Menú Vegetariano Para Un País Carnívoro

Que el Uruguay es un país carnívoro, es un hecho más que demostrado. Si el bolsillo lo permitiese, muchísimos uruguayos comerían carne a diario; cosa que en mi opinión te define como carnívoro (de hecho o de pensamiento, es igual). Por ello, es que con la sola intención de introducir una variación importante, hoy hablaremos de quien a veces es un contrapunto para la carne, y otras veces es un acompañamiento: LAS ENSALADAS.

La historia del rock nos muestra que en momentos de gran ebullición artística, en la que surgían un gran  número de solistas y bandas, todos a la vez, y muchísimos muy buenos, la industria optó por darles a conocer mediante hacerles participar de ensaladas. ¿Qué es una ensalada? Un compilado de varios artistas en un solo disco. Nada más.

Columbia edito el Fill Your Head With Rock; con la brutal foto de Jerry Goodman, violinista de The Flock en la portada (y una muy lamentable foto de una niña en la contra portada, de la que me niego a hablar. Vergüenza de quien la hizo y de quien la publicó). Allí te presentaban a Johnny Winter, Janis Joplin, Pacific Gas & Electric, Michael Bloomfield, Santana, Chicago, The Flock, Argent, Spirit, Laura Nyro y un muy largo etcétera.

Dentro traía un pequeño detalle biográfico de cada artista, y la portada de su disco. Esto último tenía la finalidad de que si te gustaba mucho uno de los artistas, podías ir a la tienda y no sólo pedir su disco por el nombre sino que además ya conocías la portada.

Esto configuraba, en mi opinión, una primera condición sine qua non para que una ensalada funcionase: los artistas participantes debían de tener su propio disco ya editado y estar disponible en la ensalada el nombre, portada, número de catálogo (pues existían los pedidos por correo) y cuanta más información fuese posible mejor.

Segunda condición: Fill Your Head With Rock era un disco doble (dos vinilos) que se vendía por un precio inferior al de un vinilo solo. No hace falta un Doctorado Cum Laude en Marketing para darse cuenta que si quieres que alguien invierta dinero en algo que no conoce en profundidad (artistas nuevos que comienzan a darse a conocer), has de hacer que el precio sea lo más bajo posible. La persona correrá más riesgo (de que alguno o algunos de los nuevos artistas pudiesen no gustarle mucho) a cambio de que la inversión económica sea mas baja. No es esto capitalismo ni comunismo ni cooperativismo. ¡¡¡Es la vida misma!!!

Esto resulta especialmente grave en países donde el cociente entre el precio de venta del disco dividido por el sueldo del comprador, es bastante más alto que en otras economías. El comprador destina un porcentaje de su sueldo más alto en la compra de un disco, que en otros países (o de una camisa, o un par de zapatos, o un buzo de lana; pero esto es ya otro tema; y feo, por cierto).

Por tanto, en mi opinión, una de las razones por las cuales en los 80s y 90s una ensalada vendía menos de lo que pudiese haber vendido, radicaba en que a menudo (en Uruguay, por ejemplo) su precio era el mismo que el de un disco normal. La ensalada nacía con una herida muy severa que si empeorase un poco solamente, pues le mataría. Y lo peor de todo es que una ensalada que fracasase (fracaso yo lo defino como el caso en el cual   el importe recaudado por unidades vendidas es menor al coste de fabricación de toda la tirada) arrastraba en su fracaso a buena parte de los artistas incluidos en ella. Sólo unos pocos resistirían eso. No lo digo yo. Históricamente ha sido así. Por ello es que sin dudar de las buenas intenciones a la hora de editar una ensalada, se ha de tener cuidado en que no se convierta en un boomerang en contra del propio artista.

Otra función de las ensaladas era que sirviesen para que te pasasen por la radio de la manera más masiva posible. Debería callarme en este punto en lo que refiere a la experiencia uruguaya, pero voy a seguir un poco más.

Pendulum, álbum de 1971 de Creedence Clearwater Revival, se habrá editado en Uruguay ese mismo año o como muy tarde en 1972 (considero la segunda opción como la más probable). Yo me recuerdo muy claramente con 7 añitos, encerrado en casa sin clases a causa de la Huelga General de 1973 (declarada cuando el golpe de estado de Bordaberry) con una radio a transistor como única compañía (sí, la misma con la que años más tarde descubriría a Merdiano Juvenil).

Pues os puedo asegurar que en junio de 1973 “Have you ever seen the rain” del disco citado de Creedence, se pasaba por tooooooodas las estaciones de radio. Y me refiero a TODAS. Le dabas al dial y salía Creedence cantando justamente esa canción. Con “Let it be” de los Beatles pasaba lo mismo. Sólo que esta canción es dos años mas vieja; ¡¡¡¡o sea que llevaba difundiéndose de manera ininterrumpida durante dos años!!!!

NO RECUERDO NINGUNA ENSALADA DE ROCK URUGUAYO QUE TUVIESE ESE NIVEL DE RADIODIFUSIÓN.

Por tanto, la finalidad de divulgación en radio de una ensalada de rock uruguayo está muy cercenada y limitada desde antes de fabricarse el disco. Sólo la difundirán quienes de manera desinteresada siempre lo han hecho. Todos sabemos quienes son y se lo agradecemos infinitamente. Y también a quienes lo hicieron pero ya no están entre nosotros.

¿Hemos de concluir aquí que mejor no promover artistas nuevos editando una ensalada?  NO, PARA NADA HE DICHO ESO. Apuntemos bien en un papel cuáles son todos los riesgos. Actuemos y eliminemos aquellos sobre los cuales podemos realmente actuar, minimicemos aquellos sobre los cuales no podemos hacer más que influir pero no actuar, y no perdamos ni una hora de sueño por aquellos riesgos sobre los cuales no podemos actuar ni influir. Están fuera de nuestro control; sólo hemos de tenerlos presentes. Saber que están.

Y hoy día, redes sociales, streaming, listas de reproducción y todo eso tan utilizado, al menos permite al artista tener una mínima presencia pública, que en los 80s y 90s era impensable. ¡¡¡APROVECHEMOS ESO TAMBIEN!!! Con eso claro, en promedio, fallaremos bastante menos que si no lo hubiésemos analizado.

Como posdata, Sondor (representante entonces de Columbia) editó las ensaladas Subterráneo 1, 2, 3 y 4. Os dejo la portada del 1 (Gracias Salvador Giordano por las fotos).

Y no, no haré referencia a ensaladas concretas de rock uruguayo: os dejo el análisis y conclusiones acerca de la suerte que cada una de ellas corrió en su día a vosotros. ¡¡¡Un abrazo!!!

Ramón Aloguín