El Punk Como Organización Terrorista

Donald Trump anuncia que incluirá el punk como “organización terrorista”

“AQUELLOS CON PANTALONES ESCOCESES, CRESTA Y QUE NO SEPAN TOCAR MÁS DE TRES ACORDES SERÁN SOSPECHOSOS”

Tenemos aquí un nuevo embate de este personaje investido de Presidente de una Nación importantísima en la historia de la Humanidad, tarea que sin lugar a dudas le queda grande.

No hay salida del Sr. Donald Trump que no sea escandalosa, largue una barrabasada o insulte a alguien o grupo de personas. Y para no ser menos en la salida de esta primera semana de junio, hace unos días anunció su peculiar idea para combatir el “terror” en su país. Arrancó con su genial idea de incluir a los grupos “antifascistas” como “organizaciones terroristas”.

¡¡¡GENIAL!!! Sin lugar a discrepancia alguna debemos estar todos de acuerdo… (perdón, sonó medio fascista) Pufffff… ¿Quién puede negar que grupos que defenestran al fascismo y su proyecto de unidad monolítica de exaltación del ideal de Nación frente a la del individuo o clase; que suprime la discrepancia política en beneficio de un partido único, con un Estado central de carácter totalitario, autoritario, antiliberal, antimarxista y antidemocrático; con el ideal de la construcción de una utópica sociedad perfecta a la cual se le inculcaba la obediencia de las masas para formar una sola entidad u órgano socioespiritual indivisible, no sean ultras extremistas que usen las armas y sean promotores de la violencia en contra de esta “pacificadora y unificadora” concepción social y política? Pero esto no es todo, con los razonamientos de Trump estamos por llegar a la mejor parte. Vean.

Su fundamentación fue ésta: “Tenemos que acabar con estos intolerantes que no toleran el fascismo, porque los norteamericanos amamos la libertad, y si quieres ser fascista, pues ésta es la tierra de las oportunidades”. La tierra donde todos los sueños son posibles. (Sonó un poco a Disney, pero en ese mundo es donde Trump debe creer que está viviendo). Y aún falta lo mejor, otro de sus razonamientos.

Donald Trump afirmó también que “por coherencia política” incluirá al punk dentro del grupo de estas “organizaciones terroristas”. Y todavía fue más allá. Con una inusitada claridad en una demostración de que parece que conoce de lo que habla, el Presidente Trump agregó que también considerará como células terroristas a todos los derivados del punk: “Los siguientes subgéneros del punk son también un peligro para nuestra gloriosa nación: hardcore, d-beat, post-punk, crossover thrash, psychobilly y grindcore”.

Trump involucró dentro de una misma bolsa bandas que van desde Sick of it All, Madball y Agnostic Front, pasando por Suicidal Tendencies, SOD, Dirty Rotten Imbeciles, The Meteors, The Cramps, Horror Pops, hasta Napalm Death, Carcass, Cannibal Corpse y Bujería.

Y en realidad, todo este embrollo surge por la banda mexicana Brujería (cuándo no Trump con lío con sus vecinos) luego que éstos presentaran su single “Viva Presidente Trump!”, en cuya portada aparecía el presidente recibiendo un machetazo en el cráneo. Al final parece ser una persona demasiado sensible el Presidente Trump.

Aprovechó la oportunidad y salió al embate generalizado contra el punk y sus derivados, declarando que: “Nuestra máxima prioridad es acabar con el terrorismo, así que la policía tendrá permiso para irrumpir en el local de ensayo y liarse a tiros”, lo cual ya ocurrió, dado que el inquilino de la Casa Blanca aseguró que se detuvieron a 12 personas que cumplían estas condiciones y que además se enorgullecían de defender los derechos humanos, lo cual consideró como un hecho “inadmisible”.

Sorprendido es poco. Estamos hablando del Presidente Trump, quien minimizó e hizo oídos sordos ante los peligros del COVID19 y retrasó la toma de medidas sanitarias para salvaguardar a la población logrando posicionar así a los EEUU al frente de los países más afectados por la pandemia, con el sistema sanitario colapsado y con la economía en recesión. Pero claro, ahora aparece como “víctima” buscando culpables y entonces, en otro ejemplo de su poder de razonamiento, decidió congelar los fondos de entre 400 y 500 millones de dólares anuales que aportaba a la Organización Mundial de la Salud (OMS) por responsabilizarlos de los daños ocasionados.

Es el mismo Trump que arremete con el toque de queda para las noches en más de 50 ciudades de todos los EEUU y con la puesta de la policía en las calles durante el día para sofocar y evitar las manifestaciones contra la injusta muerte de George Floyd, con lo cual irónicamente ya han producido otra muerte y una decena de heridos.

Un Presidente que como empresario exitoso da cátedra de vida promocionando la suya a lo largo de su trayectoria en televisión con reality shows y libros sobre consejos para ser rico, los cuales transmiten la perspectiva de vida basada en el consumo rápido para obtener gratificación y satisfacción inmediata siempre a corto plazo, sin levantar la mirada para perseguir un sueño de un proyecto más lejano que aquello que se pare frente a sus narices. Sin duda ninguna demuestra una personalidad autoritaria y arbitraria, sumada a una gran incoherencia intelectual y a una absoluta falta de empatía.

Su error más reciente, la generalización como fundamentación, siempre lleva a equivocaciones. Un ejemplo en esta reciente frase suya: “Toda persona que esté con pantalones escoceses, cresta y que no sepan tocar más de tres acordes, serán sospechosos”. UNA INJUSTICIA con el PUNK, porque conozco a varios que ya tocan cuatro acordes.

Tomás Cámara