Blind Melon – Blind Melon (1992)

22 de setiembre de 1992

Lanzamiento de su álbum debut

Otra vez utilizo este medio con el afán de continuar en la línea de intentar transmitir mi deleite personal por la música en muchos de sus estilos, variantes y bandas, a los efectos de tratar de captar el interés del lector y, tal vez, a través de su ánimo por continuar ahondado en el tema, alcance también el gusto o en definitiva no, por el tópico en cuestión. Con ese objetivo, nuevamente traigo a recuerdo de muchos y para otros sea tal vez el puntapié inicial, para conocer otra joyita que deseo rememorar.

En este caso la banda es Blind Melon. Lamentablemente creo que esta banda no ha recibido todo el crédito que se merece por su aporte a la escena rock de la década del noventa, principalmente porque han sido muy criticados por supuestamente tener una mala relación con la corriente grunge de esos años. Al margen de todas las críticas de que son objeto, que pudiesen o no estar fundamentadas, es imposible obviar la calidad de sus primeros dos álbumes de estudio, Blind Melon (1992) y Soup (1995), donde se destacan muchas obras de arte de excelsa calidad.

El auge del grunge de la década de los ’90, hizo que tanto la industria, como los productores, las cadenas televisivas y hasta el público en general, dejase en segundo plano bandas que se veían rezagadas por esa ola, situación que también afectaba a aquellas bandas que hace años luchaban por tener una difusión masiva y estaban presentes en la escena del Rock desde hacía años.

Una de los grupos que sufrió estas consecuencias de omnipresencia del estilo grunge, fue Blind Melon, que intentaba irrumpir en la escena como un quinteto desaliñado, con look hippie de los ’60 y ’70, utilizando instrumentos vintage, como las guitarras, para emular un sonido más retro, y que contaba con un frontman de voz única, agudamente melódica, para la cual casi no había cabida dentro de la escena musical y que parecía que no se extrañaba.

La banda se formó en 1989 en la ciudad de Los Ángeles, siendo sus integrantes fundadores Shannon Hoon en la voz, Christopher Thorn en guitarra, mandolina y armónica, Rogers Stevens en la otra guitarra y piano, Brad Smith en el bajo y flauta y finalmente, Glen Graham en la batería y percusión. Un detalle particular es que utilizan guitarras de modelos muy antiguos para la época para poder lograr el sonido buscado, ya que Thorn utiliza una guitarra Fender Telecaster y una Stratocaster Stevens.

Su actividad se extendió desde su formación hasta el año 1995, en una primera etapa, año de la inesperada muerte de su vocalista Shannon Hoon, quien sólo tenía 28 años. El 21 de octubre de 1995, en Nueva Orleans, Hoon fue encontrado muerto en el autobús del grupo a causa de una sobredosis de cocaína, horas antes de una presentación en dicha ciudad. Shannon Hoon fue enterrado en Dayton, Indiana, y en su lápida se escribieron algunos fragmentos del primer tema que compuso (“Change”): “Sé que no podemos estar aquí para siempre / Por eso quiero escribir mis palabras de cara al presente / Y ellos lo pintarán”.

Fueron sus compañeros quienes decidieron editar un disco póstumo, titulado Nico, que contiene temas descartados, canciones inéditas y versiones de John Lennon y Steppenwolf. El título del álbum es el mismo que el nombre de la hija de Hoon, que contaba con sólo trece semanas de vida al morir su padre. Los beneficios recaudados por las ventas del disco fueron destinados a la manutención de la hija de Hoon y donados a asociaciones de ayuda a músicos con problemas de adicción al alcohol y a las drogas.

La banda, por tal motivo, se despidió de los escenarios y de los estudios de grabación por un lapso de tiempo que duró once años Fue en setiembre de 2006 cuando se anunció la reunificación del grupo con Travis Warren, ex-miembro de Rain Fur Rent como vocalista. En noviembre de ese mismo año sacaron un disco con canciones inéditas y fue en el año 2008 que editaron su último disco, “For my Friends”.

El grupo ejecuta un estilo de música que la doctrina discute entre rock sureño, hard rock o el viejo y nunca bien ponderado estilo hippie de aquellos gloriosos años ’60, donde sus integrantes provienen de ramas distintas de la música, ya que mientras Shannon venía de una banda de covers de Hard Rock, parte de los músicos provenían de bandas de jazz.

Blind Melon interpreta ritmos rápidos, la voz melódica mezclada con gritos estridentes en los coros y riffs cargados sin llegar a pesados. Aunque es considerado rock alternativo/funk, posee reminiscencias del estilo hippie y sureño.  Y no está demás mencionar que la producción del disco estuvo a cargo de Rick Parashar, el mismo que había trabajado con Pearl Jam en su disco Ten, el SAP de Alice in Chains y la banda Temple of The Dog, entre otros grandes álbumes del grunge.

Para dar notoriedad al grupo, la banda salió de gira en sus primeros años como teloneros de Lenny Kravitz, Neil Young, Soundgarden y los Rolling Stones, para finalmente encabezar su propia gira que debió ser suspendida a poco de comenzarse debido al abuso de drogas por parte de Shannon Hoon. También ayudó la aparición del vocalista Shannon Hoon en el video “Don’t Cry”, de Guns ‘N Roses, lo cual dio una cierta notoriedad al grupo.

Durante la participación en el festival Woodstock ’94, Hoon salió a escena con el vestido de boda de su mujer. Durante el concierto, interactuó con el público y finalizó el show arrojando los instrumentos de percusión a los espectadores.

Fue así entonces que para el 22 de setiembre de 1992 editaron su primer disco homónimo. Se juntaron a ensayar y grabar en una casa denominada “Sleepyhouse” donde cada miembro de la banda tenía su propia habitación. La decisión de vivir todos juntos en una casa fue lo que permitió que este disco debut sonara con una perfección instrumental y un groove que pareciera que hubiesen llevado tocando juntos por lo menos 20 años. Esto también colaboró con el abanico de estilos que posee la placa, dado que tenemos canciones orientadas al rock sureño, otras tantas al Hard Rock, así como algunas de estilo alternativo.

Aunque el disco no consiguió muchas ventas a poco de salir al mercado, el single “No Rain” contribuyó a difundir la música de Blind Melon por los Estados Unidos. Fue una gran ayuda la notoriedad que obtuvo el video de dicha canción, el cual la cadena MTV pasaba casi a diario. El mismo era protagonizado por una niña disfrazada de abeja incomprendida y que luego de recorrer varios lugares encuentra su lugar. El video alcanzó una inusitada y espectacular popularidad, y el disco consiguió superar los cuatro millones de copias vendidas.

El comienzo del disco es con la canción “Soak the sin” donde se lucen las guitarras de Stevens y Thorn dando un sonido sureño y con un groove que dejan con ganas de mucho más a los escuchas. Seguimos con “Tones of home”, uno de los puntales del disco, donde los cambios de ritmo se acoplan de forma perfecta con las dos caras de la voz de Hoon, tanto en su faceta aterciopelada así como en sus entonados aullidos.

El extremo vocal que logra alcanzar Shannon lo demuestra en la canción “I wonder”, tema que pasea por todos los estados anímicos al escucha, con grandilocuencia sonora, arrastrándolo de cálidas melodías hasta enérgicos gritos. Luego, “Paper scratcher” la sigue con algunas líneas junto a la mezcla de guitarras eléctricas con acústicas, con una contagiosa voz de Hoon.

Seguimos con “Dear ol’ dad” el cual por ser un tema tan instrumentalmente bueno, donde por ejemplo se lucen con un solo de guitarra electroacústica, el grupo logra hacer que te dejen con los pelos de la nuca estilizados.

Demostrando Shannon que posee un gran espíritu con intenciones de otorgar grandes consejos y deseos de buenaventuras a sus fans, surge así la hermosa canción “Change”, en donde expresa una gran moraleja a todos los adolescentes traumados de esa generación: “And when your deepest thoughts are broken, keep on dreamin’, boy, ‘cause when you stop dreamin’ it’s time to die” (Y cuando tus pensamientos más profundos se rompen, sigue soñando, chico, porque cuando dejas de soñar es hora de morir).

Arribados a la mitad de la placa nos encontramos con el tema que lanzó a la fama global al quinteto, “No rain”, envuelto en un entramado pop con acordes sureños que hasta hoy resuena en los recuerdos de esa década. Será un tema que a pesar de sonar y ser de ataño, sigue tan vigente como las ansias de los uruguayos de salir campeones del mundial de fútbol.

Es con “Deserted” que se suben los decibeles con un groove incansable y una gran explosión en las cajas de Graham, mientras que la calma reaparece con “Sleepyhouse”, que es el nombre de la casa donde la banda comenzó a ensayar en sus inicios, en Carolina del Norte, donde Shannon jugaba en su niñez. Enseguida, “Holyman” es toda una obra maestra donde Shannon se luce con su rasgada voz, que no para de envolvernos en una atmósfera “janis-jopliana”.

“Seed to a tree” nos vuelve al rock habitual del quinteto, rearmándose sobre sí misma hasta su poderoso y más acelerado estribillo, siendo un tremendo blues de manual, convenientemente disimulado para la ocasión. Al tiempo que “Drive” exuda el folk rock que se cierne sobre este disco.

“Time” cierra en alto este mágico debut de la banda, donde los músicos se explayan y meten todo lo que se les ocurre en unos escasos seis minutos, logrando un perfecto y adecuado cierre para tan tremendo viaje.

Hay un dicho que dice que Blind Melon se escucha con audífonos porque la guitarra de Christopher Thorn suena por el canal izquierdo, mientras que la de Rogers Stevens por el derecho. Esto hace más fácil escuchar la perfección y química que tenían al momento de grabar el disco. Y a su vez, otorga un aliciente más para disfrutar de la espectacular música creada por estos baluartes.

En resumen: una obra maestra plasmada en estos 13 ejemplos, donde una serie magistral de músicos y un gran cantante se lucen dando cátedra de lo que es por un lado hacer buen Rock, y por otro, divertirse a lo grande. Terriblemente aprovechable este disco, para disfrutar en familia, en pareja o con uno mismo cualquiera de estos cálidos sábados a la noche.

Tomás Cámara