinda el vinilo es lo pegadísimo de los temas: no dan respiro. La recorrida de todos los surcos es una experiencia más que recomendable, sea éste un primer acercamiento a la banda o un regreso a su escucha. El aporte final del nuevo tema es como una demostración de que poco ha cambiado y de que hay rollo para rato. Como será que hasta han grabado un video. A lo largo de todas las canciones se notan pequeños arreglos, algunos casi imperceptibles.

¿Que suena mucho a Gatillazo? Gatillazo suena a La Polla, en todo caso. Hay una continuidad evidente y previsible en los proyectos de Evaristo, que hablan de una autenticidad de la propuesta. La Polla Records, The Kagas, The Meas y Gatillazo son hijos del Sr. Páramos. De cualquier manera, la última formación de La Polla antes de la disolución ya tenía a Txiki en guitarra y a Tripi en batería, parte de Gatillazo aún y de esta vuelta de La Polla Records.

Sólo restan un par de asuntos: el primero y esencial, la presencia del grupo en vivo en nuestro país, como sea. El segundo, que esta línea se continúe con una nueva edición en el mismo formato, contemplando los temas que cada uno de nosotros entiende que faltaron en este disco.

Si “Ni Descanso, Ni Paz!” pasa desapercibido, como todos esperamos, será una nueva advertencia de que nos estamos desviando peligrosamente cada vez más de un camino que nos dé un baño de realidad y nos ayude a reencausar nuestro mundo.

Ariel Scarpa