Ruido Salvaje debuta con Ver La Salida y lo hace de maravillas. Músicos experientes que vuelcan su saber en esta banda, conjugándose de manera perfecta para obtener un resultado excelente por la sinergia que se genera. Un disco muy logrado, con una dirección clara, que muestra un potencial concisamente registrado y que augura un futuro prometedor.

Comienza un nuevo año, y aunque es sólo un tema de calendario, todos nos reseteamos en la esperanza de cambios positivos. El rock nacional no está exento de esta experiencia y cada uno de los que lo vivimos desde algún rincón, ponemos una cuota de optimismo para los próximos doce meses.

Project 131 se despachó con un excelente disco en este inicio de año. Por las características propias de la banda, se podía intuir sin temor a equivocarse que Naturaleza Sintética sería un gran disco. Y es bueno no sólo poder ratificar ese pensamiento, sino descubrir que siguen apostando a más y logran conquistar nuevos y diferentes terrenos. Confirmación y descubrimiento, dos buenos conceptos para arrancar este comentario.

Chile vuelve a las páginas de Sólo Rock. Esta vez es la banda Témpera, quien nos trae el muy buen video de su canción “Da una vuelta”. A continuación, toda la información y la música.

El presente trabajo es el último de la histórica banda punk nacional, y es el primero en ser grabado luego de la partida de su guitarrista original, Fabián Vázquez. A esta altura de la trayectoria de La Sangre, se intuye con certeza que cualquier grabación que presente, viene impregnada del sello y del halo de la banda, lo que indudablemente la sitúa en un lugar especial. Pero por otro lado, cada edición reafirma este concepto transformando esos discos en piezas de calidad y de impacto en nuestro rock nacional.

A comienzos de 1988, más precisamente en febrero y con el número 7 de nuestra revista editada en papel, presentábamos una entrevista que le realizáramos a Enrique Violante. En aquellos tiempos no era fácil hacer sonar bien a una banda, ya fuera por falta o mala calidad de equipos, por no tener experiencia la gran mayoría de los participantes en la “cadena sonora” y por la ausencia casi total de sonidistas. Enrique era uno entre muy pocos y nos pareció más que interesante hacerle algunas preguntas básicas. Nos recibió amablemente en su taller, al fondo de su casa en la calle Dr. Decroly. Vaya la publicación de esta entrevista como homenaje a Enrique a unos meses de su fallecimiento y en reconocimiento a su gran ayuda en la puesta en funcionamiento del concierto que realizáramos en el Cerro, unos meses después. Sin él, no hubiera sido posible sacarlo adelante.

Nos quedamos en 1967, pero cruzamos el océano atlántico para llegar a la gran urbe de América del Norte, New York City. La portada en esta segunda entrega es la mítica e icónica imagen del “banana álbum “, la de The Velvet Underground & Nico. Ópera prima de una banda influyente y vanguardista, a contra corriente de la música imperante; acá no hay colores ni viajes a lo profundo del inconsciente. Lo que hay, en cambio, es dolor y descensos a los infiernos, otras drogas, otra música. La historia de esta portada es muy particular y tiene varios ángulos de vista.