Me Echó la Burra – Fulero (2021)

Fulero se edita rápidamente por Me Echó La Burra, producto de unos cuantos ensayos, de unos pocos toques y de la pandemia. Tan urgido como la propuesta punk de la banda, nos trae los más característicos y arraigados sonidos del estilo, representados por las bandas españolas de la década de los ’80, y reproducidos en este disco, pero con el inevitable sonido, toque y garra nacionales.

Creo que estamos todos de acuerdo en que no importa el estilo que se haga ni el sonido que se quiera reproducir: siempre sonará con las características impuestas hasta inconcientemente por el medio y los músicos que lo interpretan. Y eso es lo que pasa con Fulero y con Me Echó La Burra en general. Se les podrá “acusar” de sonar muy, por ejemplo, como La Polla, pero no son La Polla, son Me Echó La Burra.

El disco fue grabado, mezclado y masterizado en MVD Records por Pablo Soñora entre julio y diciembre de 2020. Actualmente disponible en internet, también está planeada una edición física a través de Discos Suicidas en este año, como la banda nos contó en la entrevista que le realizáramos hace poco. Los temas que integran Fulero son:

 

Operacion Reality – Todos Muertos – Medicinas

Mi Tristeza – Under – Retroceso – Libertad

Bendita Propaganda – La Perrera – Puta Madre

 

“Operación reality” es la canción que abre el disco, que es una clara exposición de varios de los recursos del estilo, seguido de “Todos muertos”, que se refiere a una situación más allá de la actitud punk, una realidad que es un sentimiento extendido en esta sociedad arrolladora del siglo XXI. “Medicinas” recurre a una vocalización diferente, más marcada, en consonancia con la música. “Mi tristeza” vuelve al ritmo de los anteriores temas, y tiene un carácter introspectivo. “Under” plantea crudamente una dolorosa situación que cualquiera de nosotros puede ver en nuestro país a diario.

Destaca la guitarra en el inicio de “Retroceso”, con letra enfocada en la falta de oportunidades en el mercado laboral y la explotación patronal. Contundente inicio para “Libertad”, una declaración en segunda persona que brinda un planteamiento interesante en la letra, redondeado en un concepto musical: “Quiero cantarte y hacerte un rock and roll”. Y “Bendita propaganda” vuelve al ataque punk con la tele como objetivo. Se lo merece. “La perrera”, sirenas mediante, aclara desde el inicio hacia dónde van dirigidos los dardos. “Puta madre” es el encargado de cerrar el disco, y lo hace perfectamente para el concepto de Fulero, con un estribillo donde la puteada calza impecablemente como para corearla.

Un disco muy representativo del estilo que la banda pretende rescatar, donde las letras tienen un mensaje importante, con contenido, y que se sostiene con una música pareja y con una dirección clara. Una declaración de principios desde el inicio hasta el final.

Ariel Scarpa