El sonido que arrojan los parlantes de mi equipo mientras reproduzco Inmortal Volumen 1, me lleva inequívocamente al año del nombre de la banda. Y cuando digo el sonido me refiero efectivamente a la totalidad: voces, instrumentos, composiciones, interpretaciones. Este disco es un viaje al pasado en formato homenaje a una época que marcó al rock uruguayo. Y se luce.

La banda Marlons se forma en julio de 2015 en Montevideo, Uruguay. Ellos tienen un sonido que transita los caminos del rock y del pop alternativo con influencias que mezclan estilos, desde el pop de los años ’80s, hasta el rock alternativo e indie de los ’90s mayoritariamente, junto con el punk inglés y la movida post dictadura en Uruguay.

Hace unos días atrás se hizo público un video de una banda puntual que dio en llamarse Luz Negra, interpretando un tema denominado “Cae del cielo”. A Luz Negra la componen César Martínez (voz), Alejandro Pinnejas (guitarra), Enrique “Garza” Sosa y Ariel “Quieto” Gerona, cuatro músicos que supieron estar en Luz Roja en diferentes momentos. ¿Por qué Luz Negra? y ¿Un solo tema? eran sólo un par de varias preguntas más que teníamos en mente. Pero la charla con César Martínez sobre el video, obviamente, derivó en muchos temas y se transformó en este reportaje que reproducimos.

The Clash debutó un 4 de julio de 1976 (mientras Ramones tocaban en Roundhouse) en el Black Swan de Sheffield. Su segunda presentación fue un show privado (sólo para la prensa) que brindó el 13 de agosto en su sala de ensayos, Rehearsals Rehearsals (que compartían con, los también manejados por Bernie Rhodes, Subway Sect) ubicada en el límite de Camden Town y Chalk Farm. Dos días después de tocar en el cine Screen on the Green de Islington, su tercera presentación, (al otro día de los disturbios del carnaval de Notting Hill, que dieron origen al tema “White riot”). El 31 de agosto de 1976 los Clash volvieron a telonear a los Sex Pistols, ahora, en el 100 Club de Londres.

La verdad, en lo personal, ese documental de “Rompan todo” deja muchísimo que desear. Al parecer SantaYOlalla necesitaba contar su vida y la adornó con un poco de historia salpicada, con bandas que trabajó o le gustan, sus producciones y sus amigos y un buen rato de hablar sobre sus bandas. Esto va más allá de muchas cosas, de haber ÉL precisamente olvidado pequeños y enormes detalles de lo que pasó en la latinoamérica a la cual se refiere.

Por suerte se termina el 2020. Un año difícil para todos, en especial para los artistas que han visto cómo se van los meses sin poder trabajar, sin poder desarrollar sus proyectos. También para todo el entorno de los espectáculos, técnicos, boleteros, etc. Los artistas que viven de la música sintieron rápidamente los efectos en sus ingresos, y algo no menor, la prohibición de mostrar su arte y la pérdida del contacto con el público. Por esta situación, muchos músicos aprovecharon para componer nuevo material o terminar trabajos pendientes.