Max e Igor Cavalera: Hermanos de Sangre y de Rock…

El pasado día domingo 11 de noviembre de 2018, se presentaron en la Sala del Museo, los hermanos Max e Igor Cavalera, dos especímenes de origen brasileño cofundadores de la banda Sepultura. Actualmente, el proyecto que ambos llevan adelante se denomina Cavalera Conspiracy.

En gira denominada Beneath The Remains – Arise Tour, lo que nos esperaba iba a ser sin lugar a dudas, un arrollador ejemplo del más puro death, thrash metal, que desde finales de la década de los ’80 Sepultura supo demostrar con creces, que bastante bien hacía. El detalle del nombre de la gira no es menor, ya que los hermanos fundadores de la banda y que en la actualidad se encuentran separados de la misma, Max desde hace más de 20 años e Igor desde hace más de 10, decidieron con doble intención, por lo menos considero yo, denominarla.

img_20181111_215937

Principalmente por el hecho de que ambos discos que dan nombre al Tour, fueron los que catapultaron a la banda hacia la escena mundial. Esto garantiza el éxito del Tour. Tal es así, que desde el “Beneath the Remains”, disco publicado en 1989, fue el primero editado por el sello Norteamericano dedicado al rock y al metal, “Roadrunner Records”. El disco antecesor “Schizophrenia” fue editado en 1987 por el sello independiente del Brasil, “Cogumelo Records”. Asimismo, el disco publicado en 1991 también por “Roadrunner Records”, el “Arise”, fue definitivamente el trabajo que los inmiscuyó en escenarios de primer nivel y los llevó a regodearse con bandas y artistas de talla internacional. Así por ejemplo, la gira promocional del álbum terminaría en enero de 1991 en el “Rock in Rio”. En 1992, el grupo participó en dos giras a nivel mundial; en una junto a Helmet y Ministry, y en la otra como teloneros de Ozzy Osbourne y Alice in Chains. En 1994 debutaron en el “Monster of Rock” y repitieron su participación en 1996. Ya para estos años habían editado otra serie de discos exitosos, como era el “Under Siege…” grabado en vivo y editado en VHS también, más dos discos de estudio, el “Chaos A.D.” en 1993 y el “Roots” en 1996.

Y en segundo término, creo que el ánimo que ronda la cabeza y las voluntades de estos hermanos es, o volver a la banda o, como se manejó hace un par de años, hacer una reunión y eventuales conciertos con todos los miembros originales de la banda. Y este deseo estuvo presente durante todo el show, ya que Max no perdía oportunidad de alentar al público a que gritase: “Sepultura… Verdadero Sepultura…”. El “frontman” llegaba a tal punto de nostalgia con sus recuerdos en la banda, que a uno le parecían esas escenas de aquel novio apegado a una relación ya terminada de su pasado, pero que a eso de las 5 de la mañana manda a su ex un mensajito esperanzador de “¿En qué andáss…?”.

Así expresaba Max su más profundo deseo de volver con aquel primer amor: “Sepultura…. (amor) Verdadero (volvé) Sepultura… (amor)”. Pero bueno, más allá de sus viejos amores, los cuales muchos deseamos que puedan recuperar, Max e Igor se dedicaron a brindar un show lleno del más puro rock que uno se puede imaginar. Y tal fue así, que estos fueron los detalles.

img_20181111_213225

Con una rápida subida al escenario por parte de todos los músicos y yendo cada uno al encuentro de sus respectivos instrumentos, Max evoca una pequeña sonrisa y un tímido gesto de saludo con su mano hacia el púbico; en el escenario lucían los pabellones patrios tanto el de los hermanos que actuaban, así como el del país anfitrión. Luego de unos instantes, mientras Max va probando su guitarra, repasa con su mirada que Marc Rizzo y Johny Chow estén prontos también; para cuando Igor ya está instalado detrás de su batería, levanta su mano hacia el público, finalmente arroja una mirada fija hacia su pariente, aseverando que todo estaba pronto para la actuación.

“Beneath The Remains”, “Inner Self”, “Stronger Than Hate” y “Mass Hypnosis” fueron los temas con los que se dió inicio al show. Sencillamente, y en el mismo orden que los temas dan inicio al disco “Beneath…”, estos 4 misiles potentes fueron dirigidos directamente hacia el objetivo de hacer saltar a los allí presentes. Luego dos temas más de este LP, “Slaves of Pain” y “Primitive Future”, y se da comienzo con el repaso del otro LP comenzando con su primer tema, homónimo al disco, para luego de una serie de otras canciones, terminar esta primera parte del show con dos clásicos covers de Motorhead, “Orgasmatron” y “Ace of Spades”.

Al cabo de unos pocos minutos de gritos y exclamaciones pidiendo por el regreso al escenario de la banda, el cuarteto reaparece para retomar la actuación, pero en este caso con un cover de los Ramones, con la canción “I Believe in Miracles”.  Luego nos brindan dos “yapas”, con las canciones “Refuse/Resist” y “Roots Bloody Roots” de los discos “Chaos A.D.” y “Roots Bloody Roots” respectivamente. Cierran finalmente el espectáculo con una ensalada o compilado de “Beneath The Remains” / “Arise” / “Dead Embryonic Cells”.

En definitiva, un show “redondito”, característica que también le cabe a los hermanos actuantes, ya que parece que además de la música también son fans de los postres. No por esto último dejaron de ofrecernos toda su energía a la hora de tocar. Lo cual fue muy bienvenido y extremadamente disfrutable para todos los que allí nos encontrábamos.

Tomás Cámara