Regina – Apology (2019)

Una de las más gratas sorpresas en ediciones musicales de este año, la tuve cuando escuché el trabajo de la gente de Regina. Quizás sea porque el grunge es un estilo que particularmente me gusta, o por comprobar que atrás de esta propuesta había gente muy joven. Pero lo que seguramente me conquistó fue la calidad de su trabajo.

En abril de 2019, este EP denominado Apology aterrizaba en los medios digitales, para el disfrute de los fanáticos. Contando con un total de cinco temas, desde los primeros segundos de escucha quedaba claro el camino que se iba a recorrer. El arte de tapa también es sugerente en ese sentido.

Sonando excelente en lo vocal y lo musical, y al ser cantado en inglés, puede llevar a confundir el origen real de la banda. Por suerte, son uruguayos, lo que nos permite esa cercanía para poder verlos en vivo en algún momento, ya que están sonando muy seguido. Y también nos habilita a confirmar (una vez más) la calidad de nuestro rock. El rendimiento de la notable guitarra a manos de Sole García y la espectacular voz de Sofi May, no sólo son apoyadas sino impecablemente acompañadas por el bajo de Agustín Sogliano y la batería de Nicolás Martín.

Según el orden en YouTube, “Worth” abre las puertas de un universo grunge que es premonitorio de la experiencia a vivir. Es una excelente carta de presentación que contiene todos los componentes para enganchar al escucha, transformándose en uno de los puntos más altos del disco. Desde este inicio nos enseña lo que el grupo puede entregar, y es mucho.

Lo sigue “King bees”, que mantiene esa calidad musical, reafirmando que el conjunto es muy homogéneo. El tema tiene un swing especial que lo lleva por caminos musicales interesantes, insinuando una versatilidad dentro del estilo que se confirma con el paso de los minutos hasta el final del EP.

Luego viene “Sky’s falling”, el cual desciende a una mayor oscura profundidad, propia del género. Es un tema inquietante, con una atmósfera densa, con un resultado que no sorprende: es excelente. Los cambios del propio tema lo ayudan a crecer, tornándose en un disparador de la curiosidad por escuchar cómo se va desenvolviendo. Ya a esta altura queda demostrado el dominio total del estilo que tienen los chicos.

“Waking pills” es un poco distinto pero mantiene la magia, lo cual ya en sí es un gran mérito. Continúa la línea de sorprender con los arreglos, el muy buen sonido y lo claro del rumbo. Es un tema derecho, entrega todo desde el principio, como es necesario muchas veces.

Cierran con “Mother”, un temazo, otro pico del disco. Tiene todo lo que tiene que tener, está lleno de ideas, con mucha fuerza, arrollador en todos los sentidos. Sirve como un buen lucimiento para toda la banda, destacándose la voz y la interpretación. Excelente por los cuatro costados. A pesar de sus poco más de 5 minutos, invita a repetir la reproducción, redondeando de la mejor manera este debut.

Un excelente trabajo que resulta muy prometedor, que deja con ganas de escuchar más y verlos en vivo, y esto ya es mucho.

Ariel Scarpa