Black Smoke – Hasta el Final (2019)

Una cuidada edición en cd, con tapa triple y librillo con las letras de los temas, es el perfecto contenedor de un trabajo de calidad, como el que nos presenta Black Smoke en esta oportunidad.

En una clara línea de hard rock, evocando a los mejores exponentes del género, el cuarteto Núñez – Nion – Turell – Soberal deja plasmadas ocho canciones en este disco que suena muy redondo, completo y profesional. La banda nos tiene acostumbrados a que suenan bien sobre los escenarios. La edición de éste, su segundo disco, viene a confirmar la línea ascendente de crecimiento del grupo.

Hay algo que particularmente me interesa destacar, y es el hecho de que prácticamente todas las canciones tienen algo que las ubica en un escalón de potenciales éxitos. Puedo intuir que es por el conjunto de elementos que logran un resultado muy bueno. Las melodías, estructuras e interpretaciones tienen gancho, algo que si bien el rock uruguayo ha ido mejorando notoriamente en el correr de los años, cuando se logra, merece ser destacado.

La punta de lanza de la guitarra de Andrés Nion, perfectamente ejecutada y adecuada al fin buscado, cumple su función de principio a fin. Rodrigo Turell y su bajo no sólo es el compañero perfecto de los roles de los demás integrantes del grupo, sino que logra un destaque en su papel, también con lo justo y necesario para la propuesta. Santiago Soberal hace un aporte preciso, adecuado para cada instancia, variado y con la potencia necesaria para la idea general. La voz de Gonzalo Núñez cae como anillo al dedo para completar una fórmula efectiva, con sus despliegues que muestran muchos colores. Los cuatro componentes de este Black Smoke logran una amalgama que eleva la calidad del grupo, potenciándola con un trabajo en equipo que se traduce en lo mejor que puede esperar una banda: crear buenas canciones, con el plus de una perfecta ejecución. Buena parte de esto, estimo que se logra despojando la propuesta de excesos.

“Tu verdad” inicia de una con el despliegue que el disco entregará casi en su totalidad. “Así soy” baja la velocidad pero mantiene la potencia, de principio a fin. La pequeña introducción de guitarra de “En mis sueños” invita a saborear el tema desde el principio. La canción que da nombre al disco, “Hasta el final” suena perfecta, con un estribillo notable y una estructura con un gancho espectacular. La balada del disco es “Tu canción”, algo típico del estilo pero muy bien lograda, con buenas ideas. “Desarmando la ilusión” nos devuelve al rock duro. “Vivo” continua por el camino, sin defraudar en ningún momento: qué difícil esto y qué bien que lo logran. El último tema, “Cuando todo cae”, cierra el disco y nos deja con ganas de escuchar más. Otro temazo redondo.

Todas las letras del disco, que fueron escritas por Rodrigo Turell, caminan por un diálogo directo que la banda propone con una segunda persona, logrando una conexión con su público, palpable en sus actuaciones en vivo. Sumando a lo musical (composiciones en su totalidad de Rodrigo Turell y Andrés Nion), esta conexión es parte fundamental del éxito de la propuesta en general, la que tiene una llegada importante. Varias de las canciones quedaron sonando en mi cabeza luego de haber escuchado el disco ya en una segunda vez. Creo que no se puede pedir más para un disco.

Ariel Scarpa