La Mujer Pájaro – Faros Ciegos

faros-ciegos-tapa

“Faros Ciegos” es el nuevo álbum de La Mujer Pájaro.  Se trata del segundo disco de la banda que en 2016 había editado “La Calma de las Cosas Quietas”, nominado para premios Graffiti en 2017 como mejor artista nuevo, mejor álbum indie y mejor álbum de rock y blues, nada despreciable por tratarse del primer trabajo y que los ubicó como una banda con pretensiones.

“Faros ciegos” es un disco de canciones, donde cada tema tiene su personalidad y se destaca por sus melodías y arreglos. “El primer disco lo grabamos antes de ser una banda propiamente dicha, ahora para éste, ya siendo un sexteto, nos sacamos las ganas de hacerle muchos arreglos a los temas, creo que eso diferencia ‘Faros ciegos’ de otros discos de bandas actuales del género, donde el canon está siendo el de grabaciones más despojadas”, cuenta Leandro Dufau, guitarrista de la banda.

Otro punto fuerte del álbum es ser un fiel reflejo del grupo, gracias a la participación de todos los integrantes en el proceso creativo.

La Mujer Pájaro son:  Azael Gómez Sáez (guitarra y voz), Leandro Dufau y Alvaro De León (guitarras y coros), Gonçalo Bango (sintetizadores y coros), Lucía Pintos (bajo) y David Lazar (batería).

Si bien Azael Gómez Sáez y Álvaro De León fueron los encargados de llevar adelante la producción artística, toda la banda se involucró en la construcción de cada tema. “Íbamos escuchando el material, opinando y aportando. Salvo la grabación de las baterías, todo lo demás lo llevamos adelante los miembros del grupo, desde la producción, las grabaciones de los instrumentos, la edición, mezcla, master y hasta el arte.”

“Faros ciegos” ya está en plataformas digitales y está compuesto por nueve temas que son:

1 Desacelerar – 2 Martillos – 3 Cadenas – 4 Violenta Ansiedad  – 5  Voy

6 Juventudes – 7 Nunca Es Tarde – 8 Faros Ciegos – 9 Hojas Secas

Fede Graña en “Violenta Ansiedad”, Alejandro Perego (guitarrista) en “Nunca es Tarde”, y Garo Arakelián  son los invitados para la ocasión.

Su video promocional es “Martillos”, una melodía pegadiza y entradora, como para que se vayan acercando al fogón.