Búho en Magnolio (21/8/21)

Con un fin de semana repleto de toques y con una muy variada oferta de propuestas, no estaba nada fácil elegir a cuál asistir. Digamos que se tienen que alinear algunos factores para llegar a la decisión final. En este caso tenía claro que disponía de tiempo el sábado, y que una de las propuestas cumplía con algunas condiciones, como por ejemplo, que Búho era una banda que tenía en mi lista para verlos en cuanto se presentara la oportunidad. También que Magnolio era un lugar que quería observar y disfrutar y alguna cosa más que prefiero mantener en reserva pero que también sumó para concretar nuestra visita.

Afortunadamente la decisión fue perfecta porque el sábado 21 tuve la suerte de ver un gran show.  

Búho es una banda prometedora, ya ganó el Arena Sonora 2020 y se perfilan para alcanzar lugares de destaque en la escena nacional.

Con una sala hermosa, con todo lo necesario para que el público este cómodo y que los artistas puedan dedicarse a lo suyo sin la preocupación de pensar si están sonando bien o mal, porque el sonido y la iluminación son excelentes y eso contribuye a que los músicos luzcan más distendidos y seguros.

Con entradas agotadas, muchos amigos y familia, la banda sube algunos minutos pasadas las 21 horas.

Inician con un formato de cuatro integrantes. Facundo Leyún en voz y bajo, Santiago Colombo en batería, Marcos Bautista en guitarra, y Agustín Colombo en guitarra.

La primera parte del recital se desarrolla con la banda sonando muy firme, con un muy buen vocalista que hace fácil lo difícil, con algunos solos de guitarra más que interesantes y un sonido rock con buenas melodías.

Ellos se ven solventes, disfrutando de lo que hacen y transmitiendo buena vibra que el público absorbe como esponjas.

Se escucharon un set de canciones que incluían, creo que toda su discografía, además de un cover de Hereford, “Bienvenida al show”, que sonó tremendo.

También estuvieron sobre las tablas algunos amigos como invitados. Primero subieron Julia Wels y Leandro González. Recordamos a Julia y los Efímeros porque en el 2020 incluimos en nuestra playlist de novedades un tema que se llama “Bloqueo mental”. Julia tiene una voz muy atractiva y anunció que tiene material nuevo para publicar próximamente.

A su vez Leandro transforma la banda en quinteto y se hace cargo de los teclados, introduciendo en un bloque de la actuación diferentes climas que logra cambiar el sonido de la banda en forma radical, al menos en cierto tramo del show. Por ahí sonaron algunas canciones nuevas. “A donde voy” y “Se quedó en mi habitación” forman parte de lo que ellos llamaron un segmento reducido.

Más adelante y ya que era todo muy familiar, sube Esperanza Colombo, hermana de batería y guitarra, y presenta algo de su propia música que estará en plataformas en breve.

Después Búho vuelve a ser cuarteto y dan cierre con un set de tres o cuatro canciones más a pura energía. Sólidos, distendidos, convencidos de lo que hacen y disfrutando a pleno, Búho demostró que están para seguir de largo. El tiempo dirá.

Winston Estévez