Cosquín Rock Uruguay 2018

Cosquín Rock Uruguay 2018

La Tabare 1

¡Al fin volvieron los mega festivales de música con muchas opciones para elegir!

Fueron dos jornadas muuuy extensas con una variedad interesante de shows, actuando entre tres escenarios bien ubicados para poder acceder a ellos de forma rápida y tratar de que aunque sea a las corridas poder ver todo lo mas posible.

Sólo Rock trató de cubrir el máximo de bandas que pudimos entre el Escenario Branca “EB” (mayor), que se ubicaba adentro de la carpa, y el Escenario Topline “ET” (menor) que se ubicaba afuera.

La coordinación entre banda y banda fue excelente; cuando terminaba una en el  EB nos íbamos al ET y empezaba otra banda. Esto permitió a los organizadores un tiempo prudente para desarmado y armado de todos los equipos y al público no le pesaba ir de un lado al otro para ver lo que le gustaba, o aprovechar los espacios variados que tenía el predio.

Con un total de 38 bandas entre ambas noches, se podría decir que terminamos el fin de semana con una sobredosis de rock que da ganas de repetir más seguido.

Entre el público se empezaban a ver muchas banderas argentinas y era notoria su presencia por su forma de expresarse, mucho más efervescente que los uruguayos ante un show.

LA TABARÉ hizo mover a la gente con su rock de siempre y la presencia imponente de Lucía Ferreira, que se comía el escenario junto con el inagotable talento de Tabaré Rivero, que en un momento del show dijo con humor/ironía…”tocamos a las 6 de la tarde, a la hora del café con leche, pero con la misma energía que si fuera a la 1 de la mañana”. Mucha fuerza durante todo el show y un cierre bien arriba con “Contracrisis”, ¡y los aplausos fueron contundentes!

La 25 3

LA 25, banda de Argentina que trajo mucho público y se notaba que la cosa empezaba a levantar la temperatura. Los coros del público no paraban, hasta que Mauricio Lescano los arengó…”¿¿¿quién dijo que en Uruguay no hay rock???”

LA TRIPLE NELSON con una puesta en escena muy sobria y un Christian Cary monstruoso, que desde un costado del escenario hace que la gente acompañe haciendo coros en “Para abrazarte”, por ejemplo, que fue uno de los momentos más altos de la noche de conjunción entre músicos y público. Se dio el lujo de terminar con una versión impecable de “Mejor no hablar de ciertas cosas”.

ONCE TIROS se presentó con mucha, mucha, mucha potencia, muy arriba de principio a fin. En su mayoría, muy joven el público que gritó y celebró al fervor del pogo sin parar cada canción. Pablo tuvo lugar para “celebrar el amor para todos, y quiero unirme al pedido de Ley Trans YA” lo que fue aplaudido masivamente.

Llego la hora de OS PARALAMAS DO SUCESSO, que para muchos (los más grandes de edad) era una incertidumbre de lo que nos encontraríamos. Pero fue comenzar y quedé maravillada, una locura la potencia con la que tocan, ¡son unos gigantes! ¡No podía parar de mirarlos tocar, como hipnotizada! Herbert Vianna con esa voz inconfundible e intacta me deslumbró, pero mis ojos no paraban de mirar a João Barone, una bomba en la batería, no paraba ni bajaba la fuerza ni la potencia.

Realmente en lo personal fueron uno de los puntos más altos de la noche, más allá de que la gente quizás no los acompañó tanto, por más que se dieron el lujo de hacer un recital sólo con sus grandes temas.

Y cuando la noche ya estaba fría, llegaron LAS PELOTAS. Un show que no logró hacer mover a la gente. Mirabas de lo alto de la tribuna y estaban todos parados, quietos, estáticos casi hasta el final, que tocaron “Será” y ahí se escucharon algunos coros y un intento de pogo que no alcanzó a contagiar.

Para ese momento de la noche ya se había ido mucha gente, y la que aún permanecía daba la impresión de que estaba esperando a BUITRES, que fue la banda que cerró el sábado. Y que no falló con sus clásicos, como “Toca Buitres”, que fue el tema con el que arrancaron y despertaron a todos los que estaban aún quietitos a esa hora de la madrugada.

Es una banda histórica, con canciones que hicieron mover a todos y un Peluffo que domina el escenario con su swing tan personal.

Destaques para SPUNTONE Y MENDARO en el ET que hicieron un show breve pero lleno de gente. Fueron los que más público convocaron en ese escenario el sábado, y la voz de Ale Spuntone, que es una locura y puede darse el lujo de reversionar clásicos de la música y que todos suenen bien. Sin dudas, por algo el público los sigue.

Spuntone y Mendaro

Y a pesar de que el sábado todo empezaba a funcionar con algunos inconvenientes típicos de estos eventos multitudinarios… las enormes colas para todo no se hicieron esperar y fueron moneda corriente durante toda la jornada… ¿Tenías sed?, ¡cola!… ¿Tenías hambre?, ¡cola!… ¿Necesitabas el baño?, ¡cola! Pero esto no parecía impacientar a nadie, se respiró un ambiente de alegría y buena onda generalizada hasta el final del día.

El domingo empezó a moverse mucho más temprano. La organización tomó nota de las complicaciones del sábado y todo fluyó muchísimo mejor el domingo. Las colas no estaban y agregaron la posibilidad de pago con débito que hizo todo mas fácil. La oferta de ambos días era amplia y como es tendencia (por suerte), bastante inclusiva, ya que los Food Trucks no sólo tenían los clásicos de comida rápida, sino que se podía encontrar comida vegana, para celíacos y para diabéticos, cosa que antes no pasaba. De la misma forma, fueron muy razonables al permitir el acceso con termo y mate que mucha gente lo tuvo como opción, y el incluir una cama elástica para la diversión de los más chicos (y no tan chicos también) que acompañaron en ambas jornadas.

Con un día tan lindo la gente se animó a llegar mucho más temprano, y ABUELA COCA convocó la mayor parte del público, que ya a esa hora se los veía dispuestos a disfrutar cada show.

Un poco más tarde tocó cambiar bastante el estilo musical, y llegó MISS BOLIVIA con su estilo más pachanguero, al que nadie escapó, más aún, ¡la gente lo disfrutó, lo bailó y lo cantó! Y entre todo aquel panorama de ropas rockeras, llegó Paz Ferreyra y explotó todo lleno de colores. Y aunque las letras tienen un alto contenido de reclamos y protestas, nunca dejan de tener su ritmo cumbiero que varias veces incluyeron toques de rap y dos chicas que bailaban como parte de la puesta en escena, algo totalmente diferente de lo que veníamos viendo.

Un momento fuerte fue el silencio que se generó cuando Miss Bolivia comienza a recitar “Paren de Matarnos”… ¡Piel de gallina, aplauso cerrado!

miss bolivia 1

Más tarde, TABARÉ CARDOZO y AGARRATE CATALINA, para seguir variando la oferta musical que en este caso estuvo muy interesante, con un Tabaré en su versión más rock and roll, y los coros de La Catalina que ya son como uno solo. Tuvieron espacio, sin dudas, para hacer un poco de murga y candombe.

CUATRO PESOS DE PROPINA levantó la temperatura a las nubes y ahí todo se volvió una gran ola humana. El pogo no se hizo esperar, y su show no tuvo un punto alto porque estuvo arriba de principio a fin, haciendo bailar y cantar a todos los que estaban en el EB, que a esa altura estaba repleto. Tuvieron de invitados a “Francisco El Hombre” y a “La Catalina” en unos de sus temas.

Y la noche seguía dando pelea, y los que estuvimos ahí no aflojábamos entre un escenario y otro, entre conocer gente, hacer pogo con un desconocido que se transformaba por minutos en un amigo entrañable, que no te dejaba caer, y ahí llegó TROTSKY VENGARÁN, ¡y me rompí toda! Cada banda le dejaba a la siguiente el ambiente pronto para aumentar la fiesta, y ésta no fue la excepción. Guille Peluffo y sus amigos la rompieron tocando sus clásicos de siempre, que aunque uno piensa que los tocan y cantan en “piloto automático” no fue así, ya que Guillermo se equivocó en una letra y Hugo “Llamarada” Díaz no se la dejó pasar, como es costumbre en ellos bardearse, y al coro de …”gordo put*” la fiesta subía y subía. Pero no fueron solo clásicos, aprovecharon a tocar un par de temas de su próximo disco “Los Valientes”.

Si te detenías por un momento a observar el público, era notoria la presencia de muchos argentinos. Se nota su presencia. Ya sé que lo dije antes, pero a esta hora de la noche del domingo, ya eran muchísimos y prontos para ver llegar al EB a LAS PASTILLAS DEL ABUELO, que hicieron un gran show, con mucha conexión con el público, que en muchos casos se escuchaban “casi amigos” de los músicos de tan seguidores que eran. ¡Las banderas, el pogo, los coros fueron constantes durante todo su show que explotó! Tuvieron como invitado a Alejandro Balbis, que más tarde repitieron, y en medio de tanta locura, fue la única banda que al pedido de “una más, una más…”, accedieron y cerraron su noche con “El Sensei”.

La música paró… había silencio en el EB, pero se sentía mucha intensidad en la gente, en la espera, en las ganas, en las ancias de verlos a los muchachos de SKA-P. Parecía que estábamos en una olla a presión a punto de explotar. Ahí estaban ellos, los tan esperados monstruos españoles del ska. Fueron el cierre de oro del festival con un estilo muy marcado, unas letras de alto contenido social y un pedido de disculpas por no haber venido en el 2014 cuando tuvieron que cancelar su show en Montevideo.

ska-p

Para muchos de sus fans fue el recital soñado, para otros una fiesta, ¡y para todos fue un recital de la puta madre! Músicos que en vivo suenan como bestias, y cada vez mejor, y un Pulpul demencial.

Esa misma noche había captado la atención de mucha gente el ET, con bandas como LA CHANCHA, que tocó sus clásicos, y a los que su gente siempre sigue. Lo propio hizo LA TEJA PRIDE, haciendo correr gente para escuchar su hip-hop, o el cuarteto de guitarras de MILONGAS EXTREMAS, que nuevamente saliendo del estilo rockero, generó un clima donde sólo hablaban las guitarras, y la rompieron.

La primera edición del Cosquín Rock Uruguay llegaba a su final, y las caras a la salida lo decían todo: todos agotados, todos felices y todos esperando que esto se repita con esta misma calidad, con este mismo aprendizaje sobre lo que estaba mal, con un nivel de sonido y luces que fue de excelencia y sumaban infinitamente a los shows.

¡Y yo como todos, agotada, y con ganas de que esto vuelva en el 2019!

Erika Estévez