Wacken Metal Battle: La Gran Final

Un nuevo sábado a la noche nos esperaba para deleitarnos con más horas de melodías y cantos en tono de puro Rock y el más duro Metal que jamás algún ser humano pudo alguna vez disfrutar. Fue una noche fría, sórdida y húmeda afuera de BJ, pero dentro, cálido, emocionante, ambiente familiar y repleto como nunca con entradas agotadas y fanáticos que pujaban por obtenerlas a último momento en la puerta.

La “hermandad metalera“ demostró que el género está más vivo que nunca y hay Heavy para rato, porque en eventos de Metal los únicos “pulmones“ que existen no son para separar a los espectadores, todo lo contrario; son para corear y vociferar en mancomunión, y sin distinción de ningún tipo, las letras que nos unen como una Comunidad Espiritual que vive en paz, pero que por sus ideales lucha con fuerza y rebeldía.

La contienda llegó al final; una de las 25 bandas logró abrirse camino entre sus contendientes para decir Uruguay está presente en el Wacken Open Air – Alemania 2019.

 

Como apertura de la noche, irrumpieron los sanduceros de Ritual de Nacimiento con toda la hinchada que los acompañaba y despedazando la noche, con una performance de banda internacional tanto en su despliegue musical como escénico, con su estilo Death Metal/ Grindcore clásico más buenos riffs, mucha velocidad y cambios de ritmo, más un frontman que canta con una desgarradora voz con gritos guturales y se convierte en un agitador de masas dirigiendo al público a saltar, peludear y codearse en un mitín difícil de aguantar. El descomunal pogo y su presentación en las tablas ya anticipaba que quedarían por el camino los sueños de otros tantos.

Fueron los ganadores. Como todo en la vida, esta decisión es opinable. Pero lo que sí es seguro y no se discute, es que buenos músicos son, que darán una dura batalla en Alemania y sin lugar a dudas, más allá del resultado que en el WOA obtengan, dejarán bien alto el buen nombre del Metal Nacional.

En segunda instancia tocó Alpha, banda que tuvo que sobrevivir a un apagón de luces y sonidos en medio de la presentación de su set, retomando la música con todas sus fuerzas y poniéndole ganas a los contratiempos. A pesar de estos inconvenientes, la banda ejecutó con muy buen talante su estilo Death/Thrash con rasgos de Power y NU. El grupo toca con mucha energía y potencia y su vocalista agita y peludea de lo lindo. Ejecutan con mucha solvencia sus instrumentos pero, y a pesar de ello, no calaron hondo en las almas de los presentes. Tal vez sea, y que sirva de consuelo, que alguno de los concurrentes no posea alma.

Pasada la 1 a.m. subió la banda Maquinaria Pesada y comenzó el show musical e histriónico, que le da su sello a la banda, agitando el pogo y agregando a la efervescencia del aire por momentos irrespirable. Con su estilo Hardcore, Thrash Stoner, donde sus cinco integrantes trasmiten una gran energía a quienes no tienen más que armar el pogo como señal inequívoca de la nítida interconexión entre artistas y su público. Tal es el ejemplo de su vocalista, quien además de cantar y de hacerlo muy dignamente, con gritos y alaridos propios del estilo, se mueve y baila contagiando al público de toda su alegría. Esta banda también arrastra público dado que a varios ya se los veía con la remera de la banda, por eso también éstos estuvieron arriba en la votación.

En penúltimo lugar se hicieron cargo de armonizar la noche, la banda Putrefaxion. Influenciada por las viejas bandas del género Death Metal, fueron un gran exponente del estilo musical, en donde por ejemplo, el líder de la banda, quien además de cantar, es quien ejecuta a la perfección los difíciles y extravagantes solos de cada una de las  canciones.

Cerró la noche Apneuma, banda que indudablemente podría estar en la cumbre del podio, tanto por su contundente sonido como por su magistral ejecución musical. Demostrando profesionalismo, se destacaron además por el show de luces, que no opacó su esencia, quedando en segundo lugar por escaso punto y medio.

Independientemente del corazoncito de cada uno de los que estuvimos presentes, fue una auténtica fiesta metalera que una vez más pone a nuestros representantes en un lugar de privilegio y sin nada que envidiarle a los competidores internacionales, excepto los recursos para acceder sin demasiadas complicaciones a tan importante certamen.

Marina Dondi y Tomás Cámara