Como gran novedad de este 2021 tenemos el regreso de Marcelo Márquez y Martín Albín con su nuevo proyecto, El Llanto Del Gallo. Recordados ambos por sus contribuciones con sus anteriores bandas (Gallos Humanos y Cuatro Golpes; Harry y Los Sucios, entre otros proyectos) entienden que es tiempo de volver con una nueva propuesta, y suman a Fabián Hernández a la batería.

Los viejos y queridos Lynyrd Skynyrd han decidido dejar atrás su gira despedida, iniciada a finales de 2019 y suspendida por el comienzo de la pandemia del coronavirus, y en un cambio de 180º grados, han brindado una nueva impronta a la gira, tornándola en un enorme agradecimiento, de festejo, de homenaje a los antepasados, de mucha algarabía, y lo más importante: de continuidad.

Gato Negro fue una banda que inició sus actividades a fines de la década de los ’80, presentándose en distintos espectáculos. En sus filas y como fundador, estaba Gabriel Brikman al frente de ese barco durante toda la existencia de la banda que, en esta segunda década del siglo XXI, vuelve a zarpar para acercarnos un Gato Negro revisitado.

Era invierno de 1989 y Gerardo Michelín, en el informativo de Canal 4, anunciaba la separación de Los Estómagos. Ese mismo día había comprado los pasajes para ir a Buenos Aires a ver, por primera vez, a Todos Tus Muertos. Vaya manera de amargar un viaje. Esta vez, mis compañeros de ruta eran Fernando y George de la banda punk Libertad Condicional. Para mí significaba regresar, dos años después, “al barrio posta” (como lo había definido un improvisado y calvo guía turístico), dado que el show sería en San Telmo. Justamente, el local del Parakultural había sido el centro de atención en aquella recorrida, por esa pequeña zona de la capital bonaerense, que disfrutamos gracias a la generosidad de Luca Prodan.

Una de las grandes aventuras que viví con mi gran amigo Pablito “El New Wave” (Q.E.P.D.), se dio el fin de semana del 4 y 5 de julio de 1987 en Buenos Aires. Ese año, gracias a mi vecino del edificio Julio César y al permiso del menor, Cacciola mediante, disfruté varios shows del otro lado del charco. Había inaugurado el “método”, en febrero, con la primera visita de Ramones a Obras (único recital, en suelo argento, con Dee-Dee en el bajo).

En esta sección que dimos en llamar ¡La pregunta! buscamos la opinión de gente del ambiente sobre determinada cuestión planteada a través de una pregunta. Sus respuestas, hilvanadas por un artículo sobre el tema, se reproducen a continuación. Para esta oportunidad, la pregunta fue: Rock nacional fuera de fronteras, ¿puede una banda de rock nacional sonar uruguaya cuando existe en otro país, o pierde la esencia? Nos dieron sus opiniones Calvin Rodríguez (Los Tontos), Ramón Aloguín (La Incandescente Blues Band), Alexis Vitale (Pájaro Loco, Klandestino), Charly López (Alvacast), Leo Baroncini (Los Tontos), y Gustavo Zecharies (Post Coito).

Hoy en Redes Comunicantes cambiamos el estilo y el enfoque. Dejamos el vínculo con el cómic, nos venimos para nuestros pagos y nos acercamos a una banda uruguaya en formato entrevista. Se llaman Ontario, se formaron en 2012 y editaron dos álbumes entre 2013 y 2016. En ese período la banda tuvo variaciones en su formación. Pasaron de cuarteto a trío con la ausencia de uno de sus integrantes. Luego de estos trabajos la formación vuelve a cambiar, dos integrantes permanecen y se suman a ellos dos nuevos y en 2018 aparece su primer trabajo directamente vinculado a la música instrumental y el post rock: Típico, es el nombre del disco.

Como ya hemos visto, y mejor dicho, escuchado, la pandemia no ha sido obstáculo para que bandas continúen en funcionamiento, y a pesar de no poder realizar shows en directo o giras, el “hamster” creativo no se ha detenido en el frenesí constante de su ruedita giratoria “in eternum”. Y un nuevo ejemplo de esto sucede ahora con la legendaria banda brasilera Sepultura.