Fernando Bruné – Synthpop en Good Vibes

El Synthpop (género musical caracterizado por el uso de sintetizadores), surgido desde los años ’70s, tuvo su auge en Uruguay en los ‘80-’90, y desde entonces ha mantenido el interés de sus seguidores, ya sea por sus artistas clásicos -como por ejemplo Depeche Mode-  o el surgimiento de otros que se han sumado a la propuesta.

En nuestro país desde hace al menos 10 años, algunos de sus fanáticos se han puesto al hombro la difícil tarea de mantener encendida la llama y convocar con frecuencia a todos quienes siguen bailando y vibrando a su ritmo, así como a las nuevas generaciones que también se interesan por esta música.

Fernando Bruné, DJ, Productor y Organizador de las fiestas Synth en Intramuros de Montevideo, recibió gentilmente a Sólo Rock Uruguay, para ilustrarnos sobre lo que involucra toda la movida Good Vibes en las fiestas dark del Synthpop, y comentarnos sobre la próxima el 26 de enero en Amarcord.

dscn0339a

SR – ¿Cómo te definirías en tu rol? ¿Como DJ, productor?

FB – Yo organizo, paso música y saco fotos, hago el afiche, prácticamente todo. Algunos amigos me ayudan, todo a pulmón. A veces hemos cobrado dinero, a veces perdés. No lo tomamos como un trabajo, no vivo de esto. Es un hobby que tengo desde los 13 años; la música que escuché toda la vida, son las bandas que sigo escuchando hasta el día de hoy. Tenemos un espacio para el que le gusta ésta música. Así como al Clash van los punks y el Roxx van los del metal, el Synthpop tiene un lugar que es Intramuros y los darks van a Intramuros.

SR – ¿Cuánto tiempo hace que están uds. organizando toda esta movida? ¿En Intramuros o ya lo hacían antes?

FB – Yo en Intramuros empecé en 2009 cuando había otras fiestas, después cerró porque no era redituable. Hubo un tiempo que hasta invadieron gente de la calle, que se puso a vivir ahí y hubo que sacarlos. Después volvió a abrir y había un DJ que se llamaba Andy Spark, que tenía una fiesta electro-dark y yo colaboraba con él ahí. Después Andy Spark fallece y la continuación de la fiesta la hice yo. Pero Andy era un DJ organizador de la fiesta muy joven y tenía una propuesta distinta. Yo soy más grande y tengo otra.

SR – Vos le diste tu impronta.

FB – Cuando arranco como organizador de la fiesta, pasó a ser un evento prácticamente ‘80s, ‘90s. Pasamos música de hoy también, pero es un evento ochentoso.

SR – ¿El Synthpop qué abarcaría hoy por hoy en el mundo y acá? ¿Es una movida musical, de performance, implica el atuendo?

FB – El Synthpop acá en Uruguay tiene muy poca movida, somos pocos. De repente tú colgás un video en Facebook y tenés 10 mil me gusta. Pero a la hora de ir a una fiesta o a un concierto, somos poquitos. Hubo conciertos de bandas importantes, por ejemplo iba a venir una banda de Bélgica que se llama Front 242, una de las bandas más importantes del planeta de EBM Synthpop y no vendieron 10 entradas. El mismo día del concierto acá en Montevideo se suspendió. De repente subo en mi muro un video de Front 242 y tengo no sé cuántos likes; pero el grupo acá no vendió 10 entradas. Y no era una entrada cara. No hay una movida de la gente, por eso las bandas no vienen. Todo el mundo sueña con Depeche Mode o The Cure en el Estadio Centenario, capaz que un día se da, pero es el último concierto de ellos, no van a venir en su momento. Es una movida muy chica. Hace unos 3 años una de las bandas más importantes del Dark vino a Uruguay a BJ. Clan of Xymox es una de las bandas más importantes del planeta y éramos 120 personas. Ahí yo hice un balance y dije: lo que yo hago no está tan mal, porque tengo 80-90 personas.

SR – Es que una fiesta en los lugares pequeños que tenemos, 80 o 90 personas es bastante.

FB – Claro, y hago eventos sólo con música, no tengo más nada; hay una máquina de humo, láser, alguna lucecita por ahí, cerveza fría y ta. Hemos mejorado mucho el sonido. Hemos tenido 3 ó 4 días que nos quedamos sin cerveza y algún problema en el baño, pero hemos dejado el boliche excelente y hemos crecido. Vamos a cumplir 4 años en marzo con 60 fiestas de los años ‘80. La gente está esperando el 24 de agosto para salir, pero no hay necesidad, porque tenés algo que se hace todos los meses. No tenés necesidad de ir un 24 a estar todo apretado, escuchar también música que no tiene nada que ver. Te ponen todo en una noche, música de todas las décadas y queda algo que no tiene ningún contexto.

SR – ¿A nivel internacional el Synth ha tenido una evolución o ha continuado desde los ‘80 hasta ahora más o menos igual o con altibajos?

FB – Hay sí muchas bandas. No hay bandas que llenen estadios. Las únicas que siguen llenando estadios son Depeche Mode, Pet Shop Boys y New Order, después el resto se manejan en teatros con poca gente. Pero hay bandas buenísimas, les va a costar algún día despegarse. El Synthpop va a existir siempre, es lo mejor para una discoteca. A cualquier DJ del planeta lo saca de cualquier apuro, no tenés a nadie bailando y ponés Synthpop y la gente baila. Pero a nivel de bandas, de Depeche Mode para abajo, ninguna llena un estadio. Es como el dark, después de The Cure nadie llena un estadio. Son de poca convocatoria.

dscn0345a

SR – En Uruguay uds. empezaron en el 2009. ¿Cómo fue la evolución en estos 10 años? Ahora hay como un resurgimiento porque hasta gente que no es del palo se entera de eventos de este tipo.

FB – Sí hay, pero terminás una fiesta y arrancás de cero de vuelta, nosotros no tenemos apoyo de ninguna clase. Yo me manejo sólo con el Facebook y con algún amigo que ayuda en forma espontánea, es todo a pulmón. Esto es underground. El día que tenga más de 200 personas ya no es underground. En el under son pocas personas que se divierten, 40-50, pero termina la fiesta y te lo agradecen, quieren volver, llegamos a ser una familia. Chicas de 16-17 años que siguen viniendo hasta hoy, que ya tienen 22-23, escuchan la misma música que yo, que tengo 46. Todas las generaciones. En el ‘85-‘86 existían boliches como Fantasía, Crash, Grafitti. De toda esa gente grande alguno viene, ya casado con hijos, y se sorprende. Después, gente de los ‘90 que iba a Juntacadáveres, a Amarillo, porque pasamos música alternativa también. No es toda la noche synthpop, o toda la noche dark, a veces pasamos algo de los ‘90 ó 2000 para acá. Abarcamos muchos estilos y muchas décadas; yo que conozco a casi todos, más o menos miro quién está y ya veo qué hay que pasar.

SR – Conocés los gustos musicales de la gente, eso sí que es como una familia.

FB – Voy mirando, ya sé que a aquél le gusta The Cure. Me interesa conocer a la gente, saludarla, agradecerle que vino. A través del diálogo me entero qué le gusta musicalmente. Gente que no le interesa en absoluto lo que hago, pero viene porque le encanta la fiesta. Me dicen “me encanta ser parte de esto”. De repente no le interesa Depeche Mode o The Cure, pero le encanta venir a un lugar donde todo el mundo se conoce y se saluda. En 5 ó 6 fiestas conoces a todo el mundo.

SR – Y eso se da en los lugares chicos. Si tuvieras un teatro lleno…

FB – Sí, igual Intramuros es grande y Amarcord es muy grande.

SR – En la cantidad de gente me refiero, si tuvieras 2000 personas no tenés esa comunicación.

FB – No. No tenés.

SR – ¿Pero la esencia es que sea siempre, que se mantenga ese volumen de gente? ¿Lo disfrutás así o te gustaría que fuera más masivo?

FB – Lo disfruto así, no me voy a salir nunca del underground, no por plata. Si algún día me dicen “mirá, hay posibilidad de hacer algo…” no, no me interesa. A mí me interesa 90-100. No me imagino mirar y no conocer a la gente.

SR – Estás súper familiarizado y cómodo con lo que estás haciendo.

FB – Sí, son 30 años haciendo esto, de alguna manera o de otra. Me gusta que venga alguien y me diga “¡pa, que buena fiesta!”, y que siga viniendo. Pero ya de hacer algo más grande, no sé cómo habría que manejarlo, no sería underground. Habría que tener seguridad; yo en Intramuros tengo 4 años seguidos, 60 fiestas sin un lío.

SR – ¿Siempre lo han hecho acá en Montevideo?

FB – Sí. En el verano funciona muy bien acá; diciembre, enero y febrero son los mejores meses. A veces guardo alguna, por ejemplo ahora el 26 voy a hacer Depeche Mode-The Cure, contrapunto entre las dos bandas porque sé que va a funcionar. Si hago lo mismo en julio la gente está estudiando, está en otra cosa y se pierden. En verano están.

dscn0341a

SR – Contanos un poquito cómo armás una fiesta. ¿Cómo la pensás, la planificás antes de la fiesta en sí? Imagino que no llegás y ponés música porque está aquel, si bien habrá una cuota de eso, vos la craneás.

FB – Sí, a mí me tocan los especiales. Por ejemplo si hay una fiesta de The Cure, yo paso The Cure, el especial es mío. Yo tengo un DJ que va primero, que hace determinada música, puede ser una industrial, puede pasar un Synthpop viejo, puede pasar algo de dark. Luego viene el especial que sería yo, y rematamos al final con DJ Ivo, que por ejemplo él pasa todo ‘80s con algo de ‘90s. La parte más divertida de la fiesta, porque ya la gente entró en confianza, tomó algo, ya se soltó.

SR – ¿Cuánto dura una fiesta, cuántas horas?

FB – Más o menos de las 12 y media hasta las 7.

SR – Como en los ‘80.

FB – Sí, sí. Y desde las 4 hasta las 6 y media es impresionante la energía que se genera con la música de los ‘80. A veces no hay un especial, yo preparo una música, me imagino una cosa y de repente en el momento hay que cambiarlo. Es más difícil porque largás un tema y tenés que pensar con qué lo vas a meter, el tema se te va yendo y vos de repente estás pensando. Y viene la gente te habla, que quiere una foto y vos estás pensando…

SR – ¿Cómo sigo ahora?

FB – Claro, es complicado. La gente no sabe que vos en ese momento estás a mil. Yo planifico algo que de repente no lo uso. Estás en un estilo y tenés que pasar a otro, te lo va dando la experiencia, porque no podés subir y decir “traje 14 canciones y voy a pasar estas 14 canciones”. Esa clase de DJ conmigo no trabaja más. En una época venían otros DJ y me decían “¿yo qué horario hago?, “y vas de 2 a 3”, y venía dos menos cinco y terminaba a las 3 y se iba. Esa parte no correspondía.

SR – Tenés un trabajo anterior que planificás, desde lo que es la difusión. ¿Cuánto antes empezás a difundir la fiesta que van a hacer?

FB – Antes de terminar un evento ya estoy anunciando el otro. Así trabajamos con Martín Sobrero que es el dueño. Por ejemplo faltan dos días para una fecha y yo anuncio la que viene. Ya tengo el afiche armado, los DJ convocados. No en todas las fiestas tengo los mismos DJ, voy turnando para no cansar. La rotación le gustó a la gente. “¿Quién está? – Ah, fulano”. Viene público por éste, y después a la otra no vienen.

SR – Al ser un público ya conocedor es más exigente también.

FB – Muy exigente. Tenemos gente que realmente te dice “¡cómo van a pasar esta canción!” Lo que pasa es que vuelvo a las mismas bandas: Marilyn Manson, Rammstein, The Cure, Depeche Mode, tenemos los fanáticos ahí, ellos saben. Tengo que pasar Depeche, tengo que saber qué tema, en qué momento de la noche. Hay horarios que tienen que ser bailables, no podés pasar un tema lento. El público es exigente y trato de serlo también con los que están conmigo. Estoy bien rodeado, tengo amigos que colaboran, pero es muy difícil. A veces los dejo solos, no estoy arriba a ver qué, y han funcionado. Pero igual tratamos de organizarnos los tiempos, qué vas a pasar. Si somos tres, nos vamos organizando tres, cuatro días antes cómo llegamos a ese sábado. Después, a llevarlo a cabo.

SR – Y todo el resto, de lo que es la venta de bebidas, de la seguridad, ¿eso lo arman uds. también?

FB – Sí. Nosotros mismos hacemos la seguridad. Lo que pasa que Martín Sobrero tiene su propia familia que trabaja ahí, sus hijas, su sobrino. Los DJs, amigos míos, entonces entre todos enseguida se soluciona, si hay algo para solucionar, si entró alguno medio sospechoso. Enseguida se activa algo, a la misma gente no le gusta, porque es un lugar nuestro.

SR – ¿Siempre sacás Good Vibes como una marca registrada tuya?

FB – No, es el nombre de la fiesta. Antes nos llamábamos Party, y yo trataba de que el nombre de la fiesta coincidiera con la palabra Party, con el especial de la banda. Por ejemplo Depeche Mode tiene un disco muy famoso que se llama Música Para las Masas – “Music for the Mases”, y yo le puse Party for the Mases. Y eso fue un éxito, una fiesta de más de 100 personas. Para renovar le pusimos Good Vibes, buenas vibras. Dentro de un año o dos años le vamos a cambiar el nombre. Cada tanto ponemos otra Party para que la gente vea que seguimos siendo los mismos.

SR – ¿La gente en general qué prefiere? ¿Música de ahora, música de los ‘80? ¿Las dos cosas?

FB – Las dos cosas. Los más chicos escuchan Future Pop y vienen, bailan, algo más actual del 2005 para acá, ese tipo de tecno. Después tenemos la gente de los ‘80 y ‘90. Hay que hacer un balance. Yo los ochentosos los mantengo toda la noche, porque hay gente que llega temprano y se pone a tomar y se pone a conversar. Los chiquitos bailan primero, capaz que se cansan y cuando ellos se van arriba ahí empezamos los grandes, cuando el alcohol hace determinadas cosas en el cuerpo, empezamos a meter música para ellos. Es increíble cómo ves que pasa un grupo de gente para acá y viene el otro. Parece que fuera algo organizado.

SR – Contanos los próximos eventos que tienen por delante.

FB – Las fiestas son en Amarcord porque Intramuros está en reformas. El sábado 12/1 fue el cumpleaños de Maneco, integrante de la banda Elefante, que es muy importante acá en Uruguay, pero Maneco es importante ya de por sí como músico. Es uno de mis DJ y en el año ‘88-‘89 la primer banda de Synthpop de este país, era de Maneco junto con otros dos amigos. Agarraron teclados y ya andaban experimentando con eso, a pesar de que existía Zero. Zero es una banda más de tecno-rock, es otro estilo. Esto era puro teclado. Con el tiempo formó una banda que se llamaba La Fábrica y era una banda importante. Fijate que yo tenía 16 años cuando fui a ver a La Fábrica allá en Carrasco en un boliche y era en el año ‘88-‘89. Ahora los 50 años de Maneco es en una fiesta mía. Yo tenía 16 años cuando era fanático de él y ahora hacemos algo juntos. Después, el sábado 26 en Amarcord, vuelve la Good Vibes con Depeche Mode y The Cure, un contrapunto. Va a estar Alexa pasando EBM y después al final de los ‘80 con Ivo.

SR – ¿Cómo ves al público que va, se lookea? ¿Hay cierta preparación identificándose con sus bandas preferidas?

FB – Sí, sí hay. Hay gente que viene muy producida a la fiesta, hay gente que viene así nomás. Mucha gente me dice “yo no voy, no tengo ropa”. ¿Cómo no vas a venir porque no tenés ropa? Vení como quieras, no importa, vení a bailar, para bailar no precisás ropa negra. Los chiquitos se maquillan, se lookean; pero a medida que van creciendo lo van abandonando. Los grandes ya vienen a divertirse, si estás escuchando lo que te gusta no importa la ropa. No es un gheto de ropa, es un ghetto de música. También viene gente que llega a las 12, busca a ver quién es el organizador, “Fernando, ¿me sacás una foto?”; se saca la foto y se va. Yo esa foto no la subo. No me gusta que venga alguien absolutamente producido, se saque una foto y se vaya.

SR – ¿Las entradas cómo se obtienen? ¿Las venden anticipadas?

FB – No, en la puerta de Amarcord. Porque mi experiencia indica que ese día te puede pasar algo. He hecho fiestas y tenido apagones. Yo tenía 17 años en Le Garage, año ‘91. Me hizo una entrevista Aldo Silva que tenía un programa en Emisora Del Palacio y tenía Le Garage con 150 personas. Y a la una de la mañana, un apagón. Entonces nunca sabés lo que te va a pasar, podés tener un paro de transporte, una lluvia torrencial y la gente se queda con la entrada. Si tengo que suspender el evento lo suspendo ahí y nadie se enoja. Tratamos de que sea en la puerta. Ahora se entra gratis, pero después de las 2 cobran. La mayoría de la gente viene temprano y es re copado. Vengan. Para finalizar quiero agradecer a Martín Sobrero y Lórier Koi, a los DJs Ivo, Alexa Mode, Goldman, Urquhart, Toxyk y DJ DK Six, y siempre en mi corazón, Andy Spark.

Marina Dondi – Erika Estévez

49949359_2060090034104077_7052863185145036800_n