Gualicho – R.E.D (2022)

Gualicho vuelve al ruedo con un nuevo trabajo discográfico. En esta oportunidad se trata de un EP que dieron en llamar R.E.D. Cuatro canciones muy parejas que muestran claramente el camino que la banda ha emprendido y en el cual se vienen afirmando. Aparte de disfrutar de lo que nos ofrecen hoy, se abre una expectativa por el futuro de Gualicho en esta recta ascendente que están transitando. El planteamiento por parte de la banda es desafiante. En sus propias palabras: “…Venimos a llevar el legado que una vez La Trampa dejó en el hard rock uruguayo…”.

El disco fue producido por Gualicho y Antonio Acosta. Fue grabado, mezclado y masterizado en Ciclos Estudio por Antonio Acosta. Las canciones que lo integran son:

MTR – Mendigo

Haz de luz – Tres raíces

Una de las características destacadas del disco es la garra con que se presenta la propuesta musical, con un sonido compacto que pisa fuerte, además de letras interesantes cantadas con sentimiento. A veces no es fácil resumir tanto en cuatro canciones, pero Gualicho lo logra con holgura.

“MTR” es la canción que abre la placa y sus guitarras ya anuncian lo que vendrá. Gran entrega de todos los componentes musicales y en vocales para impactar desde el inicio. “Mendigo” es el tema que sigue con letra de contenido social, como lo anuncia su título. Rematan al final de la letra con una frase que resume claramente lo que vemos todos los días: “Cuna y cartón, escuela fría que algún día dará calor”. El sonido aguerrido continúa aún en “Haz de luz”, la canción más tranquila de las cuatro del EP. Su suave comienzo sólo realza lo que ocurre a partir del minuto y veinte segundos de la canción, donde cobra más realce, dejando esa evidencia de un tema potente. “Tres raíces” marca el final, manteniendo la línea de lo expresado por la banda hasta el momento. Un buen cierre, allá arriba.

Más allá de nuestra opinión, queríamos consultar a la banda sobre algunos puntos referidos a R.E.D. Transcribimos a continuación el intercambio con la banda:


SR: ¿De dónde sale el nombre del EP? La tapa es roja (red en inglés), hay una red, pero a su vez son siglas.

Frank: R.E.D puede ser rojo, puede ser que haga referencia a la red en la que vivimos envueltos día a día, o pueden ser las redes que tanto inciden en nuestras vidas; pero nunca dejemos de lado el detalle de que también es una sigla. Lo dejamos a libre interpretación de quien escuche el material.

SR: ¿Cómo definirían al disco?

Emiliano: Este nuevo trabajo es una patada en el pecho, donde no nos guardamos nada y decimos las cosas que aún faltan por decir.

SR: ¿Cómo llegan los temas que lo componen?

Frank: Son sentimientos muy profundos y personales acerca de vivencias propias y ajenas del modo de ver el mundo que nos rodea y las cosas más cotidianas del vivir.

SR: ¿Este EP es el inicio de una nueva etapa para la banda?

Gino: Sí, sin dudas. Es parte de una evolución natural de la banda, un camino que ya se venía transitando una vez terminado el disco anterior. Además de que fueron temas trabajados con un nuevo integrante, lo cual naturalmente genera una nueva interacción entre los músicos, lo que se ve reflejado en este trabajo. Por ello sentimos la necesidad de plasmar en un nuevo trabajo de estudio el presente de Gualicho.

SR: Vienen tocando seguido, actualmente. ¿Está pensada una presentación del disco?

Emiliano: Tomamos nuestra próxima presentación, del 16 de julio en el Teatro Politeama junto a Snake, como presentación de este trabajo. La fecha producida por la banda y el lugar recién nombrado, monumento histórico nacional, engloba el marco ideal para hacerlo.

SR: De los cuatro temas del EP, uno ya tiene videos. ¿Cómo surge?

Emiliano: El clip del nuevo trabajo R.E.D es «Mendigo», una canción que tratamos de mostrar el interior de las sesiones de grabación con tomas captadas por nosotros mismos, y dar a conocer lo que vemos todos los días, la cruda realidad social que se vive en las calles.

SR: ¿Hay más sorpresas próximamente?

Frank: Claro que sí. Las sorpresas tienen que estar siempre en los planes de Gualicho.

Ariel Scarpa