El Umbral, Bestia Zen y Cadáveres Ilustres en Midas Music (14/8/21)

Tres grandes nombres de nuestro rock local para un gran escenario. Mucho público para dar marco a una jornada notable, donde las tres bandas se pusieron las pilas y el rock dijo presente en tres formatos diferentes. Muy buena música, acompañada de sonido y luces destacadas, fue una receta infalible que abrió las puertas para el disfrute de todos los concurrentes.

Una sala que se presenta con una propuesta diferente y variada, donde tomarse algo, jugar al pool y escuchar bandas se combinan en un entorno pensado, que por momentos hace olvidar que estamos en Montevideo. Una producción cuidada para que público y músicos disfruten por partes iguales.

Una mesa en primera línea compartida con amigos y músicos, permitió ese acercamiento a la música que el tiempo de pandemia ayudó a acrecentar en su necesidad. Era una inyección necesaria sentir esas vibraciones llegando directo desde el escenario, atravesando el cuerpo y llenando los espacios como sólo el arte que uno ama puede hacer.

 

El Umbral

Abre la noche la enérgica banda punk El Umbral. Guitarra, bajo y batería a la orden para poner la fuerza necesaria a la propuesta. Sonaron felices y compactos, repasando varios temas de su repertorio, acompañados en esta oportunidad por el batero original. Clásico sonido de la banda, con letras interesantes y canciones rápidas. “Levantar”, “El momento” y “Cuesta ver” estuvieron en el repertorio, además de otras. Hubo tiempo para que Alejandro Núñez intercambiara palabras con su público, transmitiendo además su simpatía, como es habitual. Como broche de oro, la guitarra nuevamente voló fuera del escenario, con cariño pero con convicción. Una muy buena manera de entrar en calor en una noche que desde el flyer, prometía.

 

Bestia Zen

Ahora son cuatro músicos sobre el escenario para mostrarnos lo rico y variado de su propuesta y su música. Estrenando su Kitty guitar, Nacho Delgado fue el encargado de comandar la nave que nos llevaría por temas de sus tres discos. Un paseo por canciones potentes, que siempre sorprenden e impactan. Con la solvencia habitual de la banda, se pararon sabiendo lo que tenían que hacer… y lo hicieron. Sonaron “Nosotros estamos acá”, “Borracho en un camello” y “Dientes de tiburón”, intercalados con varios más. Excelente actuación, contundente, dejándolo todo por el bien de nuestro rock y de los que estábamos presentes. El escenario quedó calentito para que la próxima banda lo pisara.

 

Cadáveres Ilustres

Llegó el turno de la banda histórica de la noche. Cinco músicos sobre el escenario para mostrarnos a todos de qué se trata esto del rock and roll. Con su característica propuesta, Cadáveres Ilustres y de la mano de su frontman Pablo Martín, llenaron de música el ambiente. La banda aunó y combinó esfuerzos para cabalgar sobre el lomo de temas de su extensa carrera. Abrieron con “Mala fama” y también sonaron “Buscando a Elvis” y “Quiero salir de aquí”, entre otros. Pudimos ver a Pablo haciendo gala de su dominio del escenario y su compenetración con lo que está sonando, conectándose con su público y generando el único y apenas esbozado (prohibido) pogo de la noche.

Una noche redondita, que cumplió con creces con su entrega de rock. Ahora, ¡vamos por más!

Ariel Scarpa