Ozzy Osbourne de Gira

Desde lo profundo del abismo, resurge la Bestia…

John Michael Osbourne, conocido por todos como Ozzy Osbourne, quien en unos días estará cumpliendo sus jóvenes 71 años, salió a dar la noticia que habiendo superado todas las vicisitudes de este año, comenzará, o mejor dicho, retomará la inconclusa gira llamada “NO MORE TOURS 2”, al haber reagendado las fechas para Estados Unidos comenzando entre el 27 de mayo en la ciudad de Atlanta y finalizando el 31 de julio en la ciudad de Las Vegas.

En los detalles de su gira, Ozzy anunció que para los conciertos que dará en el país del norte, tendrá como telonero nada más ni nada menos que a su hijo pródigo, Marilyn Manson.

Manson dijo en un comunicado: “He viajado con Ozzy muchas veces y siempre ha sido espectacular. Me siento honrado de hacerlo nuevamente. Este es uno para no perderse”.

Para el caso de su gira por Europa, la misma comienza el 23 octubre en la ciudad de Newcastle, en el Reino Unido, y finalizará el día 7 de diciembre en la capital de Finlandia, la fría ciudad de Helsinki.

Por esos lares la banda telonera cambiará, y el veterano pasará a estar acompañado del grupo Judas Priest, quienes celebran sus 50 años de puro Heavy Metal.

Esta reorganización de las fechas de su gira norteamericana y europea se debió a que abruptamente se vio obligado a cortar con sus conciertos, por lo que él mismo denominó como una “mala caída” a principios de este 2019, al golpearse “todas las vértebras” y su cuello al caerse.

Recordemos que los problemas para Ozzy comenzaron en el año 2003 cuando fue diagnosticado con el raro síndrome de Parkin, de menor gravedad que el conocido Mal de Parkinson. Aunque sus malestares y consecuencias sean de menor entidad que el Parkinson conocido por todos mundialmente, Ozzy deberá recibir medicación por el resto de su vida para combatir los temblores involuntarios de sus manos asociados con la condición médica que se le diagnosticó.

Ozzy acusó por aquel entonces que dicha dolencia intentaba destruir su vida y que por lo tanto, lo había obligado a abandonar sus planes de realizar una gira por Europa, para poder dedicarse a su recuperación. Dijo también que se había estado sometiendo a una serie de pruebas durante las últimas semanas por un temblor involuntario que “había empeorado notablemente durante los últimos dos años”, afirmó. “Estaba en el punto en el que sentía que este problema estaba destruyendo mi vida”, sentenció.

A su vez, Ozzy sufrió también a comienzos de 2004 un grave accidente con su motocicleta de todo terreno en los campos de su mansión de Inglaterra, situación que le causó heridas severas en su columna y piernas.

Entre los problemas que han afectado a Ozzy este año 2019 se encuentran una neumonía y la ya mencionada caída. Este nuevo álbum, según declaró su esposa y Manager Sharon Osbourne, le salvó la vida, porque “se sentía literalmente inútil”.

Es notorio que estos últimos años para el “Padre del Metal” no han sido sencillos, por lo menos no han transcurrido de la forma como él hubiera querido disfrutarlos. Por lo tanto creo que tenerlo de vuelta sobre las tablas grabando y editando un nuevo disco y estando entero y en una pieza sola, ya es bastante buena noticia como para regocijarnos y aplacarnos un poco de los problemas que a uno le puedan aquejar, comparándonos con este abuelo que muchos quisiéramos tener, y su elegante forma de cómo escaparle a la guadaña.

Entonces, para todo lo que le pasó a Ozzy y viendo que es una persona de 71 años, hay que ponerse de pie ante el anuncio del “Madman” referente a que planea para el año próximo regalarnos un nuevo álbum, el que se denominará “Ordinary Man”, y que llegará en enero de 2020, una década después de la publicación de su último trabajo, el “Scream” editado en el año 2010.

Sobre su próximo trabajo Ozzy ya lanzó su primer sencillo llamado “Under the graveyard”, el cual puede ser escuchado en tiendas online y sitios web como YouTube.

Ozzy declaró acerca de esta obra que “realmente espero que la gente lo escuche y lo disfrute, porque puse mi corazón y mi alma en este álbum”. Agregó que “es el mejor álbum que he hecho”. Así de claro y firme fue lo que declaró al diario The Sun.

El disco tiene la colaboración de Duff McKagan (Guns N’ Roses) en el bajo, a Chad Smith (Red Hot Chili Peppers) en la batería, y en las seis cuerdas está Andrew Watt, quien además produjo el disco y a quien Ozzy conoció en la grabación del último disco de Post Malone, donde como ya dijimos, Ozzy participa en una de las canciones. Esto confirma que Zakk Wylde no estuvo participando en la grabación de este álbum, aunque probablemente sí estará aportando su experiencia en los shows próximos de Ozzy.

El retorno de Ozzy a los escenarios será en el marco de los American Music Awards, evento que se realizará este próximo domingo 24 de noviembre. En la oportunidad, Ozzy podrá cantar una de sus más recientes canciones, “Take what you want”, en la que colabora con Post Malone y Travis Scott.

Post Malone es un cantante y productor estadounidense que tuvo gran reconocimiento a partir de agosto de 2015, cuando lanzó su sencillo debut “White Iverson”. Tiene un estilo musical muy variado, ya que posee influencias desde el folk, pasando por el country, el grunge, el rock , el rap y hip-hop, por supuesto, teniendo un estilo vocal que ha sido descrito como melódico. Su último trabajo, editado el 6 de setiembre del presente año, es la placa que cuenta con la canción escrita por Ozzy, Post y Travis, que se denomina “Hollywood’s bleeding” y que debutó en la posición número 1 de la lista Billboard.

Por su parte, Travis Scott es un rapero, compositor y productor musical estadounidense, que comenzó su carrera en el año 2012 y no fue sino hasta setiembre de 2015 cuando lanzó su primer álbum de estudio, “Rodeo”, el que liderado por el exitoso sencillo “Antidote” le dio reconocimiento en la escena musical. Su tercer y último álbum hasta el momento se denomina “Astroworld”, y fue publicado el 3 de agosto de 2018.

En definitiva, quién iba a esperar tanta buena noticia acerca de Ozzy dadas las circunstancias en las que el músico se ha visto envuelto últimamente. Esto denota claramente que Dios no lo quiere junto a él, aunque dudo seriamente que fuese al Cielo. Pero por sobre todas las cosas, esto demuestra que aún en su avanzada edad y actual estado, nos es mucho más útil para todos en la tierra de los vivos. Por eso, ahora y más fuerte que nunca, hay que gritar: ¡¡¡Larga Vida a Ozzy!!!

Tomás Cámara