Eté & Los Problems – Hambre

image

Eté & Los Problems nace en 2005. Ya en 2007 edita “Banquetes de malditos”, luego en 2011 “Vil”, y lo último hasta el momento, del 2014, “El éxodo”, disco con seis nominaciones a premios Graffiti 2015 y ganador de mejor álbum rock alternativo, banda del año y tema del año con “Jordan”, un gran éxito que obtuvo múltiples elogios y elevó a Los Problems al primer plano de la escena nacional.

A fines de 2018, junto a una cantidad de ediciones que aparecen habitualmente en diciembre, encontramos “Hambre”, un disco que oficia de reconciliación de la banda después de transitar momentos turbulentos que pusieron en duda su continuidad.

Ernesto Tabárez: “me sentía un lobo solitario que tenía que traer una presa, para ser aceptado de nuevo en la manada”.

Tabárez es el principal compositor de la banda, “Siento que es un disco que tiene canciones de asimilación más lenta, y eso conspira un poco… es el disco que queríamos hacer”

46 minutos de música distribuidos en 12 canciones, con sonidos variados al punto de encontrar algún instrumento de viento, pasando por ritmos folclóricos o repiqueteo de tamboriles. La voz está muy clara, fuerte, resalta en las composiciones, revela convencimiento. Las letras están llenas de simbolismos que a la hora de interpretarlas resultan complejas, sinuosas y que a primera escucha dejan más preguntas que respuestas.

Cuesta entrar en ese mundo plagado de metáforas, por eso es recomendable escuchar más de una vez el trabajo. Supongo que todos lo interpretaremos diferente, pero personalmente sentí que ingresé en un túnel, con sombras y luces, (mitad hambre, mitad amor según el autor), como una trampa con laberintos en donde estuvo atrapado el compositor y debió ingeniárselas para salir.

Un disco en donde resalta “Los Eucaliptus”, con todo el swing que necesita una canción para convertirse en éxito. “…fue la última que entró al disco, y para mí es la que le da la forma final.”

01 – Fundación, 02 – Newton, 03 – Los Eucaliptus, 04 – Hombrelobo 

05 – Leine, 06 – Hambre, 07 – Al menos para vos, 08 – Cacería 

09 – Máquina del tiempo, 10 – Ascensor, 11 – Las Montañas, 12 – Bailemos

ete

El primer track es “Fundación” y dice, “tu hambre ya no espera…bajo aquel árbol que esta allá tengamos una fiesta..” es como un adelanto de lo que escucharemos.

“Newton” es uno de los mejores, potente, pare y arranque. Bajo, guitarra y batería a full.

“Los Eucaliptus” es pegadizo, “el fuego que construimos…que nos mantiene con vida…puede durar días… todo lo que podamos cuidarlo”. Utilizan frases cotidianas “ya comiste… qué comiste…”

Con “Hombrelobo” cae el ritmo, no así la calidad “a veces me vuelvo otro…a veces no sé quién soy”; gana terreno a medida que se repiten las escuchas.

“Leine” sorprende porque la onda cambia totalmente, la base es un tanto folclórica, chacarera, pero la melodía encanta: “la sangre que nos salpicó, el rió la va a llevar”

“Hambre”: “qué esperas… al final será el hambre que nos ponga de pie… que nos baje del árbol”, la voz tiene mucha presencia, marca las canciones.

“Al menos para vos” introduce vientos, “si vos cambias, cambia el mundo”

“Cacería” es suave como una procesión, “la loba tiene hambre, el lobo chico frío, y el lobo grande… vos das vueltas, vueltas”

Con “Máquina del tiempo” se enciende el rock and roll, “una máquina del tiempo que sólo viaje adelante y hasta que lleguen los días que sean mejores que estos días”, como intentando borrar los malos momentos.

“Ascensor” no sube, baja el ritmo hasta que el repiqueteo de tamboriles se apodera del final.

“Las Montañas”, a máxima velocidad, excesos y fragilidad, “todo se puede romper…”

“Bailemos”, el final con la canción más dulce, “el árbol donde escribí tu nombre…” que no sabemos si es el mismo árbol que se menciona en otras canciones, pero que sirve para festejar y “bailar para olvidar” hasta que repentinamente se termina, ¿quedó inconcluso o habrán mas capítulos? .

El disco es muy bueno, esperemos que sirva para fortalecer a la banda y continuar el camino. Fundar una ciudad o tal vez darse una oportunidad a refundarse a sí mismo, de una manera u otra, bienvenido sea. ¡¡¡Por muchos más discos como éste!!!!

 Winston Estévez